Aportación Externa

Entendiendo la desconcertante cláusula de rescisión (by Graham Hunter)

Entendiendo la desconcertante cláusula de rescisión (by Graham Hunter)
Darroa

Aquí traigo un artículo que apareció en la web Espnfc.com el 14 de enero firmado por el periodista escocés Graham Hunter, que cubre el fútbol español y al Barça desde 2001 para Sky Sports, la BBC, ESPN y numerosos periódicos y revistas a través del mundo. Además, es el autor del libro “Barça: The Making of the Greatest Team in the World“. El artículo trata sobre el seguro de vida que llega a representar la cláusula de rescisión, tan desconcertante para el aficionado extranjero, para equipos más humildes.
____________________________________________________________________________

La Fecha:. 20 de septiembre 1995

El lugar: la pequeña sala de estar del piso de los padres de Jean-Marc Bosman en Lieja, Bélgica..

El sonido: Su teléfono sonando una y otra vez

Bosman estaba disfrutando diciéndome cómo se vengaba de su esposa por lo que él consideraba la infidelidad de haberlo abandonado, literalmente, en medio de su lucha en 1993-95 por la justicia y la libertad en contra de sus oponentes Standard de Lieja, la Federación belga y de la UEFA.

Cuando empezó a surgir que puede haber algún tipo de apoyo financiero para su situación – había empezado a beber y vendió la mayor parte de sus pertenencias antes de regresar con sus padres – y que había una posibilidad vaga que podría ganar su caso, su esposa entró de nuevo en la escena con una blusa, muy cariñosa. La llevó a un fin de semana de sol en la isla romántica de Reunión, donde sucedió lo que tenía que suceder y luego, cruelmente suficiente, se dijo de aquí para adelante ir y multiplicarse. O algo por el estilo.
soc_g_jeants_576x324

Tan fervientemente estaba describiendo su venganza que él no tenía ningún interés en quien podía estar llamando – por lo menos hasta que su madre, cansada del zumbido incesante, respondió para descubrir que uno por uno, los medios de comunicación deportivos del mundo clamaban para conocer la reacción de Bosman al hecho de que el abogado general Carl Otto Lenz había dado un veredicto de “provisional” en favor de Bosman.

Bosman había cobrado hasta el último centavo de mí (en realidad, no mucho) por la entrevista y dijo con orgullo: “No voy a hablar con nadie, sin importar quiénes son, hasta que este tío tenga la entrevista que vino a buscar.”

Créeme, fue un éxito al día siguiente – y haber estado con él en el día de su consagración, un momento que cambió irrevocablemente el fútbol europeo, fue un triunfo.

En diciembre, el veredicto interino había sido ratificado, dando paso a lo que ahora se denomina la regla “Bosman” – lo que significa que, como en el caso de Víctor Valdés este año, un jugador puede cumplir su contrato y luego se van, libre de cargo por transferencia, para jugar con cualquier equipo por el que quiera firmar.

Ya en 1995, había una buena cantidad de pánico. Si el fútbol tenía una banda sonora ese otoño e invierno, era “It’s the End of the World as We Know It” de la banda alternativa R.E.M.

Sin entrar en demasiados detalles retrospectivos, hubo dos reacciones primordiales a la “libertad de movimiento. En primer lugar, los clubes pensaron que la enorme pérdida de ingresos causada cuando sus estrellas decidieran cumplir su contrato y marcharse con la carta de libertad sería absolutamente ruinosa. Obviamente, no ha llegado a ser un resultado tan drástico.

En segundo lugar, el concepto de los futbolistas teniendo “derechos de los trabajadores” en virtud de los tratados de la Comunidad Europea llevó a muy fuerte la especulación de que un jugador podría tratar de ejercer sus “derechos”, notificando formalmente su club que después de trabajar un tiempo razonable – por ejemplo, seis meses – quiera romper unilateralmente su contrato y marcharse, sin restricción o cuota, a trabajar para otro club. Al igual que un trabajador de una fábrica, una oficina o una escuela podría hacer.
soc_g_figots_576x324

En España, las autoridades del fútbol -Liga, asociación y clubes- pensaron que tenían una solución. Una que era protectora, hasta cierto punto, era palpable justo bajo la mirada de la nueva sentencia del Tribunal de Justicia, y podría ser de mutuo acuerdo entre el empleador y el empleado.

La solución se llamó “cláusula de rescisión”. En Inglés, tendemos a llamarlo el “get-out” o cláusula de “compra”. Había existido en España durante casi 10 años, pero después de la sentencia Bosman, se convirtió en una manera de que los clubes, nerviosos por la nueva legislación, pensaron que podían asegurarse a sí mismos de que un armageddon jurídico y financiero no se dirigía hacia ellos con los jugadores que entraran y salieran como quisieran.

El concepto es que cuando un jugador firma por su nuevo club, él y el club están de acuerdo en una tarifa fija (digamos 50 millones de euros) que, si se paga, significa que el jugador es libre de irse y sus empleadores no tienen poder para evitar que lo haga.

Normalmente, la cláusula de rescisión será de acuerdo con una relación actuarial* a los salarios de los jugadores, la duración del contrato y el coste de su compra. Si se te compró por 2,5 millones de euros, tú cláusula de rescisión no será de 150 millones de euros y, por igual, si tú estás a punto de llegar a la plenitud de tú carrera, y fuiste comprado por 70 millones de euros y el contrato es por cinco años, no esperes que la “cláusula de rescisión” pase a ser otra cosa que una de ocho cifras.

Así pues, aquí está el resumen. Los clubes podrían decir a las autoridades legales, “¡Mire no tiene que intervenir! El jugador, con su agente o abogado, ha establecido voluntariamente el precio de su propia libertad – son los derechos de los trabajadores (de alguna forma)”

En cierta medida, así lo demostró Luis Figo al abandonar el FC Barcelona en 2000 para unirse a la revolución de Florentino Pérez en el Real Madrid sin una transacción de transferencia – El Madrid pagó la “cláusula de rescisión” de Figo, que el Barça había puesto tontamente en 45 millones de euros^ – el reclamo no llego a nada.

La libertad unilateral de un jugador estaba disponible para su compra. Pero hay una regla en particular que ha causado algunos dolores de cabeza a los clubes, abogados, contables, jugadores y, más recientemente, a los ávaros clubes de la Premier League de Inglaterra.

Si un jugador en la Liga quiere irse sin que sus empleadores puedan retenerlo y su “cláusula de rescisión” está dentro de los reinos de la aceptabilidad, la única barrera es que debería ser él, y no el club al que quiere unirse, el que lo paga.

Si fuera el club que desee el jugador el que siempre paga la cláusula y no el jugador, entonces, ¿dónde están los derechos unilaterales de los trabajadores? Si ese fuera el caso, entonces el armagedón de la Corte Europea de Justicia interfiriendo y dictando que el fútbol no tenía ningún derecho a considerarse un “caso especial” podría volver a aparecer muy rápidamente.

Aparte de la esperanza de que esto está claro e incluso ocasionalmente interesante – planteo esto porque ha habido una buena cantidad de confusión y frustración de ansiosos aficionados y periodistas en los alrededores de la Premier League. En particular, porque la débil situación financiera déde España hizo la compra de jugadores excelentes a precios de escándalo tan fácil como disparar a peces en un barril.

Por ejemplo, había una expectativa generalizada de que el Manchester United podría fichar a Thiago podría a bajo precio debido a una cláusula en su contrato, y que 35 millones de euros podría asegurar a Ander Herrera.
soc_g_herrera_jv_576x324

No pasa un día sin que yo sea preguntado acerca de la accesibilidad de las respectivas cláusulas de Diego Costa o Koke.

Pero aquí está el problema. Teniendo en cuenta que tiene que ser el jugador que paga los (digamos) 50 millones de euros en las oficinas de la Liga, quienes se los entregan al club del que se está yendo, y que la mayoría de los jugadores no tendrán siete cifras en efectivo sólo por ahí, por lo general es el club de la “compra” el que pone el dinero.

Si se lo transfieren al jugador para que pueda pagar su libertad, las autoridades españolas cobrarán los impuestos derivados por el movimiento de ese dinero. La cantidad (posiblemente entre un 21% y un 45%), será dictada por una serie de factores que, claramente sin ser yo un contable o un especialista legal, me niego a explicar.

Sin embargo, vamos a decir que la cláusula de Herrera es de 35 millones de euros y se aplica el 25% sobre el mismo, la cuota real será de 43.750.000 millones. Cuando un trato con un club español se está llevando a cabo y un jugador quiere irse, pero el equipo al que pertenece no quiere vender, entonces lo que sucede a menudo es un “si tú me rascas la espalda, yo te rasco la tuya”.

Si el presidente del Valencia, en ningún caso está dispuesto a vender a Jonas al Barcelona, ​​pero sabe que Jonas (a) no renovará su contrato y (b) está decidido en esta oportunidad única en la vida, el presidente hará pública la afirmación de “dejar que el jugador se vaya sólo si se paga cada céntimo de su cláusula de rescisión”.

En los despachos, el club interesado dirá:” Está bien, le daremos el 99,9999% de la cláusula de rescisión, pero si lo hacemos en concepto de traspaso y no de pago de la cláusula no tendremos que pagar el impuesto adicional en la transacción, y haremos lo mismo por tí un día o no pondremos pegas en una transacción que incluya a uno de nuestros jugadores menos importantes.

“El presidente del club que pierde a su estrella dejará bien claro cómo consiguió que el Barcelona pagara la cantidad máxima posible -es decir, la compra- y los aficionados lo miraran como un ganador en la transacción en lugar de alguien que los hizo descender y vendió las joyas de la familia .

Pero para que ocurra este tipo de “la rapidez de la mano engaña al ojo”, es necesario que haya una relación entre los clubes y un conocimiento de que el jugador está interesado en la operación – aceptando que la operación es inevitable

En los casos de Koke, Costa, Ander y uno o dos más – Alberto Moreno en el Sevilla, Cristian Tello en el Barcelona – estas “cláusulas de rescisión” se han convertido en un arma defensiva.
soc_g_its_576x324

Un rico, ambicioso, depredador club de la Premier League evalúa al jugador, les gusta, ven una cláusula de rescisión entre los 30 millones y los 45 millones de euros “posible” – posiblemente bajo el asesoramiento de un agente intermediario que se está muriendo por su comisión, o cazatalentos del club que conocen casi todos los detalles, pero que no han conseguido ingresar el impuesto adicional – para luego tener que plantarse porque la tarifa suba desde un cuarto hasta prácticamente la mitad otra vez

Justo ahora, la pesca ha ido bien en la Liga. El Valencia vendió a David Villa, David Silva, Roberto Soldado y Juan Mata, ya que su necesidad vital de efectivo superaba cualquier idea de proteccionismo. Sin embargo, en estos momentos, el Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao tienen que proteger a sus estrellas en un grado casi igual.

Atlético ganó casi 18 millones de la UEFA por sus resultados de grupos en la Liga de Campeones y pueden empezar a pensar en duplicarlo si les va bien durante la primavera. Están muy endeudados, y ganar dinero es una forma mucho mejor para pagarla que vender a sus estrellas. El campo está casi lleno para cada partido en casa, y el manager Diego Simeone ha exigido que su equipo sea consistente y estable. Vendiendo a Costa o Koke ahora, potencialmente, incluso en el verano, parece un anatema

Mientras tanto, el Athletic tiene un nuevo estadio para pagar y la cuarta pared del nuevo estadio de San Mamés todavía por construir. Pero ellos están incapacitados por el hecho de sólo fichan jugadores vascos. Si fueran a vender a Ander ahora, o en el verano, ¿cómo podrían reemplazarle? ¿Si el United les diera 45 millones en lugar de los 35 millones, las cosas serían más fáciles para encontrar el recambio ideal, cuando el club está apuntando alto para regresar a la Liga de Campeones?

En este momento, sólo la Real Sociedad parece tener centrocampistas suficientemente atractivos para el Athletic en caso de que vendiera algún jugador al United y luego comprar de nuevo, pero … La Real, por supuesto, se ganó algunos ingresos de la UEFA a sí mismos en esta temporada gracias a la Liga de Campeones y también ganó unos 40 millones de euros del Real Madrid por Asier Illarramendi en el verano, por lo que están en una situación financiera donde pueden ser brutalmente obstinados en su negativa a vender a su vecino “enemigo”.

Por supuesto, en este loco, rico mundo de la Premier League de fútbol, ​​nada de esto significa que estas ofertas sean directamente imposibles.

Pero Jean-Marc Bosman, más o menos una víctima pura de su lucha por la libertad, sin duda ha hecho mucho más fácil para los clubes como el Atlético y el Athletic defender a los jugadores alrededor de los cuales están basando un interesante y agradable impulso hacia las zonas altas de la Liga esta temporada.

________________________________________________________________________________

*La ciencia actuarial es una disciplina que aplica métodos estadísticos y matemáticos a la evaluación de riesgos en las industrias aseguradora y financiera
^Según se lee en varios artículos de la ESPN, sitúan el precio de Figo en 10.000 millones de pesetas, que al ser pasado a libras daría 37,5 millones. La conversión de libras a euros daría los 45 millones reflejados en el artículo según el cambio de 2014, el utilizado por el autor, mientras que serían 60 millones con el cambio del 2000 que debió haber sido utilizado

¿Te gusta esta entrada?

1
  • Roland Deschain of Gilead

    Muy buen aporte. Gracias!!!

    • darroa

      gracias Roland

  • Anz

    Estupenda colaboración Darroa,

    Sin duda el señor Bosman en su cruzada particular cambio las reglas del juego tal y como se entendían antes. Ahora es común entender el fútbol como un mercado globalizado pero hasta hace no mucho los equipos tenían limitación de jugadores extranjeros y los derechos de los propios futbolistas eran bien diferentes.

    Como siempre parece que el fútbol va a remolque de todo y le cuesta horrores modernizar ciertos aspectos que en otros ámbitos o sectores de la sociedad hace años ya evolucionaron. Puede que sea un mal endémico de los grandes credos de nuestra historia, que tienen miedo de reinventarse ante el abismo de perder fieles.

    Lo que si podemos decir es que hoy en día el deporte rey se ha estructurado en tal grado que ya no se entiende la pasión sin el negocio y que para los nostálgicos puede que nos sobren algunas zarpas metidas dentro del tinglado.

    En cuanto a la clausula de rescisión parece ser el método mas simple para dejar a todos contentos puesto que muchas veces la presión y el deseo de ejercer aquellos derechos ganados por los jugadores para salir del club, empuja a los clubs a negociar por debajo de la clausula inicial.

    • darroa

      Gracias Anz,

      Al globalizar de esa manera el mercado del fútbol, el jugador se hace cada vez más una mercancia al servicio del agente hambriento de comisiones. Pero, mientras modernizan unos aspectos, olvidan los que permiten mejorar significativamente el juego para bien del espectador.

      Este mercado ha conseguido hacer que algo como que un jugador ame el club donde está y pelee por alzar títulos allí, decida marcharse a otro club que pueda mejorarle significativamente en un ámbito económico y/o deportivo.

      Un placer leerte, como siempre

  • DjDolly

    Impecable Darroa. 5 estrellas para ti

Aportación Externa
Darroa

Experto en fútbol internacional. No me quedo sólo en fútbol, voy a la NBA, NFL, NHL y cualquier evento de masas. Los deportes de combate también tienen cabida en mi vida.

More in Aportación Externa

jugger

¿Conoces el Jugger? – Crónica 08/03/17

Tato8 marzo, 2017
Rio2016BasketballOpt

Baloncesto en los J.J.O.O. y la emoción de saber lo que pasará – Crónica Diario AM 09/08/2016 (by Luca Garzeli).

ColaboradoresDAM10 agosto, 2016
expulsion

Pura emoción – Crónica DIARIO AM 06/04/2016

DjDolly6 abril, 2016
fondo

La belleza de la inocencia – Crónica Diario AM 31/03/2016

DjDolly30 marzo, 2016
balon

Previa de la jornada by ANKOR – Crónica DIARIO AM 27/02/2016

DjDolly27 febrero, 2016
sergi-roberto

EL ENROQUE O COMO UN MOVIMIENTO INTERNO CAMBIA TOTALMENTE EL PANORAMA (By Tatascan) – Crónica DIARIO AM 30/01/2016

DjDolly30 enero, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM