Aportación Propia

Crónica 09/03/2014 – Lágrimas… por el Capitán

Crónica 09/03/2014 – Lágrimas… por el Capitán
Ella

 

Querid@s Damistas,

Si quieren pasar por aquí hoy para llorar, patalear, quejarse, lamentarse… Se han equivocado de sitio. ¿Por qué? Pues porque Diario AM no es un foro culé, se lo recuerdo. Es un foro para todos los aficionados del fútbol, sean del equipo que sean.

¿Que los culés están tristes? Pues bien, es comprensible.

¿Es cierto que la derrota de ayer ante el Valladolid pone las cosas cuesta arriba para ganar la liga?

Es cierto. También es cierto que una derrota del Barça quiere decir lo mismo que una victoria del Valladolid, una victoria lógica puesto que marcaron un gol más que el contrincante, sin trampa ni cartón.

¿Es cierto que las dos cavernas van a aplicar aquello de “a río revuelto ganancia de pescadores”?

Es cierto, y por eso les recuerdo algo que hace mucho tiempo que no comento: cuantas más visitas a sus páginas web, a sus emisiones de radio, cuantos más ejemplares en papel les compren, peor. Ellos ganan cada vez que les escuchan o leen, reflexionen sobre ello.

¿Es cierto que ayer el Barça no pareció el Barça, y que casi ningún jugador estuvo a la altura?

Es cierto (esta vez vi el partido, por eso me permito opinar).

Pero también hay otras cosas que son ciertas…

Primero, el fútbol no lo es todo, y si no que se lo pregunten a Andrés Iniesta y tantas otras personas que conocen dificultades personales, profesionales o de salud. Desde aquí aprovecho para mandar un abrazo a Andrés y a cualquier otra persona que nos lea y necesite hoy que le den ánimos.

Segundo, cuando las cosas van mal dadas se tiende a buscar un cabeza de turco, y a esta cronista no le gusta nada de nada esta tendencia tan malsana. Leo en Twitter que se están afilando los cuchillos contra el señor Martino, entrenador del Barça, y sin embargo ayer yo no vi a este señor jugar contra el Valladolid… Lo cual me lleva al punto siguiente.

Tercero, ningún jugador es una máquina. Sé que algún culé reaccionario (y no miro a nadie, pero les leo y de verdad que a veces me dan ganas de decirle a alguno de ustedes que hacen exactamente lo mismo que critican a la caverna madridista, y lo digo sin acritud), pues eso, que algún culé reaccionario hoy me va a decir “pero Ella, es que son malísimos, cómo puedes defenderles, mira todos los 804 errores del partido, bla, bla, bla…”. Pues yo no hablo del Barça, ni del partido de ayer, de lo que hablo es de que ningún jugador es una máquina, y que de la misma manera que equipos de poca calidad de vez en cuando se marcan un partidazo contra un grande, lo contrario es cierto también: existe la posibilidad de que un grande tenga un muy mal día y pierda ante un equipo claramente inferior. Pasa en todos los países cada año, y punto.

Cuarto, hay liga. No se rían, no: hay liga. El otro día estaba viendo un partido del PSG con niños (franceses), y se trataba de niños que ya tan pequeños saben mucho de fútbol. Yo no soy aficionada del PSG, no conozco a fondo su plantilla (excepto algunos jugadores como Zlatan, Lugano, Maxwell, Cavani… Ya sé que Lugano se ha ido, no me sean repelentes), pero por edad tengo alguna hora más de vuelo que estos niños con los que estaba viendo el partido. Uno de los niños me dijo: “va a pasar X”, y yo le contesté: “¿estás seguro? Yo creo que va a pasar Y…”. Evidentemente, el niño no me creyó, y al final del partido pasó exactamente lo que yo había anunciado. ¿Soy adivina? ¿Tengo súper poderes? Pues no, pero como llevo viendo fútbol desde mucho antes del nacimiento de mi encantador compañerito del PSG algo sé, he visto muchas cosas ya y me conozco el fútbol un poquitín. Huelga decir que desde entonces el joven aficionado del PSG se cree todo lo que le digo.

Por eso me dirijo a los más jóvenes foreros culés recalcitrantes que estén dudando entre cortarse las venas o hacerse el hara kiri hoy: hay liga. A los menos jóvenes no les digo nada porque saben de lo que hablo. Y no admito discusiones: hay liga.

Quinto, los otros juegan también. Me hace gracia cuando un delantero no marca porque el portero hace una parada. Si uno es del equipo del delantero se pone a jurar en arameo: ¡qué malo eres! ¡Hasta mi abuela hubiese marcado! ¡Cómo puedes fallar ESO! Y a mí me viene un pensamiento a la cabeza  a menudo en estas situaciones: el portero también juega, el otro equipo también tiene derecho a hacer su trabajo. ¿Me siguen?

Esto se lo digo porque hay que aceptar que los otros pueden ganar. De hecho, si cada año ganasen los mismos no sería divertido. Por ello les voy a contar una anécdota que creo que todavía no he compartido con ustedes.

Fue hace casi 20 años. Para los jovenzuelos, en aquella época al Real Madrid le iban muy mal las cosas en el plano económico, tenían un agujero en sus cuentas que incluso podría hacer peligrar la existencia misma del club. El tema estaba día sí y día también en la prensa escrita, ya que internet no existía. Sí, sí, antes nos informábamos a través del papel, qué curioso, eh… El caso es que iba yo un día tan pancha caminando por mi barrio, un fin de semana, pizpiretamente, que es como suelo caminar yo por la calle. De pronto veo un grupúsculo de individuos de sexo masculino que tienen pinta de no estar haciendo nada bueno. Observo más de cerca y me doy cuenta que uno de los chicos está vestido de arriba abajo con el uniforme del Real Madrid (el resto de amigos va de calle). Todo es un poco extraño, hasta que veo que el chico del Real Madrid lleva un cartel colgado donde pone algo así como: “por favor, ayudadme a sanear el agujero del Real Madrid”. El chico estaba yendo por las terrazas de los bares de mi barrio pidiendo dinero para el Real Madrid. Rápidamente me dije para mí: esto es una despedida de soltero, el pobre que se va a casar debe de ser del Barça hasta las trancas y sus amigos han tenido una idea absolutamente genial para gastarle una broma. Me encanta.

En conclusión: si mi equipo gana siempre y el otro nunca, ¿dónde estaría la satisfacción de ganar?

Que sí, que si Guardiola, que si el triplete, que si el sextete, que si Messi es el mejor del mundo… Sé que es muy difícil, sobre todo si uno es de memoria corta, pero el fútbol es así, y un día ganará el Barça, otro el Madrid, y ojo que otro día puede ganar algún otro, que tanto quejarse de una liga de dos… Pues seamos coherentes damas y caballeros: ¿o es que el fútbol sólo mola cuando gana mi equipo? Entonces ¿los aficionados de equipos pequeños son tontos o qué pasa aquí? Hay que tener un poquito de cerebro, eh…

En sexto lugar, y para finalizar: Carles Puyol. Ayer viendo el partido Valladolid-Barça me hice una reflexión en mi cabeza… Lo cual me lleva al tema del que quería hablar hoy yo, pero como desde París oigo los lloros damistas desde ayer por la tarde he tenido que soltarles el discurso que acabo de soltar.

 

 

Walt Whitman, Lincoln y Puyi

Este verano, como les expliqué el pasado agosto, tuve la enorme suerte de viajar a Estados Unidos durante mis vacaciones. Visité varias ciudades, y uno de los lugares más especiales fue el teatro Ford, en Washington DC, que es nada más y nada menos que el lugar donde fue asesinado en 1865 Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos, en presencia de su mujer Mary Todd (figura interesantísima, les recomiendo que se informen sobre ella).

Si me pongo a hablar de Lincoln, Mary Todd y lo que supuso este presidente en la historia de su país estamos aquí tres días, o sea que voy a refrenar mi impulso de charlatana sin remedio. Resumiendo, teniendo en cuenta la importancia de la presidencia de Lincoln (abolición de la esclavitud, fin de la Guerra Civil), y teniendo en cuenta las circunstancias de su muerte (asesinato por parte de un loco racista a favor de la esclavitud, durante una obra de teatro cómica para más inri, el disparo mortal tuvo lugar durante uno de los gags mientras el público reía a carcajada limpia), teniendo en cuenta todo esto, la desaparición de Lincoln supuso uno de los mayores traumas de la historia de este país, trauma que sigue muy vivo 150 años después.

Lincoln 2

Ello provocó que el estupendo poeta estadounidense Walt Whitman (1819-1892) escribiese un poema que la mayoría de ustedes conocen, el famoso “¡Oh capitán! ¡Mi capitán!” (“O Captain! My Captain!”). El otro día Dolly ya les puso este poema, pero no puedo evitar volver a hablar de ello, y disculpen mi falta de originalidad, Dolly el primero. Para ahorrarles tiempo, aquí les dejo el original en inglés, y su traducción en lengua castellana por un tal Francisco Alexander:

O Captain my Captain! our fearful trip is done;
The ship has weather’d every rack, the prize we sought is won;
The port is near, the bells I hear, the people all exulting,
While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring:

But O heart! heart! heart!

O the bleeding drops of red,

Where on the deck my Captain lies,

Fallen cold and dead.

O Captain! my Captain! rise up and hear the bells;
Rise up—for you the flag is flung—for you the bugle trills;
For you bouquets and ribbon’d wreaths—for you the shores a-crowding;
For you they call, the swaying mass, their eager faces turning;

Here Captain! dear father!

This arm beneath your head;

It is some dream that on the deck,

You’ve fallen cold and dead.

My Captain does not answer, his lips are pale and still;
My father does not feel my arm, he has no pulse nor will;
The ship is anchor’d safe and sound, its voyage closed and done;
From fearful trip, the victor ship, comes in with object won;

Exult, O shores, and ring, O bells!

But I, with mournful tread,

Walk the deck my Captain lies,

Fallen cold and dead.

 

 

Traducción:

 

 

¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Nuestro viaje ha terminado;
el buque tuvo que sobrevivir a cada tormenta, ganamos el premio que buscamos;
el puerto está cerca, escucho las campanas, todo el mundo está exultante,
mientras siguen con sus ojos la firme quilla, el barco severo y desafiante:

Pero ¡Oh corazón!¡Corazón!¡Corazón!

oh, las lágrimas se tiñen de rojo,

mi Capitán está sobre la cubierta,

caído muerto y frío.

¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Levántate y escucha las campanas;
levántate, izan la bandera por ti, por ti suenan las cornetas;
por ti ramos y cintas de coronas, por ti se amontonan en las orillas;
Por ti te llama la influyente masa, giran sus rostros impacientes;

¡Aquí Capitán!¡Querido padre!

Este brazo bajo tu cabeza;

Es como un sueño sobre la cubierta,

Has caído muerto y frío.

Mi capitán no responde, sus labios están pálidos e inmóviles;
Mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad;
El barco está anclado sano y salvo, el viaje ha terminado y se ha hecho;
De un viaje temeroso, el barco triunfador, entra con su objetivo realizado;

Exultamos, ¡oh costas y tañidos, oh campanas!

Pero yo, con triste pisada

Camino en cubierta donde está mi Capitán

Caído muerto y frío.

 

Ayer, mientras veía el partido entre el Valladolid y el Barça pensaba en el anuncio de esta semana de Carles Puyol. El otro día DjDolly ya hizo un post extenso sobre el tema, y quedamos que hoy domingo yo volvería a sacar el tema. Puyol no merece menos, como capitán de un gran equipo como es el Barça, y como jugador de la selección española, campeón de la Eurocopa dos veces y campeón del mundo una más (de momento, veremos qué pasa en Brasil este verano).

 

Se pondrá todo el mundo filosófico ahora hablando del Barça, que si gran crisis para unos, que si el Barça nunca fue un grande para otros (si la envidia fuese tiña…), que si la culpa es del Tata, de Fàbregas, de los vómitos de Messi… En fin, yo ayer vi las cosas de una manera diferente. Puyol ha estado en la defensa durante más de 15 años, ejerciendo de capitán, y nadie, ni siquiera la caverna, se ha atrevido jamás a criticarle, lo cual es tan excepcional que habría que estudiarlo.

Sin ser el jugador más técnico del mundo, Puyol no sólo ha sido un defensa central excepcional (que lo ha sido), sino que además ha sabido ejercer de capitán con una dignidad, un aplomo, una educación y un respeto desconocidos en el mundo del fútbol. Y entre otras cosas ha sabido estar presente en el campo, dar victorias a su equipo, en momentos de estrés ha aportado la calma necesaria, jamás se ha rendido, jamás ha dado un balón por perdido, y se ha partido literalmente la cara por su escudo.

 

Puyi ya no está. Cuando jugadores así se retiran algo muere en cada aficionado de fútbol. Puyi es desde hace muchos años mi jugador preferido, no sólo en un plano deportivo sino también como persona, por su saber estar, por su actitud dentro y fuera del campo, por su peinado, y como ya les he dicho más de una vez, por sus abdominales (sí, sí, la carne débil es, incluso la de esta cronista…). Es por él que reivindico a menudo la figura de los defensores y los porteros, porque veo a un futbolista buenísimo en lo que hace y que sin embargo no se lleva las alabanzas que merecería (como tantos otros defensas y porteros).

 

Hacía ya un tiempo que me estaba preparando para un momento inevitable como éste. Pues bien, ese momento ha llegado, oh capitán, mi capitán…  Es tanto lo vivido gracias a ti Carles, que lo único que pido es que entre tanto “entorno” negativo que rodea a tu club en este momento (cuando la situación tampoco es tan mala, eh), al menos a finales de la temporada recibas lo que te mereces, y es un homenaje de los que hacen historia. No sólo no te mereces menos, sino que somos muchísimos aficionados al fútbol (culés o no culés) que te recordaremos para siempre.

Habrá gente que te recordará por tus grandes gestos, como dar el brazalete de capitán a Abidal en Wembley (yo fui una de las 80.000 personas presentes en el estadio), como marcar el gol que metió a España en la final de la Copa del Mundo, como cortar bailes de celebración que consideraste innecesarios… Yo te recordaré de otra manera, con las manos cogidas en la espalda, los brazos pegados al cuerpo, defendiendo sin recibir tarjetas, sin lesionar al contrario, sin hacer manos, sin entradas guarras por detrás, sin insultar… Y siempre con tu melena al aire, porque para algo eres Puyi y te lo puedes permitir.

 

Oh capitán, mi capitán, olvidaré muchas cosas durante los años que Dios decida que puedo pasar en la Tierra, pero a ti no te olvidaré. Gràcies Puyi!

 

Puyi 2

 

 

Ella/ Diario AM
Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

¿Te gusta esta entrada?

32
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Copa Asiática: Catar campeón – Crónica Diario AM 01/02/2019

churchill1 febrero, 2019

Copa Asiática 2019: Japón – Catar – Crónica Diario AM 31/01/2019

churchill31 enero, 2019

La política y el deporte – Crónica Diario AM 23/01/2019

DjDolly23 enero, 2019

Los grandes pecados del periodismo deportivo – Crónica Diario AM 20/01/2019

DjDolly20 enero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM