Aportación Propia

Crónica Diario AM 21/02/2014 – Mal de muchos

Crónica Diario AM 21/02/2014 – Mal de muchos
Gimme

Jonathan Swift escribió una vez, en una de esas sentencias certeras que pocos se atreven ya a componer, y  que más tarde le serviría a John Kennedy Toole para titular su obra maestra, que cuando aparece un gran genio en el mundo se le puede reconocer fácilmente por una señal: todos los necios se conjuran contra él.

El mundo  actual es un lugar bastante más extraño y grande de lo que incluso un hombre tan imaginativo como el autor de Los viajes de Gulliver llegaría jamás a soñar. En el caso de la prensa deportiva española, el  satírico irlandés podría haber vertidos ríos de tinta al respecto sin desfallecer antes del quinto tomo de despropósitos, conjuras y realidades alternativas.

Pese a lo clarificadoras que resultan las palabras del autor, la cita solo sirve para apuntar hacia la motivación ulterior de los necios: puro y simple miedo. Un miedo que no solo se refleja en la portada del diario Marca de hoy, sino que puede observarse desde prácticamente el inicio de la temporada futbolística. Pero basta observar los últimos movimientos para adivinar la piel de gallina, la cobardía indigna que parece intrínseca a cierta forma de seleccionar la realidad, de atacar sin señales de peligro.

Tras las primeras gestiones y noticias del tema Neymar (que llegaría a su culmen con la dimisión de Sandro Rosell), la conjura desapareció súbitamente. Quizá los sondeos mostraban un grado de hastío respecto a la polémica que ni siquiera el marquista más acérrimo estaba dispuesto a soportar. Quizá consideraron que el daño ya estaba hecho y el proceso judicial en marcha. Quizá tuvieran que ver un par de tropiezos culés y otros tantos atléticos, que permitieron que la lucha por el trofeo de Liga se haya puesto como mínimo, más interesante que en los últimos cinco años.

SMarcaIBasta que se acerque el tramo final de la temporada y las eliminatorias más serias para que la realidad paralela vuelva. En realidad el plan de contingencia es de lo más simple. ¿El Barcelona vence a domicilio al Manchester City de forma clara y les deja prácticamente sentenciados para la vuelta? El fantasma del padre de Neymar, las cláusulas y la Santísima Trinidad vuelven a las rotativas a la velocidad de la luz. No solo de polémica arbitral ficticia vive el hombre. La victoria del Atlético de Madrid en San Siro sirve para cubrir un rato, pero no se pierde de vista el objetivo primordial: la desestabilización por tierra, mar y prensa.

Uno a veces se pregunta si tanto esfuerzo, inventiva y bilis no podrían servir a fin que no esté completamente denostado por los pobres resultados que hasta ahora ha dado. Desde Inda hasta el día de hoy, ¿ha servido la propaganda, los mundos paralelos y la degradación para algo más que un triste consuelo que para más inri, es en su mayoría una enorme ficción?

Más bien no. Lo que la realidad nos muestra es un aumento proporcional de aficionados medios al club azulgrana, la admiración por su juego a nivel mundial, y como contraparte el hundimiento y rencor hacia el club que creen ayudar, y en el proceso solo ayudan a minar su credibilidad día a día. El arsenal entero por la culata.

La insistencia en estas bazofias, estas mentiras, son síntomas de algo más alarmante que la negación de la realidad en sí: hablamos de la creación de un complejo. Un complejo reflejado desde tantos frentes que incluso parece una reacción natural, y no un miedo grasiento, digno de cobardes, oportunistas, trapaceros y en definitiva; de seguidores con la panza llena, pero no de creyentes con el plato vacío.

A ellos, a los cobardes, les dedico mis últimas líneas de hoy, aún siendo consciente de que la responsabilidad última tiene nombre y apellido. Porque llegado a cierto punto, parecen creer y disfrutar de lo que hacen, y eso es poco menos que repugnante. Dicen ser madridistas. Normalmente diría que nadie tiene derecho a juzgar el grado de adhesión de un seguidor, ni de clasificarlo desde una posición de aficionado superior. Pero dado que ya parecen autodenominarse y creerse por encima sin la ayuda de nadie, me tomaré la libertad: son ustedes penosos. Penosos y malacostumbrados. No son aficionados, no son seguidores, ni siquiera son afines. Son proxenetas de su propio equipo, con todas sus consecuencias, y para más vergüenza además responden a un proxeneta superior. El problema es lo que lo disfrutan, sin darse cuenta de que en el proceso están destruyendo pieza a pieza lo que creen defender. Al final, todo lo que queda es miedo, cobardía, y unos cuantos necios. Primero no supieron ganar. Luego no supieron perder. Y visto lo visto, ahora tampoco saben dejar ganar, aún cuando no pierden.

¡Feliz fin de semana, damistas!

Breathless – Nick Cave & The Bad Seeds

Gimme_a_fix/Diario AM

¿Te gusta esta entrada?

2
Aportación Propia
Gimme

"When the seagulls follow the trawler, it is because they think that sardines will be thrown into the sea"

More in Aportación Propia

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

Las notas: noviembre 2018 – Crónica Diario AM 04/12/2018

churchill4 diciembre, 2018

Energúmenos everywhere – Crónica Diario AM 02/12/2018

Ella2 diciembre, 2018

Ni el frío – Crónica Diario AM 25/11/2018

Ella25 noviembre, 2018

Martes con mucho frío – Crónica Diario AM 18/11/2018

Ella18 noviembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM