Crónicas

DAM 31/12/13 – THE DAM BUSTERS

DAM 31/12/13 – THE DAM BUSTERS

portadas de fin de año

Entre las muchas operaciones que tuvieron lugar durante la segunda guerra mundial nos encontramos la historia de la Operación Castigo y la escuadrilla Dam Busters.

Para ponernos en antecedentes decir que durante el año 1943 los aliados buscaban una manera de mermar la producción de acero y la industria pesada armamentística de la Alemania cuyo corazón funcionaba en el valle de la cuenca hidrográfica del Ruhr.

La cuenca del Ruhr estaba dotada de seis importantes represas que suministraban el vital líquido a las plantas termoeléctricas, plantas hidroeléctricas, plantas de suministro de vapor, fundiciones de acero e industrias varias asociadas a la producción bélica, además de una vasta red de canales fluviales de transporte de materiales. El importante complejo industrial del acero, Krupp era usuario energético de la Represa Eder, se sumaban además las industrias del carbón (26 minas de carbón).

Las represas que regulaban los tributarios de la cuenca eran la represa Möhne y la Sörpe que eran las principales, otras represas menores pero no menos importantes eran la de Eder, las represas de Diemel, Henne y la de Listers.

El ataque lógico era un bombardeo de gran escala a dichas represas; eso provocaría la destrucción o al menos la paralización temporal de la producción bélica alemana que lideraba el ministro de armamento, Albert Speer; sin embargo la tecnología para realizar un bombardeo de precisión con bombas de la suficiente potencia para destruir estructuras de hormigón no se había ni tan siquiera inventado.

Un bombardeo masivo de saturación a gran escala con 3.000 aviones estaba siendo visto como una alternativa única, pero implicaba un alto costo de valiosas vidas de pilotos y tripulaciones de bombarderos que Inglaterra no estaba en condiciones de derrochar. Los alemanes preveían además el empleo de torpedos, por lo que cada represa contaba con una serie de redes antitorpedo que protegían las construcciones.

Sin embargo, un modesto científico-inventor inglés Barnes Wallis de la fábrica aeronáutica Vickers-Armstrongs tenía sus propias ideas al respecto. Wallis, quien estaba enterado de las dificultades técnicas de Comando Estratégico, había quedado fascinado con la posibilidad de formular una solución y proporcionó al Comando Estratégico de la RAF la aplicación de una invención revolucionaria denominada bomba de rebote basada en la física del rebote. La solución fue, sin embargo, desestimada en un comienzo por el mariscal del aire, Sir Arthur Harris y el ministro del aire, Francis John Linell lo que obligó a Wallis a desistir del proyecto. No obstante, unas filmaciones realizadas durante las pruebas de la bomba de rebote sobre modelos y una presa en desuso en Gales fueron vistas por un influyente oficial de inteligencia británico, Frederick Winterbotham, este oficial vio buenas posibilidades a la bomba a la que llamó Dambuster (pero en código se la llamaba Mantenimiento), y entusiasmado gestionó el retorno de Wallis como asesor técnico del Comando Estratégico.

Winterbotham logró convencer al mariscal Harris para autorizar la formación de un escuadrón especial de ataque, para ello formó un comité denominado Comité Dambuster formado por el vice-comandante Ralph Cochrane, el comandante de escuadrilla Guy Gibson, el mismo Rey Jorge VI y el Comandante de Grupo Aéreo, John Whitworth quienes seleccionaron al bombardero Lancaster como el avión que debía ser modificado para llevar la bomba.

Podría alargarme hasta el infinito con los detalles de una operación que implicaba tecnología punta, un valor y una temeridad suicidas (los aviones debían efectuar su aproximación a baja altitud y se cuenta como anécdota que uno de los operadores de radio se quedó atónito cuando se dio cuenta que volaban a través del bosque, siguiendo un cortafuegos por debajo del nivel de las copas de los árboles) pero para resumir las consecuencias del ataque fueron las siguientes:

De los 36 aviones que originalmente despegaron retornaron 11 aparatos entre las 3 y las 4:20 del 17 de mayo no sin pasar por algunos pasajes angustiosos, 5 spitfires de reconocimiento fueron lanzados al aire para visualizar el daño ocasionado a la cuenca del Ruhr:

Las presas de Mönhe y Eder definitivamente estaban semidestruidas, unos 330.000m³ de agua arrasaron unas 114 fábricas de armamento, varios pueblos y ciudades paralizando la producción de acero temporalmente.

Unos 64 km2 fueron inundados, se destruyeron 25 puentes y dañaron toda la red fluvial de transporte, colateralmente se dañó la agronomía local con la eliminación de una gran proporción de animales domésticos y campos de pastoreo y labranza.

1.650 personas fallecieron, de ellas un millar eran prisioneros-esclavos de origen ruso y polaco, unos 650 alemanes fallecieron adicionalmente. El ministro Speer reasignó a la Organización Todt desde los trabajos del Muro del Atlántico a la cuenca, restituyendo en tan solo 45 días la energía eléctrica y en nueve meses las instalaciones destruidas, pero la destrucción de las mismas contribuyó a acercar el término del conflicto.

Sin embargo el éxito de la operación se enmarca más en el campo de la psicología que en el de la táctica, el hecho de poder golpear en el territorio alemán con tal precisión supuso un importante refuerzo a la moral de una población que estaba siendo sometida al poder de la Luftwaffe.

Tácticamente el valor de la operación se vio limitado por la negativa a bombardear la zona durante los trabajos de reconstrucción mediante bombardeos convencionales sin embargo la creación de la bomba “Dambuster” y del escuadrón de bombardeo de precisión del mismo nombre obtuvo notables éxitos como fueron el hundimiento del acorazado Tirpitz en noviembre de 1944.

________________________________________________________________

Nos diferenciamos de la caverna en muchas cosas, pero la principal es, aparte de la evidente diferencia de tamaño, en el uso de las cifras y en el rigor con las que las utilizamos.

Nos hemos convertido en finos estilistas de los números, olvidando, muchas veces el componente pasional que el deporte trae implícito. ¿Y esto por qué? Fácil, despojados de las pasiones surge la fría estadística, la realidad objetiva, la que no puede ser cambiada aunque sea contada de manera sesgada y partidista.

Desde nuestra humilde tribuna, las circunstancias nos obligan a efectuar una labor de precisión porque no disponemos de mayor “potencia de fuego” sabedores que en nuestras manos, en nuestro criterio, que intenta muchas veces ser imparcial, está la llave para que en el futuro la caverna se venga abajo al no encontrar público afín y cómplice.

No queremos que comulguen con nuestros gustos ni con nuestras opiniones de manera borreguil, en ese sentido la existencia de opiniones divergentes es señal de buena salud para cualquier grupo social que se precie de serlo. Sin embargo en lo único en lo que comulgamos todos sin remisión es en la voluntad inequívoca de tener un pensamiento crítico, de no ceder ante el impulso de una caverna que actúa como una presa, regulando el caudal de información y la manera con la que ésta es dispensada de la manera más burda e interesada posible.

Nos vemos en la obligación de reprobar esta actitud así como las actitudes relacionadas con la mala praxis periodística (tanto en la deportiva como en la generalista, porque cavernarios hay en todas partes), así, mientras en MARCA siguen con su sesión de masaje al Adonis de Funchal, AS se apropia de la imagen de otro crítico con la gestión de Florentino (¿Qué, Relaño, buscando complicidades entre los no afectos al régimen?). Y eso que no quiero ni mentar las burradas que desde la caverna culé salen con respecto a Messi (dignas de un estudio psicológico, cuanto menos).

Hoy era un buen día para dedicárselo al 2013 sin personalismos, porque ha habido demasiados protagonistas como para ir a reincidir siempre en los mismos.

Hoy era un buen día para preocuparse por Schumacher o para recordar a un Maguregui  que se nos fue en los últimos suspiros de este año que se ha cobrado un alto peaje. Sin emabrgo la prensa sigue enrocada en sus posiciones, firmemente ancladas a ellas. Tanta repetición aburre hasta a los que son fans de los deportes. Y es por eso por lo que nos levantamos y escribimos cada día.

Os invito a todos a desmontar mentiras, a contrastar hechos, a enumerar cifras en vuestros comentarios, de igual manera que os invito a realizarlos desde el respeto porque os recuerdo que aunque sea una lucha contra Goliath nunca debemos rebajarnos a su nivel. Seamos como aquellos pilotos, aguerridos, osados, pero también llenos de un sentido de la caballerosidad que las guerras acabaron por erradicar.

“Con nosotros se va el último retazo de caballerosidad que le queda a la guerra, tras nosotros sólo quedará la barbarie”. Piloto de la primera guerra mundial. Algunas fuentes lo atribuyen a uno de los hermanos Von Richthofen. Apócrifo.

¡Salud y Cervezas y Feliz Año 2014!

MVR

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Crónicas

Actualización NBA – Crónica DiarioAM 15/02/2019

gjdeleven15 febrero, 2019

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Convocatoria Suprema – Crónica Diario AM 11/02/2019

errante11 febrero, 2019

Nuevamente es domingo – Crónica Diario AM 10/02/2019

errante10 febrero, 2019

Etiología futbolera – Crónica Diario AM 07/02/2019

errante7 febrero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM