Crónicas

Crónica 10/09/2014 – Hamelín

Crónica 10/09/2014 – Hamelín
Ella

 

Querid@s Damistas,

El 11 de julio de 2010 estaba yo a los pies de la torre Eiffel. Era un atardecer parisino caluroso y sin nubes, algo notable en la Ciudad de la Luz.

El 13 de julio de 2014 estaba en casa, delante de la tele. No me acuerdo qué tiempo hacía en París.

El 11 de julio de 2010 llevaba yo puesta una camiseta de un equipo de fútbol. Ese equipo no jugaba ese día, pero yo la llevaba puesta. La gente que me rodeaba también llevaba puesta muchas camisetas, de variados colores: rojo, naranja, celeste, blaugrana, blanco…

El 13 de julio de 2014 no recuerdo qué camiseta llevaba la gente a mi alrededor.

El 11 de julio de 2010 sabía qué equipo iba a ganar (el que yo quería, evidentemente).

El 13 de julio de 2014 no tenía ni idea de lo que iba a pasar, y muy nerviosa no estaba. Tenía una preferencia, pero tampoco se iba a acabar el mundo si el que yo quería no ganaba.

El 11 de julio de 2010 vibré, sufrí, grité, me puse de pie…

El 13 de julio de 2014 me aburrí un poquito.

El 11 de julio de 2010 supe que Andrés la iba a meter antes que él mismo. 

El 13 de julio de 2014 Mario me dejó fría.

 

mario-gotze-goal

 

El 11 de julio de 2010 me perdí toda la celebración, entera, simplemente porque unos impresentables empezaron a repartir, llegó la policía, gases lacrimógenos, familias corriendo, servicios de socorro agredidos…

El 13 de julio de 2014 apagué la tele y me fui a dormir. Al día siguiente había olvidado todo el partido ya, todo, excepto la cara de Leo al recibir un amargo trofeo que no servía para nada. Todos habríamos puesto la misma cara.

Desde el 11 de julio de 2010 no he olvidado quién ganó, cómo, cuándo, por qué y para qué.

Desde el 13 de julio de 2014 pienso que ser campeón del mundo no es para tanto.

¿Y por qué? Pues porque no es lo mismo cuando es uno quien gana o cuando son los otros. ¿Será acaso cierto lo de que es más difícil saber ganar que saber perder?

¿A qué viene todo esto? Pues es muy simple. No es lo mismo ver a alguno de tus equipos levantar importantes trofeos que ver a los otros:

 

“¡Hemos ganado la liga!”

“¡Hemos ganado la Champions!”

“¡Hemos ganado la Euro!”

“¡Hemos ganado la Copa América!”

“¡Hemos ganado el Mundial!”

 

Qué diferente es de:

 

“Vale, han ganado éstos…”

“Y encima me caen mal…”

“Y encima no se lo merecen…”

“Qué rabia me dan…”

 

Aunque lo bonito sería:

 

“Felicidades, se lo han ganado”

“Son muy buenos”

“Da gusto verles jugar”

“Si han ganado es que lo merecían”

 

Y es que desde hace unos meses a esta servidora le ha asaltado un cierto desencanto futbolero. Quizás todo viene por una Champions jugada por dos equipos del mismo país, que aunque ambos equipos madrileños merecieron estar en la final, queda como menos glamuroso que ver dos equipos de diferentes países enfrentarse.

Quizás todo continuó con un Mundial en el que España quedó eliminada, justamente y sin excusas, en la primera fase. Todo continuó sin ver un equipo que claramente dominase el campeonato con un juego diferente, a pesar de que el Alemania-Brasil quedará grabado en nuestras retinas por los siglos de los siglos. Sin favoritos claros, con Uruguay navegando por las procelosas aguas de la polémica (gentileza de un Suárez que esperamos más calmado para el resto de sus días), Italia y Portugal eliminadas a la primera de cambio… Casi la única gracia era el nuevo spray mágico, ese spray que por obra y gracia de alguien con cabeza ha sido trasladado a nuestras ligas, ¡por fin!

Spray

Y llega la final, una final parecida a la de 2010, con prórroga y un único tanto al filo del silbato final. Supongo que una visión germana del asunto lo vería de una manera mucho más apasionada, en fin, todo lo apasionados que pueden ser los alemanes…

Y desde entonces me asalta este sentimiento de pasotismo. Total, ganaron otros. Es triste…

Hace tiempo que deseaba compartir estas reflexiones con ustedes. ¿A alguien le pasa algo parecido?

Hoy a las 22h tiene lugar un Francia-España en cuartos de final del Mundial de Básquet. La realidad es que si España gana seremos muchos los que nos subiremos al carro. A mi descargo diré que, rodeada de franceses, mi jornada laboral mañana sería mucho más llevadera si así fuese…

Pero si gana Francia, seremos los mismos que nos desconectaremos del fútbol de la pelota naranja, porque total, ganaron otros… 

Basquet 

No hay orgullo ni satisfacción en estas palabras. Simplemente es la constatación de cómo seguimos al flautista de Hamelín hacia donde sea, sin reflexionar. Si me conviene me subo. Si no, no.

En fin, valgan estas breves palabras como reflexión de mediados de semana. El domingo volveremos a las crónicas habituales. Aprovecho estas líneas para agradecer a Darroa haber cubierto mi hueco del domingo pasado, por falta de internet. No puedo dejar pasar la oportunidad tampoco de desear una feliz Diada a Catalunya y a los catalanes mañana, en su tierra o exiliados. Además, mañana es nada más y nada menos que el tricentenario de la Diada, que no es poca cosa. No todos los pueblos celebran su día nacional en el aniversario de una derrota: es algo digno de estudio.

 

1714

 

Les dejo con una rareza. Este verano me he dedicado a recuperar una de mis series favoritas, “Quantum Leap”. Para los más jóvenes, hace un par de décadas (o más) salió esta serie, del creador de “Magnum”, en la que un científico va viajando en el tiempo, reencarnándose en diferentes personas para arreglar problemas que tuvieron en el pasado y corregir errores. La cuestión es que Sam Beckett, el científico, va saltando de un lado a otro sin previo aviso, y se encuentra con situaciones muy diferentes, muchas veces muy cómicas. La adolescente que fui soy vive desde entonces locamente enamorada de Sam…

El actor que encarna a Beckett es el fantástico y maravilloso Scott Bakula, que muchos de ustedes reconocerán por haberle visto en diferentes series y películas (incluida “American Beauty”). Pero lo que la mayoría de ustedes no sabrá es que Bakula es una gloria de Broadway, además de un excelente cantante. Aquí les dejo haciendo un dueto con otra leyenda de Broadway, Bernadette Peters, con una canción de ésas que te conquistan ya la primera vez que las escuchas, del musical “Anyone Can Whistle”.

¡Feliz semana!

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

34
Crónicas
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Crónicas

monchi_15233_1_3391_1

Sevilla y olé Crónica diario AM 09/12/2016

Culle219 diciembre, 2016
resize

Segundas oportunidades – Crónica DiarioAM 07/12/2016

TaichoXela7 diciembre, 2016
week-5

NBA: Semana 5 – Crónica DiarioAM 05/12/2016

gjdeleven5 diciembre, 2016
portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
futbol4

Previa Jornada 14 – Crónica Diario AM 03/12/2016

Ankor3 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM