Aportación Externa

Los aborígenes de Manu Carreño (by Michel Goiri)

Los aborígenes de Manu Carreño (by Michel Goiri)
Darroa

El Mundial da para escribir y de sobra. Para no dejar de hacerlo de mil temas que surgen sin parar. Y ahora que la actividad rojiblanca se centra en la confirmación del fichaje de Borja Viguera (para mí entra en la filosofía, no le dedico ni un minuto más al tema), en la final de Copa de las chicas y en el crecimiento imparable del nuevo San Mamés, pues es raro no mirar al Mundial y no ver cosas.

Y me da mucha pena y otras sensaciones que me callo tener que escribir, porque la profesión obliga, sobre lo de siempre, sobre la batalla perdida que nos concierne a todos los que somos periodistas de deportes, es decir, sobre nosotros mismos o sobre los que representan a esta profesión en la cita más importante que se pueda cubrir a nivel de seguimiento (nada que ver con el Athletic, por supuesto).

Las declaraciones de un tipo famoso como Manu Carreño (la mitad de “los Manolos”. Y yo siempre pensé que era la mitad más “normal” pero veo que no, que son tal para cual) sobre la selección de Australia no merecen nada más que el nivel de anécdota bochornosa y pasar página, ni perder ni un minuto en su mamarrachada de denominar “aborígenes” a los australianos. Pero no… hay que buscar el fondo que subyace tras su forma cutre, rancia y orgullosa de ser lo que es.

Me pongo a ello por el hartazgo de tener que explicar y volver a explicar que el periodismo deportivo no es esto que padecemos todos, sobre todo los que creemos en una labor con base objetiva y documentada super necesaria para poder describir lo que se ve. Básico y punto. No, lo que estamos sufriendo es una progresiva decadencia de un género periodístico en aras de lo que quiere la inmensa mayoría de oyentes, lectores o televidentes. Ahora prima el cachondeo, las risas, el enfrentamiento tertuliano a gritos antes que con datos y puntos de vista sólidos y todo ello crea monstruos, sobre todo televisivos porque es más fácil tirar por lo audiovisual a la hora de crear polémicas falsas y encumbrar a personajes que viven de la polémica que ellos alimentan, bien sea porque no son capaces de otra cosa o por órdenes superiores que las hay, no nos engañemos. Hay papeles y papeles…

Y “Los Manolos” son el paradigma del nuevo periodismo deportivo. A saber: dos personajes que se ufanan en su poca cultura deportiva (porque lo que ellos dicen que saben lo sabe hasta el lector más básico del Marca, sigo esperando algo que me demuestre que son periodistas con una base de nivel, al menos de nivel mínimamente aceptable), que dirigen un programa basado en el impacto audiovisual (aquí sí que habría que felicitar a cámaras, montadores e infógrafos en su justa medida), con un tanto por ciento elevado a encumbrar a Real Madrid y FC Barcelona sobre la auténtica información deportiva diaria y que tiene un trasfondo totalmente bochornoso de forofismo absoluto y un mal gusto evidente cuando les puede el ramalazo. Entre mendigos de Hamburgo y aborígenes australianos se denota claramente el olor a puro, el chiste fácil y escatológico, el pedir al cámara que le grabe chicas buenorras en las gradas y las rodilleras puestas a la hora de hablar de ya sabemos qué equipos. Qué importa si se ha disputado un partido europeo (pongamos la final de Europa League del Sevilla) si antes os vamos a meter veinte minutos de entrenamientos y videos dedicados al excelso Cristiano. Qué más da que yo quiera ver los goles del USA-Ghana, antes está sin duda otro video de autoayuda para sacar a Casillas y Ramos de su depresión… un conocido bien definió lo que hacen estos dos con un rotundo “¿Para qué lo llaman Deportes Cuatro?”… ni son deportes ni son de cuatro sino de dos.

Y lo peor es que uno cae en su espiral de autodestrucción informativa. He hablado del tema de los “aborígenes” australianos cuando lo peor es que el enrollado de Carreño suelta la perla de que “la verdad no tengo ni idea de la actuación que puede hacer Australia en el Mundial de Brasil”… para reflexionar no, para lo siguiente. El “comunicador” suelta alegremente que no tiene ni idea. Y no será por falta de datos o de tiempo para documentarse. Es jodidamente trágico, un insulto a los que meten horas y horas buscando datos, buceando en las hemerotecas y los que cuidan su archivo como si fuera otro brazo.

A mí me ofende esto, como me ofende la insigne Sara Carbonero cuando he trabajado con auténticas máquinas, periodistas femeninas que demostraban que valían por su talento y su trabajo más que por su cara bonita (y alguna más bonita que la de la mujer de Casillas) y merecía la pena aprender de ellas todo lo que demostraban con el micro o a pie de campo, pero de Segunda B o Tercera, no tras una portería del Mundial sin saber quién lanzaba los penaltis tras la prórroga. Otra que tal baila pero cada uno tiene su rol en ese despropósito de equipo. Normal, se les exige y pide lo que dan, entretenimiento y “hacer unas risas”, no información rigurosa, algunos sí la dan, pero la tónica general de pasarlo “tan bien como los que nos ven” acaba rebajando tanto el nivel que más vale ver los partidos sin voz y, por supuesto, prescindir de su infumable programa.

Y en eso estamos. Nos confunden a todos por igual. La injusticia habitual de la vida y no hablo de ocupar su puesto sino de ser confundido con estos tipos. Ni de lejos muchos periodistas somos como estos tipos. Ni de lejos ni de cerca. Algunos somos periodistas con más o menos fortuna a la hora de haber trabajado o trabajar en un medio u otro, pero nunca seremos profesionales orgullosos de no dar el nivel. Unos se van a casa tras el partido enmierdando las gradas y otros, como los japoneses, las limpian como respeto al estadio. Pues eso. De respeto estaba hablando, pero no al cemento sino al espectador.

Michel Goiri/elathleticclub.com

Aportación Externa
Darroa

Experto en fútbol internacional. No me quedo sólo en fútbol, voy a la NBA, NFL, NHL y cualquier evento de masas. Los deportes de combate también tienen cabida en mi vida.

More in Aportación Externa

¿Conoces el Jugger? – Crónica 08/03/17

Tato8 marzo, 2017

Baloncesto en los J.J.O.O. y la emoción de saber lo que pasará – Crónica Diario AM 09/08/2016 (by Luca Garzeli).

ColaboradoresDAM10 agosto, 2016

Pura emoción – Crónica DIARIO AM 06/04/2016

DjDolly6 abril, 2016

La belleza de la inocencia – Crónica Diario AM 31/03/2016

DjDolly30 marzo, 2016

Previa de la jornada by ANKOR – Crónica DIARIO AM 27/02/2016

DjDolly27 febrero, 2016

EL ENROQUE O COMO UN MOVIMIENTO INTERNO CAMBIA TOTALMENTE EL PANORAMA (By Tatascan) – Crónica DIARIO AM 30/01/2016

DjDolly30 enero, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM