Aportación Propia

Crónica 25/04/2014 – Los fantasmas del castillo

Crónica 25/04/2014 – Los fantasmas del castillo
Gimme

Es a raíz de la ida de semifinales de Champions League de hace un par de días, una de las más desacertadas en cuanto a goles que se recuerdan en los últimos años (siendo Karim Benzema el único goleador en 180 minutos de eliminatorias) que surge, vistos ambos partidos y las armas y tácticas utilizadas por cada cual, el debate en torno a estilos de juego, su validez y en última instancia su atractivo.

Cabe señalar, antes de pasar a dirimir la multitud de argumentos sobre el tema, la posición que este debate ocupa en la mayoría de los medios deportivos y aficiones: resulta antinatural que un debate que parece tan básico para un aficionado quede casi siempre supeditado al debate sobre fichajes, jugadores, resultado e incluso antes polémica. La paradoja queda además expuesta a raíz de la comparativa entre ambas semifinales y la forma de enfocarlas. Si para los medios generalistas (Marca, As, etc.) el partido de ida entre Atlético de Madrid y Chelsea resultó un somero tostón por el catenaccio extremo que propuso el técnico blue, José Mourinho, y la resistencia a tomar la iniciativa por parte de los colchoneros, más habituados a representar ese papel en eliminatorias a doble partido, parece sorprendente que con solo un día de diferencia, y con planteamientos no iguales pero razonablemente similares, las opiniones, comentarios  y ríos de tinta al respecto muestren una cara totalmente distinta a la hora de referirse a la segunda eliminatoria entre el Real Madrid y el Bayern de Munich.

¿Las razones? En un primer lugar y como elemento preponderante, el resultado. En una jugada veloz, Fabio Coentrao encontraba el pase que daba a Karim Benzema la posibilidad de tomar ventaja en la eliminatoria tras veinte minutos de monólogo bávaro. El resultadismo, las flores de un día, los intereses ajenos y la inmediatez del propio periodismo hacen que muchas veces el orden natural del fútbol, que indica con sobradas razones que primero se ha de definir si un estilo es válido y luego obtener resultados con base en él, se invierta en cuanto atraviesa la frontera mediática. De la misma forma en la que a veces ocurre una desgracia largamente anunciada por varias indicaciones, pero que es sin embargo ignorada de forma burda hasta que alguien sale muerto, herido o damnificado de por vida.

Javier-Hernandez-007Es entonces, y solo entonces, cuando se investiga lo que ha podido pasar, cuando se crea una alarma social, espinada por los medios, que crea la necesidad de proporcionar soluciones al respecto. Unas veces sale bien, como es el caso. ¿Y cuando sale mal? La confusión, la vergüenza, en definitiva el despertar doloroso, sin dirección alguna, el cabreo generalizado que, bien digerido por los usos y costumbres del periodismo deportivo, suele encauzarse siempre en la misma dirección: el precioso y muy occidental recurso del chivo expiatorio, en este caso de ceja arriba y tranquilidad a toda costa, Carlo Ancelotti. Porque siempre resulta más fácil dirigir el odio, la frustración y la tristeza hacia algo con nombre y apellidos que observar analíticamente y sin ventajismos la previsión en vez del resultado, señalando a los verdaderos responsables de una determinada planificación deportiva. Y es que si los periódicos deportivos invitaran al pensamiento crítico más que al rebuzno ya no quedaría ni uno en la imprenta. Y si los intereses colaterales de las personas influyentes, el dinero y todo lo que conlleva, no existieran, rodarían más cabezas a diario que durante El Terror.

Sin embargo, la otra cara de la moneda también tiene sus desventajas. La supeditación al estilo (tema harto debatido en torno a la situación del F.C. Barcelona) de cualquier otro elemento supone, por una parte, una ortodoxia que impide cualquier variación o alternativa, aunque estas sean de lo más plausible dada la evolución de las circunstancias. Ocurre que se empieza a perseguir fantasmas, en un proceso de mitificación muchas veces basado en los símbolos que deja una época, que se idealizan de tal forma que cuando la realidad de los mismos difiere, la descompensación entre lo que fue y lo que es resulta tan frustrante como el shock inesperado del primer caso. Y es a veces la propia autocrítica, la tendencia a la hipocondria, la que crea este escenario caótico y deja poco o ningún lugar a las alternativas. En el camino quedan juntas directivas, directores deportivos, entrenadores y jugadores, hecho que curiosamente también se repite en el primer caso. La diferencia real entre ambos es la pregunta a realizar:

¿De qué sirven quinientos millones de equipo si no se sabe confiar e invertir?

¿De qué sirve un estilo ganador si no se sabe preservar y dirigir su evolución?

Son preguntas que nos devuelven directamente al debate estrictamente futbolístico, dejando aparte por un momento el espectáculo y espectador. Y es ahí donde se requiere clavar una lanza más allá de intereses particulares en función de una u otra bufanda: es más fácil defender un castillo que tomarlo al asalto, de la misma forma que es más sencillo esperar al error del rival que proponer una idea de juego. En general, esta última idea requiere un nivel de técnica mucho más milimétrica, un engrasamiento a nivel colectivo al nivel de un reloj suizo, y una solidaridad sin par. El otro se caracteriza más por su nivel de tensión, su rapidez de ideas y su sacrificio particular y general. ¿Pero acaso es posible que exista el uno sin el otro? ¿Acaso nadie piensa que es mérito -y a la vez condena-  del propio Barcelona del sextete este pequeño auge de catenaccio? A toda acción corresponde una reacción, opuesta e igual. Es un principio que sacude etapas históricas, movimientos culturales, relaciones humanas y corrientes filosóficas. El fútbol no es ninguna excepción al caso. Y aún con todo, hay cierto intercambio entre las partes, similar a la teoría del ying y el yang, entre apolíneo y dionisiaco, entre mozartiano y beethoviano. Siempre es necesario un Luka Modric o un Sergio Busquets, para entendernos mejor.

En cuanto a lo que ello supone para el espectáculo, no cabe duda de que el fútbol de ataque posee una proporción superior de atractivo en líneas generales, pero el factor clave a tener en cuenta es el nivel de compenetración, más  a tenor del único fin: el gol. Porque de la misma forma que dos equipos defensivos, o solo uno, ofrezcan por lo general un espectáculo ramplón, un estilo ofensivo sin engrasar ofrece un nivel similar de tedio y sobre todo de esterilidad. El Real Madrid de Mourinho (o su primer Chelsea, o el Atlético de Madrid) en los primeros meses de su segunda temporada llegó a ser atractivo hasta cierto punto, para luego dejar algunos bodrios infumables, y el Barcelona (o el Borrussia Dortmund, o el Bayern de Munich) ha llegado varias veces a la perfección de la técnica futbolística, para también dejar partidos más dirigidos al hipnotismo amateur que a la búsqueda del  gol. Con todo esto no se pretende equiparar las propuestas, solo señalar que la crítica siempre parte desde un ideal rara vez asequible. Se puede observar que los antídotos para una y otra propuesta de juego varían mucho en su complejidad y sobre todo en su efectividad. Quizás una observación de la selección española que levantó la Eurocopa en 2008 y la que posteriormente levantó el Mundial en 2010 sea un buen ejemplo para entender distintas propuestas. Martí Perarnau dedicó varios artículos en el año de Sudáfrica hablando del concepto de posesión defensiva, aunque quizá el mejor resumen esté en una declaración que creo corresponde a Iker Casillas: “En 2008 jugábamos. Ahora [en 2010] competimos”.

 

¡Feliz fin de semana!

Stromae – Tous les mêmes

Offtopic: la noticia sin confirmar ayer que afirmaba el fallecimiento de Tito Vilanova, ex-entrenador del FC Barcelona, es FALSA, surgida como bulo y amplificada como tantas otras veces a través de las redes sociales. La única noticia confirmada oficial es su ingreso hospitalario y su estado delicado. Desde Diario AM queremos desearle toda la fuerza y ánimo del mundo para superar esta situación. Ánimo Tito.

BmDji-EIcAADstJ

««« De interés en la web »»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»

  • Marcadores fútbol, marcadores y clasificación en tiempo real de la Liga BBVA, Liga Adelante, Champions League, Europa League y Selecciones.
  • Fútbol sala, marcadores y clasificación de la mano de moebius.
  • Baloncesto ACB, resultados y clasificación de la Liga ACB de la mano de moebius.
  • Baloncesto NBA, resultados, vídeos (pinchando sobre el marcador), clasificación y análisis realizado por Darroa.
  • Crónicas Fórmula 1, toda la información sobre la F1 de la mano de Axier Txo.
  • Clasificaciones y resultados F1, información en tiempo real de los grandes premios y clasificación general por pilotos y constructores.
  • Escuderías y pilotos F1, análisis exhaustivo de las escuderías y pilotos por Axier Txo.
  • Resultados tenis, resultados en tiempo real de los diferentes torneos de Tenis.
  • Balonmano Liga Asobal, resultados y clasificación de la Liga Asobal de la mano de moebius.
  • Liga Fantástica AM, demuestra tus dotes de entrenador en este apasionante concurso organizado por los compañeros Roman y DjDolly.
  • Vídeos, últimos vídeos compartidos en la web.
  • Humor, lo último en humor compartido en la web.

Recordarte que si tienes alguna sugerencia sobre la web o deseas colaborar aportando contenidos tienes el apartado: Sugerencias y Colaboraciones para DiarioAM.

¿Te gusta esta entrada?

24
Aportación Propia
Gimme

"When the seagulls follow the trawler, it is because they think that sardines will be thrown into the sea"

More in Aportación Propia

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

Las notas: noviembre 2018 – Crónica Diario AM 04/12/2018

churchill4 diciembre, 2018

Energúmenos everywhere – Crónica Diario AM 02/12/2018

Ella2 diciembre, 2018

Ni el frío – Crónica Diario AM 25/11/2018

Ella25 noviembre, 2018

Martes con mucho frío – Crónica Diario AM 18/11/2018

Ella18 noviembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM