Aportación Propia

Crónica 12/07/2014 – Una de sabios sin Hortaleza

Crónica 12/07/2014 – Una de sabios sin Hortaleza

En el año vigésimo tercero del reinado de Zhao, Lao Tse intuyó que la guerra terminaría por destruir la ciudad donde vivía. Siendo un gran estudioso de la naturaleza de la vida, decidió que era el momento de ser práctico y tomar la decisión más simple, es decir: mudarse.

Cogió sus escasas pertenencias y marchó dirección a Han Keou. Un guardia le paró a la salida y le preguntó:

- ¿Adónde va tan importante sabio?.

- Lejos de la guerra. Dijo Lao Tse.

- No puede irse así. Me gustaría mucho saber qué fue lo que aprendió en tantos años de meditación. Sólo lo dejaré partir si comparte conmigo lo que sabe.

Lao Tse decidió escribirle un pequeño libro in situ, continuó su viaje y nunca más se supo de él.

Aquel pequeño libro perduró milenios llegando hasta nuestros días, hoy es conocido como Tao Te King. Un extracto del mismo dice así:

Aquel que conoce a los otros es un sabio,

Aquel que se conoce a sí mismo es un iluminado,

Aquel que vence a los otros es fuerte,

Aquel que se vence a sí mismo es poderoso,

Aquel que conoce la alegría es rico,

Aquel que conserva su camino tiene voluntad.

Sé humilde, y permanecerás íntegro,

Inclínate, y permanecerás erguido,

Vacíate, y permanecerás repleto,

Gástate, y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe, y por eso brilla,

No se hace notar, y por eso es notado,

No se elogia, y por eso tiene mérito,

Y porque no está compitiendo, nadie en el mundo puede competir con él.

Hoy tenemos una estúpida final por el tercer puesto entre Brasil y Holanda, una final donde ninguno de los dos saldrá victorioso de nada pero donde ambos pueden convertirse en absolutos fracasos… si no lo eran ya, claro.

El “lidertercero” que tan buena propaganda tiene en la caverna deportiva de Madrid hoy es lo que siempre fue, es decir, ¡un auténtico fracaso!. Y lo es porque te deja como el primero de los que no tienen opciones de ganar nada. Alguno podrá decir que Scolari, al menos, cayó en semifinales y no en una fase de grupos como Vicente del Bosque. Posiblemente tenga mucha razón, pero si lee las declaraciones que hizo tras perder por 7-1 quizás comprenda que en mezquindad no le va a la zaga al marqués:

“Lo que voy a hacer en los primeros días después de la Copa es ponerme otra vez en orden con mi vida particular y después conversar con mi familia. Y luego, seguir mi vida. Nada será igual. Pero andando por las calles el apoyo es mayor de lo que imaginan.

La imagen de la selección quedó arrancada por un resultado catastrófico. No tuvimos la calidad para hacer dos o tres goles que hubieran suavizado la derrota. Fueron superiores, no nos tenemos que avergonzar de nada. Tenemos que ver las cosas buenas. Hicimos un buen trabajo”.

Como diría Lao Tse nadie en el mundo podrá competir con estos dos “sabios”, ambos renegaron del sentido común y apostaron por jugadores bajo “criterios personales” difíciles de entender por aficionados y entendidos en la cosa esta del fútbol, ambos fracasaron con goleada incluida y ambos tiran de tópicos de unidad para justificarse y, de paso, intentar seguir apegados a la poltrona. ¡Menudos sabios!.

Mañana será la gran final entre Argentina y Alemania, dejo a mi compañera Ella con su crónica dominguera el análisis previo de la misma y sólo diré que voy con Alemania. Creo que Messi merece su Mundial pero lo que está en juego aquí es la constatación de un modelo futbolístico, el toque frente a la racanería del que sale a no perder. El “tiki-taken” como ya lo han bautizado nuestros “ingeniosos” periodistas deportivos no es más que el fruto de una dolorosa derrota sufrida en aquella final de la Eurocopa de 2008, la misma que nos hizo míticos con un tal Luis Aragonés al frente y un modelo basado en el fútbol de toque frente al poderío físico.

Alejandro Sabella no inspirará nuevas generaciones de entrenadores que mantengan la técnica por encima del músculo, no será recordado más allá del simple hecho de ser hipotéticamente el entrenador del “equipo de Messi” que ganó un Mundial, en definitiva, no influirá ni  positiva ni negativamente en el fútbol moderno.

Os dejo una colección de portadas “sangrantes” del Mundial:

Derrota de gilipollas

derrota de España

Decime que se siete

Alemania y los salvajes

El arbitro fue el culpable

Como diría Dino Segré:

No hay ninguna vergüenza para cambiar de opinión todos los días: para cambiar de opinión es necesario contar con ideas de repuesto

Barrabas / DiarioAM.es

¿Te gusta esta entrada?

33
Aportación Propia

Administrador web, bloguero, cronista, electrónico, informático autodidacta y apasionado del fútbol

More in Aportación Propia

1760E311-AAE5-4563-9569-767EC70DE451

La garra en el fútbol. Crónica Diario AM 23/11/17

Rockdactor23 noviembre, 2017
Portada

Porque lo dice Didier – Crónica Diario AM 19/11/2017

Ella19 noviembre, 2017
Turquia

Vergüenza: Crónica Diario AM 15/11/2017

churchill15 noviembre, 2017
Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race – Crónica Diario AM 13/11/2017

churchill13 noviembre, 2017
img_rruano_20171106-120517_imagenes_md_terceros_rfef-1280x768px-kY9C--980x554@MundoDeportivo-Web

La camiseta de la discordia. Crónica DiarioAM 09/11/17.

Rockdactor9 noviembre, 2017
notas

Las notas: octubre 2017 – Crónica Diario AM 06/11/2017

churchill6 noviembre, 2017

Copyright © 2015 DiarioAM