Crónicas

Crónica 13/07/2014 – El Bastón de Nasazzi

Crónica 13/07/2014 – El Bastón de Nasazzi
Ella

Querid@s Damistas,

Esta noche a las 21h, hora panderetil que diría Bibby (sí, están vigilados permanentemente…), se vivirá ese partido que sólo tenemos el privilegio de ver cada 4 años: la final del Campeonato del Mundo (oficial, que de todo hay, hablaremos de ello más tarde).

Olvidemos conspiraciones arbitrales para que el anfitrión llegue a la final, olvidemos faltas que no se pitaron, goles que no se marcaron, penaltis que no entraron (o sí…), días de descanso, temperaturas elevadas… Esta noche nada de esto importará para los 22 aguerridos que se calzarán las botas para traer una nueva estrella a su país: Argentina contra Alemania, Alemania contra Argentina, el orden y la fantasía, América y Europa, cielo e infierno.

Esta noche no hay reglas. No importa quién haya descansado más, no importa quién haya marcado más goles para llegar hasta aquí, no importa quién tenga las estadísticas a su favor… Si en una final todo es posible, lo es más aún en una final de un Mundial. Ello no impide apostar por uno u otro, sabiendo que el fútbol da muchas sorpresas: muchas.

Pero en lugar de hacer elucubraciones sin sentido, ya que esta semana hemos recordado que todo es posible (¿quién apostó un 7-1 de Alemania a Brasil? ¿Alguien?), echemos la vista atrás y descubramos juntos algunas curiosidades…

 

El Bastón

Todo empezó, como no, en Uruguay (sí, la colé otra vez, pero no es mi culpa, denme una oportunidad y entenderán). Estamos en 1930, y se disputa el primer campeonato del mundo de fútbol, lo que entonces se llamaba Trofeo Jules Rimet, siendo Rimet el presidente francés de la FIFA que inventó esto del campeonato del mundo.

Como muchos de ustedes saben, la anfitriona Uruguay se proclamó campeona de aquella primera edición, ya que en aquellos tiempos nadie era capaz de toserles a los charrúas, ganadores de la medalla de oro también en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928. Fíjense qué cosas, que en esa final de 1930 el perdedor fue Argentina por 4-2, la Argentina que esta noche se ve las caras con los teutones… Pero no les voy a hablar de campeones del mundo, ni de estrellas, ni de estadísticas.

Volviendo al equipo uruguayo, su capitán era José Nasazzi, de padre italiano y madre vasca (combinación de lo más uruguaya), el primer jugador de la Historia en alzar una copa del mundo. Pues bien, Nasazzi ha pasado a la posteridad por muchos motivos, pero quizás haya uno que la inmensa mayoría de ustedes no conozca: el Bastón de Nasazzi, un trofeo virtual y no oficial.

Jose_Nasazzi

 

No me voy a esconder: esta historia yo tampoco la conocía hasta esta semana, que andaba yo buscando y rebuscando de qué hablarles hoy, en este último post mundialista de 2014 (a falta de la despedida oficial de mañana). Por suerte, un fiel lector ha acudido a mi rescate y ha compartido estas informaciones con una servidora…

¿En qué consiste el Bastón de Nasazzi? Es muy sencillo: el primero que gana en 90 minutos al poseedor del Bastón en partido reconocido por la FIFA (amistosos incluidos) se lleva el Bastón. No cuentan prolongaciones, no cuentan tanda de penaltis, no cuentan los goles de oro: se ha de ganar en 90 minutos, si hay empate el Bastón sigue donde está. Se lo explicaré con un ejemplo.

Uruguay fue la primera selección en ostentar el Bastón de Nasazzi al ganar el Mundial 1930 un 30 de julio. Hasta aquí todo es fácil… 403 días después, el 6 de septiembre de 1931, la Celeste perdió un partido amistoso contra Brasil, y ahí los brasileiros recibieron (virtualmente) el Bastón de Nasazzi. Pero el 27 de mayo de 1934 Brasil perdió 3-1 contra España en el Mundial, y España se convirtió en el primer país europeo en poseer el Bastón. Como en España las cosas se hacen de una manera particular, lo perdieron cinco días después contra Italia…

Final_football_Argentina_vs_Uruguay_Olympics_1928

 

¿Y hoy, quién lo tiene? Pues van a sonreír: Argentina, que se lo quitó a Bélgica el pasado 5 de julio. Curioso, ¿no les parece? Y no se crean, que aquí el Bastón de Nasazzi ha pasado por países tan variados como Corea del Sur, Suiza, Hungría, Turquía, Georgia o Venezuela.

O sea que si Alemania gana esta noche, no sólo será campeona del mundo, sino que además tendrá el Bastón en su poder. Y si gana Argentina aquí no habrá pasado nada. Les recuerdo que si el partido se va a prolongación el Bastón se quedará en Argentina así los alemanes marquen quince goles…

Los países que han poseído más veces el Bastón son: Brasil y Argentina (10 veces cada uno) e Inglaterra (9 veces). Pero quién ha ostentado el título durante más tiempo seguido es Holanda, durante 1056 días (seguidos por Brasil). ¿Y quién ha acumulado más tiempo con el bastón? Pues Brasil, quién si no… Si quieren ver las estadísticas completas, primero estudian la lengua de Molière y luego hacen clic aquí. Y es que parece que el tema del Bastón de Nasazzi es popular sobre todo en páginas web en francés, vayan ustedes a saber. Y si buscan un wikiartículo, me temo que también está en francés, en concreto aquí.

Finalmente, si quieren leer algo en la lengua de Cervantes, pueden consultar el estupendo artículo del periodista Eduardo Casado, que lo cuenta todo muy bien contado.

 

Otros campeones

Esta historia, curiosa y enternecedora a partes iguales, nos recuerda que aquí cada uno se inventa lo que le da la gana. Existe un campeonato no oficial del Mundial, existe un Mundial donde cada cuatro años gana Uruguay (inventado por esta cronista), y luego existe el Mundial norcoreano, según el cual esta noche se juega la final Corea del Norte – Portugal. Ya les adelanto la primicia: Portugal no ganará… Y es que resulta que al régimen ¿político? de este aislado país parece que le ha dado por decir a sus camaradas que Corea del Norte no sólo se ha clasificado para Brasil 2014, sino que ha llegado a la final después de derrotar, atención a la lista, a: Japón, China y Estados Unidos. En la final tendrán la oportunidad de vengar el 7-0 encajado ante Portugal en 2010 (pero éste sí de verdad). Cosas veredes…

 

Corea del Norte

 

Les contaré una curiosidad no deportiva, y es que tengo un amigo francés, Guillaume, que tiene como extraña afición visitar países, digámoslo de manera elegante, en situaciones complicadas. Ello ha provocado que una vez se encontrase en la frontera entre Mongolia y Rusia y diese con sus huesos por una noche en una cárcel rusa, por una cuestión de papeles mal redactados. Y lo mejor es que te lo cuenta como quien te dice que el otro día fue al cine y la peli estuvo bien… Pues bien, Guillaume, en sus ansias de aventuras únicas, decidió un día irse a hacer turismo a Corea del Norte (sí, la del Norte, lo han leído bien). Resulta que si uno paga un dinero extra y acepta la condición de llevar un “guía oficial del gobierno” que le dice a uno dónde tiene que ir y qué foto sacar, pues el país se puede visitar, la parte que el gobierno decide mostrar, evidentemente, y siempre acompañado por ese amable guía. Y Guillaume me ha asegurado que lo que vio fue muy bonito e interesante (sabiendo como sabe que le faltó ver toda la verdad). Se lo cuento porque no creo que haya mucha gente que tenga esta experiencia y vale la pena compartirla.

Y es que cada uno se conforma con lo que quiere. Corea del Norte se monta su delirio en el que serán campeones del mundo, Argentina ya tiene el Bastón de Nasazzi si quieren celebrar algo, Alemania tiene a Müller, Uruguay cuatro estrellas en la camiseta… En fin, que aquí quien no se consuela es porque no quiere.

 

La Petite Finale

Quien no tiene consuelo es Brasil… Anoche encajaron 3 goles con cariño de parte de los de Van Gaal, entrenador al que le deseo mucho éxito en su próxima aventura con el Manchester United (este hombre me encanta, y más le critican, más me encanta). Yo había apostado en mi porra particular un 3-1 para Holanda, pero fui optimista con Brasil. Personalmente, estaba convencida de que Brasil no ganaba ni jugando contra el portero rubio en solitario, por un factor psicológico obvio.

Imagínense que ustedes son uno de los jugadores brasileños del 7-1 del otro día contra los alemanes. Es más, imagínense que son uno de los defensas o el mismo Julio Cesar. ¿Con cuántas ganas están deseando que acabe el partido? Es un momento peor que una visita al dentista, que una depilación con cera, que un video de Roncero hablando de la Décima, que oír un “tenemos que hablar”, que el lunes a la vuelta de las vacaciones, que una persona agarrada a la izquierda en las escaleras mecánicas (¿por qué? ¿Puggg quéeee?)… Pues bien, en resumidas cuentas, que antes de que se acabe ese infierno de partido ustedes ya saben que están ante el momento más humillante y doloroso de su carrera profesional, por todo lo que conlleva: no hay final en casa, no hay victoria, y encima me han metido siete goles como siete soles, como a un equipo de barrio, y porque los alemanes bajaron las revoluciones, que si no…

Pues con este histórico, ¿quién quiere jugar una final de consolación? Total, se sale derrotado sí o sí… ¿Quién quiere sufrir 90 minutos más ante su público? Y claro, uno sale así, el árbitro que tiene menos vista que un topo, y le meten tres goles más de regalo, de nuevo con sabor europeo y sin despeinarse.

Y nada, estaba claro que Brasil no salía viva del partido y ahí está el resultado. La tele francesa iba diciendo lo de que “Thiago Silva es el mejor defensor del mundo” (creo que les suena el discurso). Y como ya saben, residente en París como soy, vivo rodeada de aficionados y socios del Paris Saint-Germain, y he oído ya muchos comentarios preocupados por David Luiz: ¿éste es el nuevo defensa de nuestro equipo? ¡Pero si no sabe defender! Y es que comprar caro no siempre significa comprar bien… Y los del PSG andan descontentos, y no es para menos: cinco goles de media encajados en los dos últimos partidos es una estadística injustificable.

 

david luiz

A mí me sabe mal por David Luiz, que me había ganado el corazoncito por la pasión con la que ha cantado el himno de su país durante todo el campeonato. De todas maneras, como intento decir a los del PSG que me vienen a llorar, como espectadora neutra, a saber lo que Laurent Blanc tiene preparado para su defensa brasileña (no olvidemos que David Luiz ahora será compañero de Thiago Silva en París). Lo mismo Blanc los recupera y los pone a tono para la liga francesa, que por suerte no tiene apenas jugadores alemanes… Veremos.

 

Esta noche

Pues bien, les iba yo a hacer un recorrido por las dos selecciones de esta noche, pero al final me he ido por otros derroteros. Los alemanes dan miedo y los argentinos van a tener que sudar mucho delante para que atrás no lo pasen excesivamente mal… Ése sería mi resumen de la situación de esta noche. Siendo como soy una persona nacida en Europa pero de raíces sudamericanas tendría que tener el corazón partido para esta noche. Pues no, yo lo que quiero es ver a cierto jugador triunfar y brillar por encima de todos, para que los que no paran de tirarle porquería por encima se queden ya sin argumentos. El resto del mundo ya sabemos quién es el mejor.

Acabaremos, como no, con una canción de musical… Pero que tiene su contexto. El otro día fui a ver la nueva película de Clint Eastwood, “Jersey Boys”, adaptación por encargo del musical de Broadway con el mismo nombre. La película (más un biopic con canciones que una verdadera comedia musical) cuenta la historia de Frankie Valli y los Four Seasons, un grupo musical fundado en los años 50. El caso es que tienen muchas canciones conocidísimas, y les he seleccionado una en concreto: “Can’t take my eyes off you” (y no “off of you” como mucha gente dice erróneamente). ¿Por qué esta canción? Porque esta noche habrá una selección que no podrá sacarle los ojos de encima a su Mundial…

 

Maradona-y-Matthaus-se-saludan_54411757642_54115221154_600_396

 

Ave Maracaná, morituri te salutant!

Ella / Diario AM     

Twitter: @EllaDiarioAM

 

PD: Esta noche, durante la final, casualmente se celebrará el aniversario de un acontecimiento que lo cambió todo. Todo. Eu não sei parar de te olhar…

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

39
Crónicas
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Crónicas

Quiz

Quiz: ¿Quién marcó primero? – Crónica Diario AM 21/08/2017

churchill21 agosto, 2017
futbol1

Previa Jornada 1 – Crónica Diario AM 19/08/2017

Ankor19 agosto, 2017
Conferencia Este

Ecuador vacacional en la NBA. Parte 1 – Crónica DiarioAM 18/08/17

gjdeleven18 agosto, 2017
Quiz

Quiz: Escudos – Crónica Diario AM 14/08/2017

churchill14 agosto, 2017
CTE

CTE – Crónica Diario AM 13/08/2017

churchill13 agosto, 2017
Portada_Dios creó a la mujer

Y Dios creó a la Mujer – Crónica Diario AM 12/08/2017.

Ankor12 agosto, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM