Aportación Propia

Crónica Diario AM 08/09/2014 – El niño de Zaratustra

Crónica Diario AM 08/09/2014 – El niño de Zaratustra
Anz

En la vida existen ciertos momentos en los que el ruido cotidiano se amortigua y por unos instantes gozas de un espacio tranquilo donde reflexionar. Es necesario escapar de ciertas rutinas para alejarse del marco en el que nos encasillamos y contemplar la pintura en su conjunto. Con atrevimiento te haces preguntas incomodas con temor a las respuestas y hasta puede que con suerte nos lleguemos a cuestionar nuestra línea de pensamiento.

Quien confronta un problema personal ligado a una adicción debe primeramente realizar un profundo ejercicio introspectivo, quizás sea la parte más compleja pues no basta simplemente con la voluntad sino en luchar con uno mismo con la humildad que te escude ante la propia vergüenza y el valor para abrir la caja de los miedos.

Para mayor desafío puede que te encuentres dentro de un ambiente poco propicio al escape, donde todo aquello que te rodea te recuerda e invita constantemente a permanecer donde estas, una normalidad sedante que trata de locos a los inconformistas y es implacable con los traidores. Cuesta estar al desamparo del todo, complicado haberte deshecho de los invisibles lazos que te aferraban silenciosos pero más aun la falta de calor que sientes ante el desafecto que genera la carencia de una dosis más, la ultima te dices mientras tiemblas y hechas en falta sentirte comprendido.

Como casi siempre todo empieza siendo un juego, una broma que llama tu atención, percibes emoción y euforia por la novedad y la consumes sin mesura, deseando que llegue una vez más a colmar tus sentidos. Como tú, todos aquellos cercanos también se han apresurado a iniciarse y llega un momento en que se convierte en habitual, una norma, un pariente que se ha instalado por completo en vuestras vidas sin precisar de usara la mirilla cada vez que llama a la puerta.

Pero comienzan los problemas, situaciones indeseadas que alteran tu equilibrio, comienzas a sentirte sobrepasado en ocasiones y sufres reacciones de hastío y repulsa. Decides tomar el control y acotar esa relación malsana. Y sin embargo lo único que consigues es generar un sentimiento destructivo de culpa y amargor pues dentro de tu propia división batallan voluntades confrontadas donde siempre acabas perdiendo tú.

El día de la madre de todas tus guerras, cuando más profundo has conseguido cavar tu propio agujero, cuando piensas que no existe salida posible, ese día tus ojos por fin se encuentran abiertos y por primera vez te planteas un cambio, un baño de humildad y una llamada al valor.

Lo que ocurre es que es también en ese instante cuando contemplas pasmado el erial dejado tras tus pasos, vislumbras lo que tu ceguera te impedía ver y ante ti se presenta una nueva realidad, una cruel y horrible realidad. Seguidamente piensas que jamás nada volverá a ser como era antes, que la inocencia se perdió tras comenzar aquel macabro juego y que ya no seas capaz de proyectar la persona que eres hoy a aquellos días. Aunque tal vez pienses que sea lo mejor para así no mancillar un puñado de recuerdos hermosos.

Puede que todo comenzase como una broma que todos aplaudimos, puede que nunca llegásemos a entender en aquel momento la repercusión que iba a tener aquello años después, pero lo cierto es que teníamos algo valioso y lo hemos perdido. El día en que el periodismo se fue al garete, todos fuimos cómplices. La culpa, solo nuestra.

Aun hoy en día muchos lo son y no se dan cuenta del enorme error que eso conlleva ni del daño que está produciendo. Si algún día despiertan de este Matrix en el que nos encontramos, al abrir los ojos contemplarán el precio de su complicidad. Un teatro de sombras para aturdir a idiotas mientras todo lo demás ha desaparecido, ya no está desde hace mucho y lo triste es que ni les importó cuando se fue.

Aun hoy en día muchos son lo que se ofuscan y se maltratan en sus propias guerras, en la morbosa dualidad que despierta el odio y la atracción. Esos hace ya que despertaron pero siguen sin poder desenganchar su pasado, una losa que les impide volar lejos de la mediocridad, atrapados en un lodazal pestilente en el que irónicamente prefieren revolcarse hasta el día en que tengan la madre de todas sus guerras.

Y aun hay quienes consiguieron zafarse y emprender el vuelo lejos, hacia una soledad escogida pero plena de lamentos por lo que fue y ya no es, por ver cómo van cayendo uno a uno los pocos referentes que quedaban, como lo que se disfrutaba antes ahora son solo cenizas en la boca.

Quizás se deban seguir los pasos de Zaratustra, aquellos que desarrollan al hombre tras la meditación en un nuevo y perfecto ser. Dejar de ser camellos de cabeza gacha y obediencia ciega que no se paran a pensar si todo en lo que creen no estará basado en una mentira. Evolucionar hacia el león que cuestiona todo, que no se deja dominar ni guiar por nada ni nadie, que confronta mil batallas pero que en su enorme desgaste no encuentra la fluidez de espiritu y se ahoga en su furia. El león necesita liberarse y evolucionar, dejar de sentir la presion y erosion, crear una nueva tabla de valores y vivir en plena libertad. Para eso se debe alcanzar el nivel superior humano, nuestro niño porque “el niño es inocencia y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que gira por sí misma, un primer movimiento, un sí sagrado.”

Porque podrán acabar con los únicos canales que valían la pena, podrán acaparar todas las noticias soltando todas las mentiras y banalidades que quieras, podrán ignorar al resto de materias como si fueran la peste, podrán copar la parrilla nocturna en la mayor desvergüenza de las décadas mediáticas, podrán colocar a los más viles personajes al frente de sus programas, podrán utilizar los comentaristas mas incompetentes que el pozo de los tontos pueda dar, podrán considerarnos tan estúpidos como para creer que siempre todo será así.

Pero no lo será, algún día acabará, cuando despertemos, cuando nos terminemos de odiar, cuando dejemos de añorar el pasado. Será cuando nos liberemos. Después ya nada de lo que intenten hacer importará porque seremos inalcanzables para ellos.

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

30
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

portada

Ingeniería (poco) financiera – 04/12/2016

Ella4 diciembre, 2016
clasico-650x300

Nada puede salir mal – Crónica Diario AM 2/12/16

graunch2 diciembre, 2016
fly-running-_-oriol-batista-13

Flyrunning y correr como locos. Crónica DiarioAM 01/12/2016.

Rockdactor1 diciembre, 2016
Los Rosberg

F-1: Rosberg se corona – Cronica Diario AM 28/11/2016

churchill28 noviembre, 2016
portada

Barquitos y palabras – Crónica Diario AM 27/11/2016

Ella27 noviembre, 2016
1421355142930_lc_galleryimage_atletico_s_fernando_torre

Aquellos maravillosos años – Crónica Diario AM 18/11/16

graunch18 noviembre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM