Aportación Propia

Crónica Diario AM 03/03/2014 – Envileciendo el amor

Crónica Diario AM 03/03/2014 – Envileciendo el amor
Anz

Comentaba ayer con un conocido, alguien al que estimo sin siquiera haber tenido la oportunidad de estrecharle la mano alguna vez, lo dificultoso que se hacía hoy en día disfrutar de algo que te apasiona tanto como es el futbol.

Debe de ser por el largo proceso de descomposición que sin llegar a darnos cuenta real se ha producido pero cuesta creer ahora que hubo un tiempo en que todo esto se vivía de una forma distinta.

Si enumero parte de mis recuerdos asociados al balompié seguramente más de uno sienta una sensación compartida, podríamos decir que todos somos partes independientes de una misma memoria colectiva, algo con lo que nos identificamos y nos reconocemos entre nosotros.

Cada uno ha visto y vivido lo mismo, ha experimentado la alegría de marcar un gol y descubierto el amargo sabor de una derrota. Los mismos grandes momentos han transcurrido ante sus ojos siendo indiferente del equipo que seas. Cuando te sientas a hablar de futbol con alguien no pierdes el tiempo en contar lo que significa para ti o la forma en la que lo sientes porque sabes exactamente que el otro piensa de igual forma.

Los tiempos de la radio en el coche, el bar de siempre con tus amigos y unas cervezas, aquellos partidos a la salida del colegio, Sin importar el tiempo, el mundo se detenía y no había nada más que una pelota, cerrabas los ojos en un breve pestañeo de felicidad y al abrirlos habían transcurrido horas que jamás habrás de olvidar.

Tan solo necesitas abrir ese ajado baúl y ellos seguirán ahí, tus viejos recuerdos de futbol. Serán como esas pipas saladas que devorabas en el granito del estadio, empezaras por el primero y no podrás parar, a cada uno le vendrá asociado varios más hasta enraizarlo todo en un tremendo árbol cuyos frutos son instantes felices de lo fue tu existencia.

Eso nos pertenece y ya no te lo pueden quitar, esa es la suerte que corrimos, la de haber conseguido enamorarnos de algo que era puro y que para regocijo de todos se podía repartir entre todos. Quiero pensar que ahora es igual para las nuevas generaciones pero algo me dice que es un pensamiento demasiado optimista ya.

El juego sigue siendo el mismo, consiste en los mismos pocos principios que lo crearon pero todo lo que gira a su alrededor se ha envilecido de tal forma que ha estrangulado la pureza que poseía. Demasiados intereses egoístas y codiciosos lo sobrevuelan como buitres sedientos, un cáncer inoculado que hace imposible abstraerse en aquel pestañeo de felicidad.

Si a cada lance del juego se lo cuestiona y se generan conspiraciones, si a cada decisión del silbato se le adjudica una prevaricación sin presunción de inocencia, si a cada error humano se le condena a la pena capital y se reparten jubilaciones anticipadas, si a cada comentario del locutor se le sitúa en los mundos de Orwell, entonces estés o no cargado de razón solo puede significar una cosa y es que la enfermedad esta tan extendida que este paciente nuestro que es el deporte rey se encuentra en una fase terminal sin visos ni esperanzas de recuperación.

Los individuos ante un régimen corrupto acaban corrompiéndose por naturaleza y aunque se pretenda aislarse de todo, el virus que se ha esparcido acaba afectando e infectando esa colonia colectiva de pensamiento. Lo que servía como virtud anteriormente juega ahora en contra pues un sentimiento contaminado es compartido con el resto y cual manzana podrida acaba destruyendo el cesto completo.

El resultado es evidente y cada dia que pasa se hace más difícil volver, lo normal es que tienda a empeorar y que se alcancen cotas de surrealismo históricas. Desde ese punto nunca debemos esperar que aquello que origino el problema sea capaz de resolverlo y nos toca a nosotros contrarrestarlo, saliendo de cada uno de nosotros la voluntad de cambiar las cosas.

Lo contrario será más de lo mismo. Y las quejas y los llantos que ahora se escuchan no tendrán ninguna justificación detrás pues esa es la excusa de los débiles, la de los que pudiendo hacer algo solo se dedican a soltar rabia y frustración.

Hay gente como yo que siente que ha perdido la ilusión que antaño le animaba a regocijarse con este deporte, que sentía como el mundo se paraba por unas horas, en verdad no es más que hastío, y ese tedio no puede borrar de un plumazo ciertas cosas que aun residen dentro, en un ajado baúl inalcanzable para todos menos para nosotros mismos. Solo tenemos que abrirlo de vez en cuando para recordar.

Anz / Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

46
Aportación Propia
Anz

More in Aportación Propia

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Copa Asiática: Catar campeón – Crónica Diario AM 01/02/2019

churchill1 febrero, 2019

Copa Asiática 2019: Japón – Catar – Crónica Diario AM 31/01/2019

churchill31 enero, 2019

La política y el deporte – Crónica Diario AM 23/01/2019

DjDolly23 enero, 2019

Los grandes pecados del periodismo deportivo – Crónica Diario AM 20/01/2019

DjDolly20 enero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM