Aportación Propia

Crónica Diario AM 01/12/2014 – Unidos por un sueño

Crónica Diario AM 01/12/2014 – Unidos por un sueño
Anz

Un sábado como otro cualquiera asistía tranquilo a una de esas películas que pasan de puntillas entre los grandes carteles pero que una vez visionada te deja un dulce poso de satisfacción. Su titulo da nombre a esta crónica, cuenta los devenires de un profesor de inglés en la Alemania de finales del siglo XIX tratando de deshilachar los encorsetados y tradicionales principios germánicos que impedían volar las jóvenes almas de un grupo de chavales en un regio colegio.

Evitando entrar en disecciones técnicas y tratando de no desvelar demasiado contenido lo único que añadiré es que el hilo conductor que le permitirá a nuestro maestro imbuir nuevos y revolucionarios vientos dentro de aquellas pequeñas mentes no será otra cosa que un deporte, desconocido por aquellas tierras rusticas que miraban con recelo influencias exteriores en el Sacro Imperio.

La mezcla de purezas de unos niños y un nuevo juego en ciernes, sin destreza pero con enorme ilusión, nada estaba inventado ni visto, tan solo unas reglas básicas y toda una pradera para dejar volar los pies y la imaginación. Si hubiese un Edén del futbol posiblemente esa sería su imagen más nítida.

Y como todo principio que se precie la marca indeleble de unos valores limpios e ideales rodea cual membrana ese concepto recién ideado. El áureo emblema del “fairplay” brilla con fulgor de aquella ajada pelota de cuero y por unos instantes te paras a pensar que precisamente era así como todo lo veías cuando eras tú quien por primera vez descubrías ese juego. Llegas inmediatamente a la conclusión siguiente, tienes la certeza que para todos los chavales del mundo que han sido, la cosa funcionó exactamente del mismo modo.

Luego enfilas tu camastro y lo llenas con tus sueños pensando que todo en esta vida acaba complicándose y que quizás sea porque en alguna parte del camino olvidamos ciertos preceptos, lo complicamos todo añadiéndole a esa básica receta aditivos que no necesita porque su simple naturaleza ya es perfecta y cuanto más pura mas deleitosa es.

La mañana siguiente te despiertas, como cada domingo ese café dura más y sabe mejor, pero una nota lúgubre te desconcierta. En una mente racional es complicado explicar ciertas naturas y has de adentrarte en los bajos instintos para tratar de entender siquiera por un instante que motivos nos llevan hacia el sendero de la barbarie.

Cruzar la marca mas allá de la violencia necesaria y el disfrute en el sufrimiento ajeno son marcas de la casa de esta especie capaz de lo mejor y de lo peor. Los seres humanos somos entes confusos y llenos de miedos, nuestra diferenciada cualidad pensante conlleva una tara que debe ser sujetada con la razón y el buen corazón pues de otro modo estamos abocados a la destrucción.

Ejemplos a lo largo de los siglos los hay de sobra, y cierto es que llega un momento en que al fuego se le combate en igual medida pero una vez extintas las llamas uno debe tratar en forma diferente a las incombustibles brasas que aun anidan en cada uno de nosotros. Es una tarea titánica y a dia de hoy imposible, se necesitarán muchas generaciones para ir depurando esos posos pero es nuestra labor colaborar en que ese momento este cada vez mas cerca.

Lo sucedido ayer al margen del Manzanares poco tiene que ver con deporte, simplemente fue otra de esas manifestaciones horrendas de en lo que podemos convertirnos, en una horda de despropósitos que requiere una excusa para dar rienda suelta a su irracionalidad. Aquel que relacione una cosa con la otra ya habrá partido del punto equivocado, es el futbol como podría ser otra cosa, solo que en este espacio nos llega y nos duele porque mancillan nuestra pasión. No puede concebirse un autentico aficionado que no desee eliminar la lacra que arrastra el futbol y la solución pasa únicamente por extirpar algo tan innatural, seccionar dos partes tan diametralmente opuestas que solo el hombre ha podido unirlas.

Podría parecer a simple vista que es una tarea sencilla, se intensifica la presión sobre esos agentes extraños y se procede con fuego desde todas las instancias con influencia y poder. Fuerzas de seguridad, dirigentes, medios y el propio pueblo son armas que activadas en conjunto ventilarían miles de estos indeseables en cuestión de días. Lo que pasa es que no sucede así y estamos más lejos de resolver el problema que nunca.

Por intereses, por degradación de la sociedad y por los cientos de males que nos asolan a nivel moral, en lugar de remar en una misma dirección lo único que hacemos es navegar en círculos de infelicidad. Algunas personas de dudosa catadura se rasgan las vestiduras cada vez que acontece un hecho similar, unos fariseos a los que la gente llana también debería largar a puntapiés por el hecho de vestir el luto un día y al siguiente sentarse en una elevada poltrona a fomentar odios y separaciones por el simple hecho de estar acorde a sus beneficios e intereses.

Dirán las mismas palabras de siempre, las mismas que acabo yo mismo de dejar en párrafos anteriores, que esto no es futbol y que hay que largarlos. Solo que existe una gran diferencia, también son ellos los que deberían irse porque tampoco pertenecen a este mundo, dejaron de hacerlo en el instante que vejaron su profesión y se vendieron por media moneda de plata.

Ahora bien, llegados a este punto de incompatibilidades y de agentes extraños deberíamos mirar un poco más hacia nosotros. Mañana en todos los lugares sonarán las fanfarrias indignadas, bajarán los telones del humo, retirarán el aun tibio cadáver de la platea mediática y volverán por último a someternos nuevamente. Lo intentarán y lo conseguirán por el simple hecho de que somos peores que ellos, mas estúpidos y engañados, como sociedad dejamos demasiado que desear si permitimos que esas verduleras de la palabra (esto ya lo había dicho alguien por aquí) sigan donde están.

Pero además de nuestra indolencia para gobernar nuestras vidas tenemos el gran pecado de enfangarnos en su trampa, de dejarnos llevar por ese odio que fomentan y cargarlo cual catapulta con la metralla de nuestras frustraciones. Somos los más pecadores porque nosotros somos los buenos de la película y estamos ayudando a que el final no sea feliz.

Y ya es tarde, es hora de volver al sueño con mis ratones, donde las cosas son más simples y puras, donde unos pequeños pies golpean incesantes un balón de cuero entre verdes praderas. En su naturaleza única y básica se puede encontrar cierto refugio cuando los sinsentidos del mundo aquejan de nuevo mis viejos huesos.

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

32
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM