Aportación Propia

Crónica Diario AM 25/02/2014 – Estigmas extranjeros

Crónica Diario AM 25/02/2014 – Estigmas extranjeros

“Los unitarios que sueñan con la unidad impuesta de la fuerza hablan de raza española. Es no saber lo que se dice, tantas son las razas que han buscado el calor del sol de España.”

Miguel de Unamuno.

España lleva 500 años siendo racista (por no decir que llevamos siéndolo desde el 711, por poner una fecha, así, al azar), el hecho de haber nacido en otra parte o tener una adscripción religiosa o cultural diferente al estándar conlleva siempre un estigma por parte del pueblo y  una persecución de las autoridades que guardan con celo las normas morales que deben regir a las Españas.

200px-Goya9

Por haber nacido en otra parte. Goya, 1808-1814

La expulsión de los judíos en 1492, las disposiciones de los Reyes Católicos sobre los gitanos (o las detenciones masivas de los mismos durante el Reinado de Fernando VII siglos más tarde), el trato a los pueblos americanos y subsaharianos convertidos en mano de obra esclava o sin ir más lejos echémosle un ojo a lo que pasa en nuestra sociedad actualmente, donde “sudaca”, “gitano” “moro” o “negro de mierda” son frases que a todos nos suenan.

En el fondo, tampoco hay que irse tan lejos en el tiempo, ¿verdad?

No hace mucho aparecía una noticia en nuestros panfletos (tanto los deportivos como los generalistas) que a pesar de su aparentemente jocoso redactado me dio que pensar.

noticia

La Vanguardia. 17/02/2014

Si las comparaciones son odiosas hay algunas que directamente provocan arcadas.

Partiendo de la base de que emigrar de tu casa, de tu lugar de nacimiento, normalmente es debido a la búsqueda de “algo mejor” (y no siempre de manera voluntaria) surje la pregunta:

¿Qué hace diferentes a ciertos inmigrantes?

La respuesta es nada.

Es por eso me repugna el tratamiento mediático de según que cosas referentes a estos trabajadores extranjeros especializados en darle patadas a un pellejo de cerdo hinchado… Siempre ensalzados o demonizados según el panfleto que se lea.

Untitled-4

ABC. 31/01/2013

Tengan por seguro que las declaraciones anteriores habrían caído en saco roto y en el olvido más profundo si en lugar de Dani Alves las hubiera dicho Ahmed, el que me sirve los kebabs en el restaurante de la esquina (tremendos kebabs, por cierto).

Allá donde van nuestros astros del balón son objeto de un seguimiento exagerado de todo lo que dicen, hacen o dejan de hacer. Sin embargo el drama de frontera pasa a diario desapercibido a la hora del telediario, inmunes ya al drama que originalmente empuja a muchas personas a dejarlo todo atrás.

Cada cierto tiempo leo sobre los abucheos o gritos simulando a los simios que algunos jugadores han recibido en diversos campos de fútbol (y aquí no se salva ni Dios). Sin embargo no leo noticias sobre el menosprecio que muchas personas reciben por el único motivo de intentar ganarse el pan de manera legal en nuestro país siendo de un lugar de procedencia diferente.

A todos nos suenan noticias sobre ciertos astros de más allá de los Pirineos (o de Ultramar) participando en cualquier acto que supone un beneficio para la comunidad, benéficos principalmente, pero carecemos de noticias sobre los cientos de extranjeros residentes en España que no sólo colaboran con su vecindario sino que cumplen con todas y cada una de sus obligaciones, máxime cuando hay muchos que, dándoselas de “defensores de la patria” son los primeros en esconder el bulto (Ah, claro, debe ser la tan cacareada “picaresca española”, que no es sino “timador de los cojones” pero puesto en bonito).

Que un jugador como Diego Costa, oficialmente español con la ley en la mano, reciba todo tipo de insultos y haya una campaña para que no vaya a la selección española (a la que tiene derecho como cualquier deportista de dicha nacionalidad) es polémico, cierto, pero no menos que alguien que reciba un “no” a una oferta de trabajo por el hecho de que en su DNI, tarjeta de residencia o pasaporte ponga nacido en [pongan ustedes el lugar que les venga en gana].

¿O es que el hecho de haber nacido en uno y otro lugar importa a la hora de hacer un trabajo bien hecho? Yo creo que no.

Es esta diferencia de criterio lo que me resulta indignante. En todas partes hay clases, está claro pero esto sólo demuestra una cosa, el racismo es algo que se usa como arma arrojadiza cuando conviene.

Y en el mundo del deporte tenemos buena muestra de ello, máxime cuando las nacionalizaciones “exprés” no son precisamente nada extraño, Johann “Juanito” (hasta que fue pillado dopándose) Muehlegg, Lamdassem, o cualquier otro deportista que aseguraba un rendimiento notable han visto sus procesos de nacionalización (y regularización) transcurrir a una velocidad supersónica, mientras que otras personas, personas corrientes, como tú o como yo, ven languidecer sus procesos de nacionalización con estúpidos exámenes de nacionalidad donde la Constitución Española del 78 se usa como vil excusa para justificar un “no”. (Aquí y ahora les reto a responder a un exámen de nacionalidad… tranquilos, sé que muchos suspenderíamos y no por ello se nos negaría nuestra “españolidad”, aunque haya gente que así lo prefiriera).

Queda claro pues que sí, que somos racistas, cuando interesa, y con quien interesa, por desgracia hay muchas personas que ni siquiera van a tener la oportunidad de ser noticia, salvo por su muerte.

Recordad, se puede ser racista (como cualquier elección en la vida), pero no olvidéis que todos somos inmigrantes o hijos de inmigrantes (o potenciales inmigrantes). Ser racista en este caso,  y en cualquier otro, es completamente estúpido y dice mucho de nuestra catadura moral.

Vaya hoy a ellos, los inmigrantes, mi más sincero homenaje, porque ellos hacen de la supervivencia un ejemplo de superación que me río yo de muchos deportistas y siempre tendré la opinión de que todos sumamos, vengamos de donde vengamos.

Y para mi querida caverna, un rapapolvo, por dejarse llevar por el sensacionalismo y no por el profesionalismo. (aunque eso es algo que ya sabíamos ¿no?)

¡Salud y cervezas!

Aportación Propia

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Aportación Propia

Radiopatio – Crónica Diario AM 08/11/2018

ColaboradoresDAM8 noviembre, 2018

Indignidad – Crónica Diario AM 04/11/2018

Ella4 noviembre, 2018

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018

Ella28 octubre, 2018

La envidia es un monstruo – Crónica Diario AM 21/10/2018

Ella21 octubre, 2018

Calorcito – Crónica Diario AM 14/10/2018

Ella14 octubre, 2018

Las notas: agosto – septiembre 2018 – Crónica Diario AM 10/10/2018

churchill10 octubre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM