Aportación Propia

Crónica Diario AM 15/12/2014 – Perfección

Crónica Diario AM 15/12/2014 – Perfección
Anz

Los ecosistemas más bellos son los más frágiles y vulnerables. Casi diríase que están destinados a la desaparición inmediata tan pronto como aparecen, fulgurantes y brillantes si pero con la de longevidad de una estrella fugaz ante nuestros ojos.

Otro tanto podríamos asociarlo a la felicidad, efímera y difícil de conseguir, algo que está destinada a unos pocos mortales atesorarla lo suficiente como para llegar a engañarse y creer que podría durar para siempre

Supongo que todo esto está relacionado y determinado por la perfección, ese objeto inalcanzable al que aspiran unos cuantos dementes inconformistas y del que nacen en su búsqueda todas las cosas bellas y felices que alguna vez sucedieron.

Principio y fin, causa y reacción, acción y resultado, llámenlo y mézclenlo como quieran, el caso es que en la concepción idealista del mundo de unos pocos surge nuestro espejo donde sentirnos reafirmados, donde la vida tiene un sentido para aquellos que no disponemos del genio genuino para desarrollarlo pero que tenemos capacidad para percibirlo.

O eso pensamos, tal vez existan tantos conceptos de belleza, felicidad y perfección como mentes sobre el globo y que la más autentica de cada una de ellas sean aquellas que ponen más de acuerdo al mayor número de personas. Quizás nos valga como vara de medida, el consenso, puede que para generalizar términos aunque individualmente siempre escapemos un poco de los clichés por rebeldía y de las modas por hastío. Pero parece ser que cuanto mayor unanimidad ante un mismo hecho más se fortalece el concepto de que pudiera existir algo único y perfecto que viaja mas allá de las distintas percepciones, algo inmutable como las ideas de Platón que fluyen independientes en el tiempo.

Llevando estas reflexiones a un ejemplo práctico, difícil por extremadamente variable y subjetivo como es la concepción del deporte del fútbol, me gustaría casar principios para entender lo que algunos aficionados deben estar sintiendo estos últimos tiempos. Por ser mayoría en este espacio nuestro tal vez sea lo adecuado, identificar esta crónica en ellos pero también porque creo que es la cultura que más se ajusta a lo que intento explicar.

Desde que tengo uso de razón nunca he visto una filosofía semejante a la de la gent blaugrana. Puede que las fuentes holandesas donde bebieron aquel cambio sean los inspiradores y por tanto almas gemelas pero desde la ignorancia y la distancia me atrevo a pensar que existen diferencias palpables. Pero el caso es que durante las últimas décadas el nuevo rumbo marcado ha traído consigo una revolución interna con repercusiones externas importantes y en ocasiones fundamentales.

Un ideal residente en una cultura a todas luces artística y nostálgica casó como un guante tras el paso de las musas y los tulipanes por la capital catalana. Modificando el método pero manteniendo el objetivo último de la victoria, de repente las cosas cobraban sentido y una ilusión crecía en igual medida que el orgullo diezmado. La identidad olvidada o inexistente aparecía en la solapa de la gamarra blaugrana, era evidente el camino iluminado que conducía a la felicidad, simplemente se trataba de procurar la belleza, encauzar los esfuerzos en pos de esa búsqueda que tararía consigo el fin mismo de la alegría perpetua.

De la conjunción equilibrada del juego preciosista y el triunfo como desencadenante de los títulos, advino la santísima trinidad culé, la felicidad alcanzada en la belleza que embulle solemne el momento perfecto. Un sello marcado ya a fuego en la concepción del deporte, innegociable hasta el fanatismo y que tiene dos caras bien distintas en la dualidad congénita que representa a la mayoría.

En la parte más oscura de la moneda reside la imposible misión de evitar lo inevitable, de hacer perdurar las cosas destinadas a marchitarse con prontitud, aquellas que son las más bellas. Es encomiable y los hace únicos en ese aspecto con respecto al resto de seguidores, a quienes con certeza también les atrae ese vistoso esplendor pero tan solo como adorno enjoyado, como feliz coincidencia que no esperaban encontrarse ahí pero que sin duda es bienvenida.

Pero no así para los azulgrana, avaros negociantes de esta rara especia, para ellos no existe una cosa sin la otra y las victorias parecen mustias sin el aderezo de la gracia y delicadeza de lo que ellos entienden como lo más próximo a la perfección balompédica.

Por ello pienso que ahora sufren, que pagan un peaje caro por acercarse al sol cegador, son Ícaros castigados por su ambición irracional, el pretender parar el tiempo perpetuamente justo en el delirio cuando el circulo cuadra la ecuación de la vida. Insensatos soñadores, tontos ilusos, están destinados a sufrir hasta la eternidad porque su felicidad es momentánea y enorme que les avocará a morar con un pie en el pasado nostálgico y con otro en el soñador futuro, rumiando de nuevo la idea de alcanzar de nuevo aquella calidez que sentirá otra vez, y ya serán cientos, miles, la calidez que sólo sienten aquellos que quedan parados y extasiados frente a la perfección.

“¿Qué perfección es ésta que complace y no subyuga, que admira y no arrastra?”
José Ortega y Gasset
 

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

35
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM