Crónicas

CRÓNICA DIARIO AM 28/01/2014 – Españoles, McCarthy no ha muerto.

CRÓNICA DIARIO AM 28/01/2014 – Españoles, McCarthy no ha muerto.

1950, la Guerra Fría está en su auge, Mao acaba de llegar al poder en China hace un año, la Unión Soviética no deja de experimentar con bombas atómicas y la década entrante comienza con la Guerra de Corea (por cierto, guerra que 64 años después aún dura).
Esta atmósfera amenazante pesa sobre la opinión pública estadounidense que desea una política enérgica y ofensiva contra el bloque soviético. En febrero de 1950, Joseph McCarthy, senador por Wisconsin, interviene, con un éxito inesperado, denunciando una conspiración comunista en el mismo seno del Departamento de Estado.

Gente de los medios de comunicación, del gobierno y algunos militares son acusados por McCarthy de sospechosos de espionaje soviético o de simpatizantes del comunismo. Apoyándose en unas fuerzas de entusiastas anticomunistas, alimentándose de la delación, McCarthy adquiere un poder y una popularidad considerable.

Los métodos son inconcebibles para una supuesta democracia que está asentada:

Olvidando el principio jurídico de la presunción de inocencia, ante cualquier denuncia el Comité del Senado, presidido por McCarthy, aplica la presunción de culpabilidad y es el acusado quien tiene que desmentir y probar su no pertenencia o simpatía por el Partido Comunista. (Una inversión de la prueba de cargo en toda regla)

Quienes reconocen su culpa, pueden salvarse de penas mayores delatando a sus camaradas.

Su actividad destinada a desmantelar eventuales infiltraciones de agentes comunistas en la administración pública se extiende pronto a los laboratorios de investigación y a Hollywood.

Los empleados públicos deben hacer frente a un control de lealtad que cuesta la carrera a varios de ellos.

Así las gastaba el Comité de Actividades Antiestadounidenses.

Anticommunist_Literature_1950s

Inocentes perseguidos por simples sospechas, con acusaciones infundadas, interrogatorios, pérdida del trabajo y negación del pasaporte a los sospechosos de comunismo, o encarcelados, siendo estos distintos mecanismos de control social y de represión que Estados Unidos bordeó peligrosamente, acercándose al totalitarismo con citados métodos fascistas.

Lo que finalmente quebró el reinado de McCarthy fue su decisión de purgar al Ejército.

El Pentágono en 1953, incluso más vigorosamente que el apoyo que recibió de Eisenhower, ya consideraba incómodo a McCarthy y éste fue finalmente expulsado del Comité en una moción de censura por el Senado estadounidense en 1954, por 67 votos contra 22, acusado de “conducta impropia de un miembro del Senado” por la manera en que había dirigido la Comisión (por su lenguaje “demasiado directo”) y por no haber comparecido ante otra comisión del Senado cuando fue requerido, además de otros cargos difusos y fabricados sobre la marcha. (¿De qué me suena?)

McCarthy sobraba, pero el daño ya estaba hecho:

  • Ethel y Julius Rosenberg fueron acusados de haber dado a la Unión Soviética el secreto de la bomba atómica, lo que ellos negaron. Bastante controvertido y atrayendo una campaña internacional en favor de los acusados, el proceso terminó con su ejecución en junio de 1953.
  • El mismísimo secretario de Estado se deshizo de algunos de sus colaboradores para no enfrentarse a McCarthy.
  • Robert Oppenheimer fue expulsado de la Comisión de Energía Atómica por haberse opuesto al proyecto de la Bomba de hidrógeno.
  • Por no hablar del devastador efecto que tuvo en el mundo de Hollywood, partiendo en dos al mundo del celuloide, con sus listas negras.

Y podríamos hablar de cientos de casos públicos y no tan públicos…

Hubo gente, sin embargo, que se levantó frente a estos atropellos, defendiendo las libertades civiles que McCarthy pisoteaba en su búsqueda del enemigo comunista:

  • Edward Murrow alcanzó su estatus de periodista legendario por sus críticas feroces hacia el Senador McCarthy.
  • Los llamados Diez de Hollywood se negaron a anunciar sus filiaciones políticas y pagaron un alto precio por ello.
  • Y escritores de la talla de Arthur Miller dieron a luz obras referenciales como Las Brujas de Salem.

Las listas negras estuvieron vigentes hasta 1962 cuando uno de los que fue injustamente incluido en ellas demandó a quienes la habían elaborado y ganó el juicio, el McCarthismo parecía extinto….

Hasta que el mundo cambió un maldito 11 de septiembre y la rueda volvió a girar nuevamente.

Ahora no eran comunistas sino terroristas el objetivo. Y en nombre de esa lucha hemos asistido a todo un carrusel de recortes en nuestras libertades, algunos justificados, otros injustificables.

Rememorando las palabras de Edward Murrow sobre McCarthy:

Su principal logro [del senador McCarthy] ha sido el de confundir a la opinión pública, entre las amenazas del comunismo. No debemos confundir desacuerdo con deslealtad. Debemos recordar siempre que una acusación no es una prueba y que una condena depende de la evidencia y del debido proceso de la ley. […] No caminaremos con miedo, el uno del otro. […] No descendemos de hombres temerosos, de hombres que temían escribir, hablar, asociarse y defender causas que eran, por el momento, impopulares.[…] ¿Y de quién es el fallo? En realidad no es suyo. Él no creó esta situación de miedo; él meramente la explotó, y más bien exitosamente. Casio estaba en lo cierto: “El fallo, querido Bruto, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos”.

______________________________________________________________________________________

Españoles, McCarthy no ha muerto.

Ayer, Bender hablaba de Caza de Brujas e inquisidores. Hoy abundo en el tema, ¿por qué? porque no podemos pasar un sólo día sin denunciar la mafia periodística (que diría Ucellay) de este país.

Sigue el Mundo atizando el caso Neymar con la noticia de que Hacienda pedirá 65 millones al Barça por el traspaso haciendo subir la cifra del mismo hasta los 158 millones de Euros (la cifra que dijo el señor Florentino Pérez cuando explico el porqué del revés sufrido ¿casualidad? No lo creo).

No tengo duda de que el Mundo, en su infinita colección de contactos tiene en nómina a alguien de Hacienda, como así tiene a alguien de la Audiencia Nacional, en la junta de todos los clubes de fútbol y seguramente hasta en sitios donde la decencia no entra ni como definición. ¿Pruebas? ¡Felicidades! Tengo las mismas pruebas que acostumbra a tener la prensa española: CERO.

En este país, desde tiempos de Nieves Herrero y el crimen de Alcàsser, la justicia llega tarde a todos los casos puesto que el pueblo hace tiempo que extrae sus veredictos en base a informaciones sesgadas, partidistas y manipuladas.

Agradezcámosle también a la buena de Nieves Herrero el advenimiento de los periodistas buitres, aquellos que rebuscan entre la carroña de la sociedad, sin importar ni los medios ni las consecuencias de sus bulos. Porque sin ella muchos profesionales del emponzoñamiento no tendrían cabida en las redacciones de los periódicos.

McCarthy pusos las bases del sistema: Sospecha, manipulación, bombo mediático de las víctimas e impunidad de los métodos.

Aquí se ha refinado la idea no vaya ser que, como le pasó al senador de Wisconsin, la purga apunte a donde no toca (creo que Alfredo Relaño nos podría explicar cómo ha pasado de ser socio necesario a compañero incómodo en la cama redonda florentiniana).

Aquí el sistema realiza purgas constantes, a todos los niveles en las portadas de todo signo político o deportivo, para mantener el nivel de opresión informativa.

Aquí no hay nadie salvo pequeños grupos de resistencia frente al mamomeo que sin lugar a dudas orquestan desde Concha Espina apoyados en la excusa capitalista de “El Madrid vende más”.

Y no, no considero a los panfletos barceloneses (y barcelonistas) como respuesta al sistema sino como otra parte del entramado necesario. La discusión genera polémica, y la polémica son ventas.

Callados están en esta guerra de cifras como han estado callados ante el acoso y derribo sufridos por todo equipo o entidad que no viste de blanco, no vaya a ser que les acusen de tener Madriditis, esa enfermedad que va por barrios y que lleva desde hace varios años arraigada en Madrid en su versión Barcelonitis que siempre intentan negar por activa o por pasiva.

El caso es que la junta del Barça desde que no está Rosell se está descubriendo como bastante más belicosa a nivel comunicativo de lo que fuera el bueno de Sandro, con acusaciones poco veladas de la influencia capitalina en el proceso, ¿Madriditis, como paralelamente han encendido sus rotativas hoy en MARCA y AS?

Más bien hasta los huevos del cachondeo. Las respuestas actuales de la junta me suenan más a aquella rueda de prensa de Pep Guardiola donde regalaba Champions fuera del campo a Mourinho denominándolo “El Puto Amo”.

Preveo que los equipos jurídicos de varios periódicos están comenzando a sudar porque como Bartomeu sea tan belicoso en el terreno jurídico como lo es en el comunicativo las demandas pueden ser jugosas y al cuello, amparadas precisamente en sus propias publicaciones.

Al fin y al cabo somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras.

Tantas ganas tenían de volver al status quo previo a la irrupción de Laporta que a la mínima que han podido han sacado la bandera de la Madriditis como aquella que puso Aznar en Colón, o más cerca temporalmente, la que ha puesto Mas en el Born, tan grandes ambas como inútiles.

El caso es que la rueda sigue girando porque aquí, poco o mucho nunca se ha parado, la extorsión periodística de la información, la manipulación y los dardos acusadores, los lanzadores de mierda recompensados por el sistema, los buitres que desde lo de Alcàsser vieron que sus 15 minutos de gloria eran posibles y alargables hasta lo infinito y más allá, todo sigue dando alas en la misma dirección.

No hay Murrows que denuncien desde dentro porque desde dentro se han encargado de purgar el sistema de denunciantes, José María García en su momento (que tampoco era un santo), Ucellay y otros tantos que si no opositores al régimen si que eran piedras en el engranaje fueron convenientemente silenciados y apartados como hace 60 años lo fueron numerosos periodistas, guionistas y actores en una suerte de lista negra tan invisible como demoledora.

Lo peor no es que esto exista sino la sensación de que lo único que nos queda es irnos fuera a coger bocanadas de información como quien ansía aire fresco.

Lo peor es que cada vez que abrimos un diario, sabemos positivamente que lo que nos ofrecen los buitres no sino el mismo menú que durante los últimos años han estado preparando sin variación alguna: son vísceras, restos, carne machacada y convenientemente procesada lo cual me recuerda a Bismarck y parafraseándole se puede afirmar que “Las noticias, como las salchichas, es mejor no saber cómo estan hechas”.

¡Salud y cervezas!

 Listado de errores arbitrales

 

 

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Crónicas

Recordando los olvidos de la memoria – Crónica Diario AM 13/12/2018

errante13 diciembre, 2018

Libertadores y Conspiranoias by Mikel – Crónica Diario AM 12/12/2018

ColaboradoresDAM12 diciembre, 2018

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

¡Cuidado, tiene un micrófono! – Crónica Diario AM 10/12/2018

eltpm2510 diciembre, 2018

Ronda de fútbol femenino – Crónica Diario AM 09/12/2018

Ella9 diciembre, 2018

NBA: Semana 7 – Crónica DiarioAM 0712/2018

gjdeleven7 diciembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM