Crónicas

Crónica 15/02/2015 – Lo impensable

Crónica 15/02/2015 – Lo impensable
Ella

 

Querid@s Damistas Élfic@s, 

Fais ce que je dis, pas ce que je fais… (Bis)

Una de las mejores cosas que tiene el deporte es que no se puede prever lo que va a pasar. Pensaba yo ayer en el nadador Michael Phelps, y en su gran farol para los Juegos Olímpicos Pekín 2008, cuando anunció que iba a ganar ocho medallas de oro (que lo hizo). Corrió un gran riesgo haciendo esa declaración, o quizás la hizo porque sabía que al haber generado tanta expectativa iba a estar aún más motivado para darlo todo. Sea como fuere, todos estuvimos pendientes de la televisión para ver si el de Baltimore era un gran bocazas, tenía mala suerte o se quedaba con todos nosotros. Fue lo último.

 michael_phelps_01

Y así es en cada acontecimiento deportivo, que por mucho que la lógica, las estadísticas o la experiencia nos lleven a pensar que pasará una cosa, nada puede impedir que pase todo lo contrario. Y eso es lo que me pasó ayer en París…

Como les comenté la semana pasada, ayer me fui al Parc des Princes a ver a priori un partido más del Paris Saint-Germain contra Caen (en la posición 15 de la clasificación en estos momentos). Pues bien, de ser un partido tranquilo y sin historia, pasamos a vivir un gran momento de “n’importe quoi”, expresión de difícil traducción, pero sería algo así como “qué demonios está pasando” en este contexto. Pongamos contenido al partido.

El PSG tiene el martes que viene el partido más importante de lo que llevamos de temporada, la ida de los octavos de final de Champions contra el Chelsea de The Forgettable One, Jose Mourinho. En París saben de sobras que no son los favoritos para pasar, y encima tienen como un mal sabor de boca, ya que el año pasado fueron eliminados de la Champions por este mismo Chelsea en los últimos minutos, después de haber ganado 3-1 en el Parc en el partido de ida. En resumidas cuentas, el martes tienen un partido de esos que a uno le paran el corazón, donde no hay margen para el error o el cansancio… 

Ante este panorama, el entrenador parisino, Laurent Blanc, se encontraba ayer ante una encrucijada. Sabía que tenía a los jugadores cansados (Thiago Motta ni siquiera fue convocado en teoría para que descansase, David Luiz y Edinson Cavani en el banquillo…), pero que en la Ligue 1 las cosas no estaban para tirar cohetes tampoco. En lo que llevamos de temporada el PSG no ha estado por delante de su archienemigo, el Olympique de Marsella, en ningún momento (quizás en las dos primeras jornadas, pero desde entonces…). No sólo eso, sino que además el líder de la tabla es otro Olympique, el de Lyon, que no da tregua. Por tanto, Blanc tenía una situación complicada: no meter la pata en Ligue 1 y al mismo tiempo hacer todo lo posible para afrontar el choque contra el Chelsea en las mejores condiciones posibles.

Pues salió todo al revés. Pero todo es todo, y estos ojitos lo vieron en directo.

Empieza el partido. Del lado del PSG el argentino Javier Pastore está lesionado ya de entrada, y pronto tendrá mucha, mucha compañía… Rápidamente llega el primer ataque local, con centro del jovencísimo marfileño Serge Aurier, que acaba de volver de la Copa África y al que su propio público no le da la confianza que merece cualquier jugador que empieza. Aurier centra y Zlatan el Magnífico marca un gol al más puro estilo ibrahimoviciano. Así de rápido y así de fácil el PSG se saca un problema de encima. Eso sí, Zlatan no puede evitar ser él y se saca la camiseta, elevando los brazos a todo un estadio rugiendo (incluida una servidora), porque parece ser que se había hecho un nuevo tatuaje, era San Valentín o lo que fuese que le llevase a provocar al árbitro (que, sorpresa, le sacó tarjeta amarilla).

 IBRA-Tatouage

Avanza el partido con el Caen jugando mal, y llega el minuto 14… Ahí Cabaye, que históricamente era carne de banquillo pero últimamente se estaba ganando ser titular, se queja de un pinchazo detrás del muslo y pide el cambio. Rápidamente Blanc saca a Cabaye y mete al joven Adrien Rabiot (al que yo llamo “el actor francés”, porque tiene más cara de actor de cine nouvelle vague que de futbolista…). Rabiot sale sin poder calentar nada, y evidentemente los primeros minutos no puede hacer mucho ya que tiene que ser prudente al meter la pierna…

Seguimos hasta el minuto 30, y ahí un jugador del Caen, Fodé Koïta, tiene que ser sustituido también porque se ha hecho daño, mucho daño, después de un encontronazo con Aurier. Entre lágrimas, Koïta es sustituido por Hervé Bazile (y quédense con este nombre). En ese momento, esta cronista dominical dice en voz alta: “llevamos treinta minutos de partido, dos lesionados. Esto va a un lesionado cada quince minutos, no tiene buena pinta…”. Nunca imaginé que mis palabras iban a ser tan premonitorias…

En el minuto 39, después de fallar lo que no está escrito, el argentino Ezequiel Lavezzi marca el 2-0, poniendo al público parisino en pie de nuevo. Las cosas parece que se ponen de cara para el PSG, a pesar de que Blanc manda a calentar a David Luiz, lo cual significa que alguien anda tocado en defensa, pero no se sabe quién… Empieza a llover seriamente en París, provocando muchos resbalones y dificultades para jugar sin peligro.

Llega el descanso. De momento no hay motivos para el pánico: resultado de 2-0 favorable, Cabaye lesionado (pero no es Ibra…), el contrincante juega mal, la lluvia se va calmando…

Empieza la segunda mitad, David Luiz ha sustituido a Marquinhos, que efectivamente ha sentido molestias detrás del muslo, como Cabaye. Además, observadora como soy, me doy cuenta que Rabiot, el actor francés, sale del vestuario con un vendaje en un muslo, vendaje que no tenía antes de la pausa. Me pregunto si el hecho de haber salido sin calentar no le habrá provocado algún tirón. Y la verdad, conociendo al jugador y viendo con qué prudencia juega, no me extrañaría que así fuera. Y aquí empieza el “n’importe quoi” ya en serio…

 rabiot

Desde la lesión del jugador de Caen en el minuto 30 se nota que todos los jugadores, a ambos lados del campo, van con más cuidado, como con miedo. El terreno resbala mucho por la lluvia, ambos equipos han perdido ya a un compañero, el PSG tiene la cabeza en el Chelsea, el Caen tiene en la cabeza en no ser goleado… Blanc mueve ficha y decide quemar su último cambio en el minuto 67, sin saber que va a pagar muy caro este movimiento… Cambia a Blaise Matuidi (seguramente con vistas a preservar esos magníficos pulmones para el choque contra el Chelsea) y mete a Gregory Van der Wiel. El entrenador del Caen realiza su segundo cambio justo después, y ahí llega Serge Aurier, que realiza un pase totalmente nefasto, perdiendo la pelota. El público reacciona mal, hasta que se da cuenta que Aurier se ha tirado al suelo, llorando. Se ha lesionado solo, justo después del tercer cambio.

Entra la camilla rápidamente, todos los jugadores alrededor de él para animarle, el joven africano desesperado, sin poder andar… Evidentemente, se ve obligado a abandonar el campo, y el PSG tiene que jugar con diez y aguantar el resultado durante veinte interminables minutos. Todos los jugadores de campo del PSG se reúnen alrededor del punto de penalti, y toman la única decisión posible, sin consultar con Blanc: jugar con un 1-4-4-1, con Zlatan añadiéndose de vez en cuando y haciendo un 1-4-5 para ganar en tranquilidad. ¡La magia del fútbol! Ante mí aparecen dos líneas perfectas de cuatro jugadores, solidarios, tranquilos, dispuestos a aguantar la que se avecina durante veinte minutos. Les confieso que me emocioné. Hasta Zlatan baja y se pone a amargarle la vida a alguno del Caen… 

¿Se acaban los males? Para nada… Pasan cinco minutos y Lucas se ha lesionado los abductores. Se lo ha hecho solo, y no quiere decir nada, pero el jugador está claro que no puede correr, rechaza que le pasen la pelota… Verratti (que excepcionalmente se ha portado bien este partido) avisa a Blanc, que no sabe si sacar a Lucas y jugar con nueve o dejarlo allí tocando la moral. Lucas, mientras tanto, se coloca a un lado, con un jugador del Caen pegado, y con un par de compañeros a su lado por si necesitase ayuda. Pero el Caen, que no quiere ser menos, ¡también tiene un nuevo lesionado! En el minuto 79 Alaeddine Yahia tiene que ser sustituido por Felipe Saad (tercer y último cambio para el visitante, que sigue jugando con once).

 Lucas

En el minuto 80 Blanc decide que lo mejor es sacar a Lucas y lo llama. El PSG se queda con nueve, el estadio corea el nombre de Lucas, que se dirige al vestuario desesperado. Zlatan, tozudo, intenta atacar un par de veces con Lavezzi, pero el resto de compañeros se quedan todos defendiendo, que la cosa pinta muy mal…

Hay una posible mano de Verratti en el 86 (penalti no pitado), y en el 89 lo impensable ocurre: Caen marca, gol de Emiliano Sala (ojo, con una mano previa de otro jugador de Caen, Dennis Appiah). Queda un minuto de partido y tenemos un 2-1 en el marcador. El PSG juega con nueve, el Caen decide pasar a la quinta marcha, el público no para de gritar que hay que pensar en el Chelsea (gran, tremendo y gigantesco error). Con los nervios a flor de piel, todo el juego se desarrolla alrededor del meta Sirigu, con el portero del Caen recogiendo florecillas, ya que su partido ha acabado.

Zlatan calcula mal y hace falta. El árbitro la pita. Es el minuto 93. Caen se prepara, Sirigu pone su barrera. Hervé Bazile, que había entrado en el minuto 30 por culpa de una lesión, tira la falta y mete el golazo de su vida. 2-2 y Caen celebra el empate como si hubiesen ganado algo. Nadie se cree lo que está pasando. Se acaba el partido.

goal-herve-bazile-14-02-2015-paris-saint-germain---caen-25eme-journee-de-ligue-1-20150215092806-9758 

Resumiendo: el PSG iba ganando el partido 2-0 en el minuto 89, pierde dos puntos y acaba con cuatro lesionados. Bonita manera de pasar San Valentín… Laurent Blanc no podrá contar para la Champions con: Cabaye, Marquinhos, Aurier, Lucas y un Thiago Motta que se ha sabido hoy que está tocado y por eso estaba descansando. Y añadimos que Pastore no tiene pinta de estar listo para el martes… Mourinho estará frotándose las manos desde Stamford Bridge…

En el post partido Zlatan declara que no recuerda en su vida de profesional haber vivido algo así, Blanc lo califica de rocambolesco, y yo sigo creyendo que el PSG puede ganar el martes, porque en fútbol hasta lo impensable es posible. Aquí lo dejo por escrito. Allez Paris!!!

 

Osasuna

Seguimos con la historia de Osasuna. Les dejamos la última vez a las puertas de la Champions, con muchísima ilusión. Pues bien, estamos en la temporada 2006-2007, y al equipo le esperan sesenta partidos…

Llega un nuevo entrenador, José Ángel Ziganda, que cuenta con jugadores como Héctor Font, Soldado o Juanfran, y un canterano llamado Monreal. Les toca jugar la previa de la Champions en pleno agosto contra el Hamburgo. El partido de ida en Alemania acaba con un muy positivo 0-0, pero el 22 de agosto, en el Reyno de Navarra, todas las esperanzas se ven hechas añicos por culpa de un empate a 1 en los últimos minutos. De pronto, jugar la UEFA tenía un sabor amargo…

 Osasuna2

Evidentemente, esta desilusión supone un golpe duro para la plantilla, que encadena siete partidos seguidos en liga sin ganar. Y su juego no convence para nada… Por suerte, el equipo sabe reaccionar y gana 4-1 al Depor y 1-2 al Zaragoza, lo cual sirve para calmar los ánimos de afición y dirección. Los jugadores encadenan triunfos, incluida la clasificación para dieciseisavos de final de la UEFA, y en diciembre de 2006 el Instituto Internacional de Historia y Estadísticas los nombra el mejor equipo del mundo aquel mes.

Después de los turrones Osasuna tumba al Atlético de Madrid en Copa del Rey y se prepara para enfrentarse a Burdeos en la UEFA. Sin embargo, se atasca en casa y pasa cuatro larguísimos meses sin ganar ningún partido en su estadio… Los ojos están puestos en las otras competiciones: eliminado por el Getafe en cuartos de Copa, se carga a Burdeos y Rangers en Europa.

En abril le toca jugar cuartos de final contra el Leverkusen. Fíjense cómo están de lanzados que ganan en Alemania 0-3. ¡Aupa Osasuna! Llegan a semis, donde se enfrentarán al vigente campeón, el Sevilla… Y ahí termina la aventura europea, ya que los sevillanos pasaron.

De vuelta a la liga, las cosas están difíciles, pero arrimando el hombro consiguen la permanencia gracias a dos triunfos críticos ante Levante y Real Sociedad. Después de sesenta partidos llega el momento del descanso del guerrero, que lo ha hecho estupendamente bien con un presupuesto mínimo.

 Osasuna1

¿Y cómo va en la actual temporada? Pues bueno, tenemos la derrota 0-1 contra Llagostera y la posición 12 en la clasificación, o sea que hemos conocido tiempos mejores… El líder de la Liga Adelante sigue siendo el Girona con 48 puntos, y los 30 puntos de Osasuna se antojan muy poquitos para poder soñar en cosas grandes en estos momentos…

 

Ya muy cerca

Les presento la cuarta y penúltima canción nominada a los Oscars, que tendrán lugar la semana que viene. Se llama “I’m Not Gonna Miss You”, de la película “Glenn Campbell: I’ll Be Me”. Es mi ganadora.

La película es más bien un documental sobre la última gira del cantante de country Glen Campbell, justo después de recibir un terrible diagnóstico: Alzheimer. Cuando uno se encuentra con un enfermo de Alzheimer en su entorno puede tener una reacción muy natural, que es la de alejarse. Es más fácil recordar a la persona de antes, a la de verdad, no al repentino anciano que no es ni una sombra del ser amado que conocimos. Pero no hay que olvidar que esa sombra sigue siendo ese padre que te crió y te lo enseñó todo, esa abuela que te cuidó, ese cónyuge que te amó… Maldito Alzheimer. Lo dejo aquí.

 

 

Ella Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

¿Te gusta esta entrada?

21
Crónicas
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Crónicas

resize

Segundas oportunidades – Crónica DiarioAM 07/12/2016

TaichoXela7 diciembre, 2016
week-5

NBA: Semana 5 – Crónica DiarioAM 05/12/2016

gjdeleven5 diciembre, 2016
portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
futbol4

Previa Jornada 14 – Crónica Diario AM 03/12/2016

Ankor3 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM