Aportación Propia

Crónica 01/02/2015 – Incoherencia

Crónica 01/02/2015 – Incoherencia
Ella

 

Querid@s Damistas, 

Fais ce que je dis, pas ce que je fais…

Hace muchos años de esto. Iba caminando yo con un grupo de amigos, haciendo turismo. Era tarde, estábamos volviendo ya a nuestro alojamiento temporal, e íbamos hablando de la vida. Ya conocen esas conversaciones, aparentemente banales, en las que sin decir nada se dice todo. Es en esa clase de conversaciones en las que uno descubre que tiene a su lado a alguien que va a ser un gran amigo. O uno descubre que, de hecho, la persona de al lado le cae francamente mal. Y en ambos casos, el descubrimiento se realiza con gran sorpresa. Así han empezado y acabado muchas amistades.

Esa noche, discutiendo de todo y de nada, acabamos hablando del tema del tabaco. En el grupo sólo había una persona fumadora, y evidentemente era la que más hablaba del tema. Fue gracioso, porque esta persona iba diciendo cuánto disfrutaba fumando, cómo no pensaba dejarlo, cómo le fastidiaba la idea que algún día hubiese en España una nueva ley antitabaco… (Ya les he dicho que la historia es vieja) Y añade, a la chita callando, que no estaba de acuerdo en no tener que fumar cuando había gente alrededor, ya que tenía el “derecho” de fumar si le apetecía. Evidentemente, el resto del grupo intentábamos decir aquello tan usado de “tu libertad acaba donde empieza la del otro”, pero el mensaje no llegaba. Y entonces llegó la bomba de la persona fumadora…

“Pero a mí no me gusta que alguien fume a mi lado”

En aquella época ya empezaba a saber que estoy más mona cuando tengo la boquita cerrada, y simplemente me quedé mirando a esta persona, mientras decía que no quería fumadores a su alrededor, ella, con un cigarrillo en la mano, fumando alrededor de un grupo donde no había ningún otro fumador. Por suerte, otro miembro del grupo fue más rápido (o impertinente, según como se mire) que una servidora, y con una sonrisa replicó: “a ver, ¿me puedes repetir esto que acabas de decir?”. Y la persona fumadora, con una sonrisa tímida, incluso con cierta ironía, repitió: “pues eso, que yo no quiero que los otros fumadores fumen a mi lado, me molesta”.

No fue el primero, pero sí el último viaje que realicé con esta persona.

 

 ley-antitabaco

¿Quieren otro ejemplo? Pues miren, les daré otro. En las grandes ciudades uno ha de aceptar que pasan cosas incómodas. Un hecho que me obsesiona particularmente es lo de dejar el asiento libre en los transportes públicos a personas mayores, mujeres embarazadas, personas con dificultades para moverse, personas que viajan con bebés o niños pequeños… Pues bien, en París no ocurre nunca. Pero cuando digo nunca es NUNCA. Las mujeres embarazadas de 7 meses de pronto son invisibles, el pobre desgraciado que va con muletas se encuentra que le empujan y se cae, las personas mayores directamente no cogen el metro porque saben que significa fractura de cadera con un 50% de probabilidades… 

Pero… ¡Pero! Cuando sacas el tema en un grupo, todo el mundo se escandaliza y dice “es que NADIE se levanta, hay que ver lo mal que está el mundo”. Y curiosamente son las mismas personas que dicen esto las que no se levantarán en el metro al volver a casa. De hecho, fíjense lo que me pasó una vez…

Yo iba con un collarín en el cuello. Era verano, o sea que el collarín era más que visible. Entro al metro y, como de costumbre, nadie se mueve y no hay ningún asiento libre. ¿Ninguno? Falso, porque avisto un poco lejos un hueco donde sentarme. Con la máxima velocidad que puedo producir en esos momentos me dirijo hacia ese asiento, pero ¡ay!, un hombre bien vestido (traje y corbata) llega antes. Justo antes de que se siente le digo, de la manera más educada posible: “disculpe señor, ¿le importaría dejarme sentar, por favor?”. El individuo me mira (y ve el collarín), y ante mi asombro mayúsculo inicia el gesto de sentarse. Sin embargo, a medio camino, ya de cuclillas, cambia de opinión, se incorpora, y con los ojos inyectados de rabia me lanza una silenciosa mirada furibunda y deja el asiento libre. A pesar de haberme quedado absolutamente alucinada por la mirada furibunda, susurro “muchas gracias” y me siento.

Y entonces pasa lo más increíble de todo. Otro individuo que había contemplado la escena, que en ningún momento se había ofrecido a dejarme su asiento a mí, la persona con collarín, se levanta, coge el brazo del individuo furibundo y le dice “¿quiere sentarse aquí”? con una risita de solidaridad, que suena a “ya que esta tía te ha robado el asiento, te doy el mío”. El individuo del traje no lo acepta, a pesar de la insistencia, y yo me quedo con cara de “¿pero en qué mundo vivimos?”.

Supongo que luego los dos individuos dirían en casa “es que vivimos en un mundo de locos, menos mal que YO cedo mi asiento”.

 Abesses_entrance_1

(Nota personal: puedo prometer y prometo que dejo mi asiento cada vez que veo una persona que lo necesita, si no no me atrevería a marcarme este discurso…)

 

¿Necesitan un ejemplo más? Pues miren, les doy uno muy sencillo. En política, ya sea en campaña electoral o no, la oposición va a criticar al gobierno de turno diciendo: “nosotros haremos esto diferente”, o “nosotros no haremos lo que está haciendo el gobierno”… No soy más concreta porque no hace falta. Pasan las elecciones, cambia el gobierno, y los mismos que estaban desgañitándose en la oposición pasan a hacer lo que habían dicho que harían, pero justo al revés, porque total, ¿a quién le importa la incoherencia? 

Y así vamos. Luego nos extrañamos de las cosas que pasan.

¿Y por qué les cuento todo esto? Pues muy sencillo, porque la incoherencia es muy mala. Y cuando uno es un incoherente, ya puedes intentar hacerle entrar en razón que no lo hará. Es más fácil destruir que construir, y si no me creen miren cómo va el mundo. 

 

Neymar Oblak 

 

Osasuna

Volvemos a la programación habitual. Como hace ya tiempo de la última vez que hablamos del tema, les recuerdo el proyecto de la temporada 2014-2015. Como siempre nos estamos quejando de que nadie cede el asiento en el metro, habrá que cederlo nosotros mismos, ¿no? Tanto hablar de los equipos grandes, tanto quejarnos, y luego no hablamos de Los Otros. Pues bien, como ya saben, esta bloguera dominguera se comprometió este año a hablar de Osasuna. Veamos cuál es su situación actual…

En la Liga Adelante, Osasuna cuenta ahora mismo con 30 puntos (y un partido menos), ocupando la décima posición de la tabla. No es un contexto muy positivo, ya que está más cerca del colista (el Sabadell, con 20 puntos), que del líder (Las Palmas, con 47 puntos), y así es difícil pensar en un posible ascenso a Primera… Este domingo, a las 12, juega en casa contra el Zaragoza (séptimo clasificado). 

Como hemos estado haciendo estos últimos meses, retomamos la historia osasunista donde la dejamos, a finales del siglo XX. Es a principios del siglo actual que llega a su banquillo el mexicano Javier Aguirre, con quien el equipo iba a vivir su época más dorada.

 2000-copa

En la temporada 2004-2005 Osasuna se clasifica para jugar la Copa de la UEFA (por tercera vez en su historia). No sólo eso, sino que además juega la final de la Copa del Rey contra el Betis. Y ahí van 20.000 seguidores navarros a apoyar a su equipo en Madrid, ya que la final se juega en el Calderón.

El partido acaba con empate a uno (goles de Oliveira y Aloisi), pero desgraciadamente en la prórroga Dani marca para el Betis, y Osasuna tiene que quedarse con las ganas…

En UEFA no fue mejor, ya que fueron eliminados por los franceses Stade Rennais. Sin embargo, en la liga española fue otro cantar. En la temporada 2005-2006 Osasuna termina cuarto, detrás del Barça, el Madrid y el Valencia. Por primera vez en su historia, Osasuna iba a competir en la fase previa de la Liga de Campeones.

 2000-champions

¿Y qué pasó luego? Continuará…

 

Fundido y negro

En tres semanitas tendrá lugar la ceremonia de los Oscars de Hollywood, y aquí les presentamos cada domingo una de las canciones nominadas a la categoría de mejor canción original. No les voy a recordar el truño de canción que me vi obligada a poner hace un par de semanas. Hoy, por suerte, la canción ya es una composición que merece ser escuchada. Se llama “Glory” y pertenece a la película “Selma”, que cuenta una historia real sobre el racismo y una de las gestas de Martin Luther King para acabar con la segregación de las personas de origen afroamericano en Estados Unidos. ¿Y quién es Selma? No es quién, sino qué, ya que es una ciudad del estado de Alabama. Si quieren saber más, la película se estrenará en España el 27 de febrero.

Les dejo con un no-truño esta vez. Aliviados sean nuestros oídos…

 

 

Ella Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

¿Te gusta esta entrada?

28
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

monchi_15233_1_3391_1

Sevilla y olé Crónica diario AM 09/12/2016

Culle219 diciembre, 2016
portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM