Aportación Propia

Crónica 04/02/2014 – Murallas de papel impreso

Crónica 04/02/2014 – Murallas de papel impreso

“El último muro”

Así comienza MARCA su supuesta sesión de masaje al yerno de España, Iker Casillas.

Pero los que acostumbramos a leer más allá de la grandilocuente foto de portada vemos otro muro, uno hecho a base de tinta, papel impreso y unas dosis considerables de bilis, intereses e inquina.

No es el último, sino uno más en la larga lista de obstáculos que se interpone entre la aplicación teórica del reglamento y su aplicación real.

A pocos les importa el duelo Diego Costa – Iker Casillas cuando la maquinaria propagandística merengue está empeñada en lanzar el mensaje de que Cristiano DEBE quedar impune por su agresión en el pasado Athletic – Real Madrid de Liga.

Los motivos esgrimidos son absolutamente de risa y vendrían a ser que no importa tanto la falta (con innumerables pruebas documentales) como los fallos en el informe de la misma.

Vamos, un reconocimiento de facto de que la agresión (en grado X en el que no voy a entrar) existe.

Decían muchos por aquí, al finalizar el partido contra el Athletic que el teléfono de Sánchez Arminio iba a echar humo… y posiblemente estén en lo cierto… o no. No lo sé y como no tengo pruebas de que así sea prefiero pensar que no será así. Vamos lo que debería hacer cualquier periodista que se jacte de ello, escribir de lo que sabe, no de lo que supone, imagina o desea. (También debo decir que el hecho confirmado de que haya jugadores del Real Madrid que tengan su número de teléfono da que pensar…)

En todo caso la prensa ya tiene munición nuevamente. Otra conspiración para que su excelso equipo no venza por motivos cada vez más ajenos al fútbol obviando que, futbolísticamente, ofrecen menos flexibilidad táctica que un futbolín.

Ya no es que Simeone les haya ganado los dos últimos encuentros merced a una combinación de intensidad y buen juego. No. La prensa madridista se pone la venda antes que la herida, conscientes de que en cada encuentro serio que ha tenido el Real Madrid éste no ha dado la talla: Perdió en el Camp Nou, perdió con el Atlético, rascó un empate mísero contra el Athletic en San Mamés… hay que echar balones fuera y enviar el mensaje claro: “No es que no podamos, es que no nos dejan”.

Se me hace curiosa la asunción de papeles de la prensa madrileña con excusas que años ha eran propias exclusivas de la caverna catalana, constatando así el daño que ha hecho la falta de títulos y la propia naturaleza autodestructiva del camino que marcó el dedo de José Mourinho.

El Real Madrid se hace pequeño.

Hace unos cuantos siglos, bastante lejos de esta piel de toro llamada España, hubo un comportamiento similar.

La humanidad desde los albores del tiempo siempre ha necesitado un lugar donde resguardarse frente a lo que considera una amenaza, y los chinos no fueron ninguna excepción.

La Gran Muralla China no era sino un conjunto de fortificaciones originalmente independientes las unas de las otras que se convirtieron en una monstruosa (por tamaño) obra de defensa de un imperio enorme como era el chino frente a las hordas de invasores que amenazaban el imperio.

El objetivo de ésta era claro y el mensaje implícito que enviaban era evidente, desde su propia construcción los emperadores chinos reconocían que eran incapaces de acabar con el problema que había provocado el nacimiento de semejante infraestructura, mentalmente habían aceptado la derrota y se conformaban con capear el temporal mientras la piedra aguantase.

La conversión de dichas fortalezas independientes en una infraestructura defensiva interconectada y el concepto mismo de Gran Muralla se la debemos principalmente a la dinastía Ming, que, tras conseguir una victoria poco contundente frente a las tribus nómadas del norte, tomaron la decisión de parapetarse tras estas murallas, reforzándolas hasta hacerlas infranqueables (de hecho fueron efectivamente infranqueables puesto que la invasión manchú atravesó la muralla por el paso de Shanhaiguan merced a un general que, descontento con el gobierno, les permitió el acceso libre, certificando aquello de que una fortificación es tan resistente como la voluntad de los que la defienden.

No voy a trazar más paralelismos que los evidentes, os considero suficientemente hábiles como para sacar vuestras propias conclusiones.

Pero el hecho confirmado es que es llevamos años viendo el progresivo atrincheramiento de la prensa en sus posiciones, creando cada vez más complicadas estructuras de defensa frente a una realidad que no les gusta (y con la que consideran que venden menos).

Cada vez más tengo el convencimiento de que la caverna se cree la línea Maginot de un determinado sector futbolístico, de un ideario “pelotero” que, aunque sea efectivo, ha quedado evidentemente en desfasado, más propio del siglo XIX…

Todos sabemos el destino de esa fantástica estructura defensiva, el último (e inútil) muro de la guerra moderna.

El de la caverna, si sigue por este camino, es el mismo.

¡Salud y cervezas!

2012-06-11_IMG_2012-06-04_03.10.43__8661561

Aportación Propia

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Aportación Propia

Radiopatio – Crónica Diario AM 08/11/2018

ColaboradoresDAM8 noviembre, 2018

Indignidad – Crónica Diario AM 04/11/2018

Ella4 noviembre, 2018

Cambios clásicos – Crónica Diario AM 28/10/2018

Ella28 octubre, 2018

La envidia es un monstruo – Crónica Diario AM 21/10/2018

Ella21 octubre, 2018

Calorcito – Crónica Diario AM 14/10/2018

Ella14 octubre, 2018

Las notas: agosto – septiembre 2018 – Crónica Diario AM 10/10/2018

churchill10 octubre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM