Aportación Propia

Crónica 02/03/2014 – El can y el cerbero

Crónica 02/03/2014 – El can y el cerbero
Ella

Querid@s Damistas,

 

El otro día tuvo lugar el sorteo de la fase de grupos de la Eurocopa 2016, que se jugará en las Galias, país en el que resido, como muchos de ustedes ya saben. El resultado fue el siguiente:

 

 euro-2016

 

Hoy no es el día para hacer un sesudo análisis del resultado del sorteo, aunque ya les avanzo que el Alemania-Gibraltar lo ganarán los del norte… No, si saco el tema hoy, en el Día de las Abuelas en Francia, es por un detalle interesante del sorteo de la Eurocopa, y es que fue realizado exclusivamente por porteros, una iniciativa aparentemente de Monsieur Platini para intentar compensar un silencio que dura ya demasiadas décadas.

 

Cuando me incorporé a la aventura de Anti-Marca allá por octubre de 2011, una de las cosas que me propuse es hablar un día de un tema futbolístico que desde pequeñita me indigna profundamente, y es el poco valor que se otorga al trabajo de los porteros, y lo mal que son tratados por el público en general.

 

No se preocupen, que más tarde daremos estopa a Marca y sus portadas con la palabra “líder” tatuada por todas partes, y más en un día con derbi madrileño. Pero eso será unos párrafos más abajo, porque el tema principal de hoy será un tema al que desearía que le dedicasen la atención necesaria: el portero de un equipo de fútbol.

 

Historia de una portería

 

portero, ra.

(Del lat. portarĭus).

5. m. y f. Jugador que en algunos deportes defiende la portería de su bando.

 

cancerbero, ra.

(De can1 y Cerbero, perro de tres cabezas que guardaba la puerta de los infiernos).

1. m. y f. coloq. Portero o guarda severo o de bruscos modales.

2. m. Dep. portero (‖ jugador que defiende la portería).

 

Siempre va bien comenzar una aventura visitando a la Real Academia Española, que últimamente les veo muy poco atentos al tema de la ortografía, y me están dando ganas de cambiar mi vieja obsesión del “echar sin h” por una nueva que distinga correctamente entre “a ver” y “haber”, y no miro a nadie pero podría dar nombres, ejem, ejem.

 

Los periodistas tienen una cierta querencia por utilizar siempre las mismas coletillas, porque queda “hipster” (atención, que si hay algún hipster por aquí lo baneo en menos del tiempo del que va a tardar Diego Costa en autoexpulsarse hoy). Por darles un ejemplo, fíjense la próxima vez que miren un informativo televisivo que hace una conexión en directo. La cosa suele ir así:

Periodista en el estudio – Conectamos en directo con Pepito de Tal, que se encuentra en el lugar de los hechos. Pepito, ¿la policía ya ha acordonado la zona?

Pepito de Tal, que se encuentra en el lugar de los hechos – Así es, Fulanita de Cual, la policía ya ha acordonado la zona, impidiendo a Tomás Roncero acercarse a su cuenta de Twitter, so pena de ser acusado de terrorismo deportivo. O de terrorismo simplemente, aún no lo tienen muy claro.

En este caso, la coletilla es el infame “así es”, expresión utilizada hasta provocar arcadas en todos los informativos de todas las cadenas, en todas las conexiones en directo. Algo parecido pasa con las expresiones “rabiosa actualidad” (pobre actualidad, que nadie la vacuna),  “estar en el candelero” (o en el candelabro, depende de quién lo diga, y los que no son ya tan jóvenes saben de lo que hablo), y tantas otras… En el caso de los porteros, el tema de este domingo casi primaveral, la coletilla divertida de los periodistas que se las dan de cultos (y cuanto más se las dan de cultos, PEOR), es lo de “cancerbero”. Personalmente, es una palabra que me encanta, pero como tantas palabras hay que saber utilizarla en el momento adecuado.

 

Una cosa que hace que le palabra me guste aún más es el haber descubierto el origen clásico, es decir, el hecho que venga del perro de tres cabezas que guardaba la residencia de Roncero.

 

Presiento que hoy estoy en forma, esto promete.

 

Este preámbulo larguísimo sirve para introducir la primera idea importante de hoy: para ser portero hay que ser especial. No hablo de los talentos futbolísticos en sí, ya que cada puesto necesita de características diferentes, aunque de vez en cuando hay jugadores que le hacen replantearse a uno ciertas creencias (como Zlatan, que con 2 metros demuestra que uno puede ser larguirucho y un delantero superlativo sin problema). Lo que hablo es de personalidad: el portero no es nunca una persona cualquiera. Al ser mujer no he vivido esos partidos de fútbol de patio de colegio que muchos de ustedes conocen tan bien, pero tengo entendido que ponerse de portero era un poco un castigo, es para el niño con posibles problemas de peso, o el niño patoso, o el niño que no puede correr… Y casi nunca hay voluntarios para el puesto.

 

Entonces tenemos que, ya de entrada, ser portero es un castigo la mayoría de las veces. Seguidamente, el portero se encuentra separado del grupo en los entrenamientos, ya que los ejercicios de preparación son de una naturaleza totalmente distinta, además del hecho que gran parte de ese entrenamiento ha de ser mental. ¿Cómo se prepara uno para que sus intervenciones sean constantemente en situaciones de peligro? Nadie piensa en ello me parece a mí: el portero pasa la pelota a sus compañeros, y hasta que el equipo contrario ataca no la vuelve a ver. Pero entonces, ¡aaaah entonces!, ahí (no “hay”, no “ay”, sino “ahí”) es cuando el guardián de los infiernos tiene que prepararse mentalmente para recibir el ataque del delantero, a ver galopar con la pelota en los pies a los Messi, Cavani, Ribéry, Luis Suárez, Balotelli, Lewandowski… Imagínense que son un portero y ven acercarse pizpiretamente a uno de estos tíos hacia su amada portería, mientras sus defensores se dedican a recoger florecillas del campo en vez de pararlos, y ahora díganme si no les recorre un sudor frío por la espalda…

 

Definitivamente, los porteros están hechos de una pasta especial.

 

Entonces, como los decía, en primer lugar ser portero es, ya de entrada, un castigo. Seguidamente, por motivos obvios se entrena separado del grupo, por lo que no es un jugador “normal”, no es un “jugador de equipo” como el resto. Y finalmente, lo que yo considero peor de todo, el portero sólo es recordado para mentar a su santa madre, que no tiene culpa de nada si Luis Suárez se acercó pizpiretamente a la amada portería de su hijo y le metió un golazo.

 

Aquí es donde quería llegar yo. Un portero puede ser excelente, léanme bien, EXCELENTE, pero se equivoca UNA vez en 90 minutos y ya estamos todos poniéndole en el mercado, diciendo que es más malo que hecho de encargo, que no sirve para nada, que patatí y patatá. Es lo que me indigna, y lo que me lleva a escribir estas líneas hoy. He visto partidos donde los porteros han encajado goles imposibles de parar y gente gritando delante de la tele: “pero qué malo eres”, cuando estaba claro que aquello no lo paraba nadie, cuando antes de llegar al portero la pelota no ha sido interceptada por los defensas (otra posición que algún día será analizada por esta servidora, que para algo mis jugadores preferidos suelen ser defensas), y antes de llegar a los defensas muy probablemente alguien ha perdido la pelota en el medio del campo o la delantera.

 

Pero la culpa es del portero, ¿verdad? Ese jugador que ve galopar pizpiretamente a Luis Suárez con la pelotita y que no duda, que se planta ante su amada portería, pensando en su santa madre y cómo puede ser insultada en los próximos segundos, y que decide en un instante si sacar la mano, o la pierna, o si hace penalti, o si deja pasar a Suárez por si no la mete (lo que comúnmente se llama “hacer un Salinas”), o si se pone a rezar el rosario por si ocurre un milagro y la tierra se le traga antes del gol…

 

Huelga decir que hay porteros que son simple  y llanamente malos, pero no tantos… Y desde aquí les pido que dejen a Dolly seguir metiéndose con Iraizoz, porque si no el vasco acumula bilis y se nos muere. Quizás Iraizoz es de los malos malos, ahí no entro (“ahí”, no “hay” ni “ay”), pero no todos son malos, y sin embargo casi ninguno se lleva la gloria. Lo cual me lleva sin más recovecos a la segunda parte de esta extensa crónica dominguera.

 

La importancia de llamarse Lev

En enero pasado se concedió el último Balón de Oro, que acabó en las manos del portugués Cristiano Ronaldo. Como cada año, personalmente me entristece ver como los finalistas siempre son delanteros, a veces mediocampistas, pero rara vez hay algún defensor, y nunca un portero. Como ya saben ustedes, el soviético Lev Yashin es el único portero de la Historia que ha ganado el Balón de Oro, allá por 1963. También se llevó los galardones a mejor portero del siglo XX por parte de la IFFHS y de la FIFA, antes de fallecer en 1990 a los 60 años. Y sin embargo, a pesar de ser el mejor no significa que fuese el único portero excelente…

 

Esto de los porteros crea a veces una tradición nacional. Esta última semana he sacado el tema en alguna de mis tertulias parisinas con gente a la que le gusta mucho el fútbol, y he recibido algunos de los comentarios que estoy poniendo por escrito ahora mismo. Por ejemplo, Yashin tuvo un heredero soviético, Rinat Dasáyev, conocido por la afición sevillista. O también tenemos en Alemania a Sepp Maier, ancestro de Oliver Kahn, más conocido por las generaciones actuales. El tal Maier fue la primera víctima internacional de Panenka, por ejemplo. Me explico.

 

Antonín Panenka fue un futbolista checoslovaco, cuando Checoslovaquia existía aún como país. En la final de la Eurocopa 1976 se enfrentan Checoslovaquia y Alemania Federal (porque queridos jóvenes internautas, antes había dos Alemanias…). El escenario es el clásico: empate, prórroga, sigue el empate y hay que tirar los penaltis.

Llega el penalti decisivo.

De un lado Sepp Maier, el legendario portero del Bayern de Múnich. Del otro, el checoslovaco Panenka, que según me dicen en su liga se dedicaba a tirar los penaltis en el centro de la portería a menudo. Pero ¡ay! (no “hay”, ni “ahí”), estamos en los años 70, esa época donde no hay internet (sí jovenzuelos, algunos aún nos acordamos de lo que era la vida sin ciberespacio), donde la tele es en blanco y negro, donde sólo hay uno o dos canales de televisión, y claro, ¿quién iba a saber cómo tiraba los penaltis un tío checoslovaco en un país perdido en el centro de Europa? Panenka tira, marca y el resto ya se lo imaginan. Aquí tienen el vídeo:

Como les decía antes, a saber cuántas maldiciones se llevó la señora Maier, y durante cuánto tiempo…

 

Tenemos muchos porteros legendarios, apenas nombrados entre los periodistas, y aún menos recordados en este blog nuestro, ejem, ejem. Qué me dicen del italiano Dino Zoff, campeón del mundo en 1982, ese mundial que se jugó en España. Si saco el nombre de Zoff a colación (otra expresión hipster, “sacar a colación”, luego me autobaneo, no se preocupen), es porque este portero fue campeón del mundo a la joven edad de 40 años. No me he equivocado de tecla, he escrito “cuarenta años”, no treinta, ni veinte… Evidentemente, Buffon es un más que digno heredero de Zoff, y el Balón de Oro robado por Cannavaro tendría que haber sido para él. Ahí lo dejo por escrito. Ni “hay”, ni “ay”, sino “ahí”.

 

Otros porteros inolvidables lo son por su “técnica fantasía”. Cómo no nombrar al colombiano René Higuita, y  su patada escorpión:

 

 

Higuita entra en la categoría de « porteros goleadores », esos porteros que deciden que la gloria también les pertenece y que van a subir a atacar, o a tirar faltas, o penaltis… El portero más goleador de la Historia es el brasileño Rogério Ceni, que lleva 111 ó 112 goles marcados (la cantidad exacta depende de la fuente consultada).

 

Hemos hablado ya de las generaciones de porteros según el país, con las tradiciones soviética, italiana y alemana. He encontrado estos días algunas personas que me han dicho que ocurre también el fenómeno contrario, y es que grandes equipos no han ganado mundiales por faltarles precisamente un portero de gran talento (me nombran la selección brasileña de 1982 y 1986, o los Países Bajos de los años 70). Pero si me quedo con alguien para acabar este tema es con un portero sudafricano llamado Bruce Grobelaar.

 

Nos encontramos en la final de la Copa de Europa. Es 1984 y el partido acaba en 1-1. De un lado está el Liverpool, del otro la Roma. Grobelaar, portero de los Reds, tiene que parar el penalti que va a ejecutar Bruno Conti para la Roma. Recuerden todo lo que les he dicho: el portero es ese tío especial, a parte, que nadie valora, del que todo el mundo espera su error para poder criticarlo… ¿Qué hace Grobelaar? El tonto, literalmente. Para desestabilizar a Conti se pone a hacer el burro, ¿y saben qué? Que Conti tira la pelota fuera.

 

Llega el turno de lanzar para Graziani, y Grobelaar, decidido a darlo todo, simula estar borracho al dirigirse a la portería. ¿Quieren saber qué pasó?:

 

 

Liverpool gana la Copa de Europa. Y ahí sí, ¿eh? Ahí los porteros son geniales… Y de paso Grobelaar se convirtió en el primer jugador africano en ganar el trofeo.

 

Ahí se lo dejo, para que reflexionen la próxima vez que insulten a su portero.

 

Caverna internacional

Ustedes conocen bien al impresentable de Fred Hermel, ese pseudo periodistilla francés que se dedica a lanzar exabruptos en España. El caso es que el tal Hermel también habla en Francia, como “experto del fútbol español”. Ya sabemos cuáles son los colores de Hermel, pero cuando está en Francia se modera un poco respecto a su madridismo masturbador, aunque ya he oído más de una vez a sus colegas franceses burlarse de él: “venga Fred, no vayas de neutro que tu equipo es el Madrid”.

 

El caso es que el otro día llegó a mis maltrechos ojos un “artículo” en el que Hermel dice que el PSG es el enemigo del Barça. El artículo (en francés) lo encontrarán aquí. El tipo dice  que en España hay dos actitudes: el Barça detesta al PSG (¿?), y el Real Madrid es más pragmático. ¿Cómo y por qué? Pues ni idea, pero el caso es que no tengo ni idea en qué se basa este individuo para decir tanta tontería junta, y me pregunto si a él le pasaba lo mismo que a Roncero en el patio del colegio, y es que un niño del Barça le pegaba y se ha quedado traumatizado des entonces…

 

Caverna nacional

 

Finalmente, acabamos con la portada de hoy de Marca. A mí me disculparán, pero es que me gusta el periodismo serio, y la portada de hoy no me lo parece:

 

 

Al menos nos ahorramos la tontería del momento, lo de la BBC… Y bueno, como dicen en Uruguay, qué quieren. Tenemos líder, tenemos una media liga ganada, tenemos un Ancelotti que dentro de nada será el mejor entrenador del mundo, tenemos un Arbeloa mundialista, tenemos puya a Martino (suerte que sólo ha perdido un partido, pobre hombre), tenemos… Tenemos ganas de acabar este post.

 

Pase lo que pase hoy a partir de las 17h, seguirá habiendo liga, ténganlo claro. Por otra parte, les apuesto un guisante a que el partido no acaba 11 contra 11… Y a aficionados de uno y otro bando les pido condescendencia con ambos porteros. Es lo mínimo después de la perorata que les he soltado…

 

En cuanto a los seguidores del Maligno, les invito a conservar la calma también y a ser justos y ecuánimes, pase lo que pase. Que no tenga yo que pasar más tarde a repartir collejas, eh…

 

Fundido y negro

 

Esta próxima madrugada se entregarán los Oscars de Hollywood. Este año he podido ver muchas de las películas nominadas, y mi preferida es “Gravity”. Otras dos películas que me han llegado al corazón han sido “12 Years A Slave” y “Dallas Buyers Club”. Hay nivel este año. Y ya que Marca se permite faltarle el respeto a una pedazo de banda como AC/DC, hoy acabaremos con otra pedazo de banda. Cada loco con su tema.

 

Feliz domingo, y nada de insultos: estaremos vigilando…

 

 

Ella / Diario AM

Twitter: @EllaDiarioAM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta esta entrada?

37
Aportación Propia
Ella

Desvariando semanalmente desde París (Francia). Y "echar" va sin h. Todo empezó en octubre de 2009, justo antes de mudarme a vivir a París. El hermano pequeño de mi mejor amiga me dijo "tienes que visitar un blog muy divertido…". Y aquí estamos unos años después, de administradora y dominadora del mundo, contando cada domingo batallitas varias ("yo he venido aquí a hablar de mi libro", que decía aquél). Aviso para navegantes: mis posts se han de leer con el sentido del sarcasmo incorporado si se quiere disfrutar de la experiencia completa. Y el deporte femenino existe.

More in Aportación Propia

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Copa Asiática: Catar campeón – Crónica Diario AM 01/02/2019

churchill1 febrero, 2019

Copa Asiática 2019: Japón – Catar – Crónica Diario AM 31/01/2019

churchill31 enero, 2019

La política y el deporte – Crónica Diario AM 23/01/2019

DjDolly23 enero, 2019

Los grandes pecados del periodismo deportivo – Crónica Diario AM 20/01/2019

DjDolly20 enero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM