Crónicas

Portada Diario Marca – 27/09/13 – Primer brote (psicótico)

Portada Diario Marca – 27/09/13 – Primer brote (psicótico)
Gimme

 

Un solo día le ha bastado a la redacción marquista para tratar de enterrar el bochornoso arbitraje del pasado miércoles desde la primera plana a un recuadro mínimo en un rincón de la portada de hoy. El eje de interés discurre ahora hacia derroteros más que habituales dado el juego mostrado por el equipo blanco en este inicio de temporada. Finiquitados, pervertidos y relavados mediáticamente los múltiples errores de Muñiz a favor de los madrileños, toca revolverse en la indolencia volviendo a un estilo desconocido durante la era Mourinho en su primera temporada: la del análisis futbolístico y el toque de atención al entrenador en pose de sufrimiento y jaqueca severa, que recuerda más bien a esas ruedas de prensa en las que Manuel Pellegrini parecía físicamente enfermo debido a las múltiples presiones que recibía por parte de una prensa abiertamente hostil. Hoy no hay virulencia en el mensaje, pero ninguna guerra empieza en el cuerpo a cuerpo y menos en relativos tiempos de paz, revolviendo los conceptos presentados por el compañero Barrabás en su estupenda crónica de ese mismo miércoles.

En fútbol, las relaciones emocionales pueden llegar a ser más que intensas dependiendo del tiempo, dedicación, comunicación y pasión dedicados a ello. Como los recuerdos de compañías felices, parejas o amigos, atesoramos imágenes balompédicas asociando nuestras propias experiencias del momento. Un gol marcado en el descuento, un destello de calidad irrepetible, un título sufrido y peleado o una serie de virtudes que consiguen inspirarnos son instantáneas que acompañan al aficionado a lo largo de su vida, provocando más de una sonrisa soñadora y animándole en sus malos momentos, y no solo en los que vive como seguidor.

La imagen que cualquier madridista que viva y piense sin ser un ingenuo, un extremista o un pazguato de primer orden recordará sobre el partido contra el Elche será una asociada con sentimientos muy distintos, como los que provocan una infidelidad, una decepción o un fallo garrafal para sí mismo. Bochorno, vergüenza ajena, abatimiento, horror y, sobre todo, la inevitable sensación de que uno de los factores que convierten al deporte en un refugio personal se corrompe de forma inequívoca: su honorabilidad, la sensación de que dos rivales midan sus armas en un duelo justo en el que el adversario a batir sea claro y cristalino, no como ocurre en la vida real, donde los enemigos son cada vez más invisibles e inalcanzables para todos a medida que la susodicha civilización se abre paso.

No quiero que se gane una Liga de esta forma, de hecho, no quiero ni que se juegue de esta forma. Aún a riesgo de parecer excesivamente trágico para el imparcial o desinteresado que me lea, la pérdida de valores y la comercialización total del deporte rey son factores que revierten negativamente en cualquier club, ya que fuerza procederes dictatoriales, desesperados, donde el margen de error es tan mínimo que jugar sucio parece formar parte de una normalidad que solo encontraría lógica el Mefistóteles de turno.

¿Para qué forzar un pase de gol, si puedo forzar la falta? ¿Para qué asociarme con mis compañeros, si puedo buscar un balón parado cerca del área? ¿Para qué correr más, si puedo caerme? Pensamientos que se transforman en obviedades: sin esfuerzo no hay progreso posible. Sin equidad no hay ganancia que merezca la pena. De la misma forma que la sobreexposición mediática tiene un impacto a largo plazo negativo sobre un equipo, el tratamiento de favor también aniquila cualquier evolución posible, como una madre que da de comer a su hijo a base de mascarlo todo previamente, sin que este tenga necesidad de masticar en toda su vida. Pero llegará el día en el que no tendrá otro remedio, y no sepa hacerlo. Podría ser mañana en el derbi o más adelante en Europa o el Camp Nou, pero ese niño ya está condenado a un futuro fracaso, y entonces será cuando los ciegos y los pazguatos, esos padres de familia despreocupados y fanfarrones, que solo son capaces de ver a su hijo con el estómago lleno, se echen las manos a la cabeza y clamen al cielo preguntándose: ¿por qué?

Añado a la crónica un comentario tardío de Bender ayer, reproducido íntegramente para que no se pierda nada y porque no tiene desperdicio:

Como ya es muy tarde espero que alguien suba este comentario a la portada de mañana. 

He cometido la estupidez de sintonizar Tiki-Taka y en ese momento, mientras Iturralde trataba de exculpar a Muñiz y los monigotes a sueldo de Flo desviar la atención con lo que se les ocurriera, Marqués ha sacado las portadas de hoy del MD y Sport, en las que se sigue hablando del partido del miércoles. Creo que era MD el que hablaba de robo. Pues bien, el infame Iturralde, porque no hay otra forma de llamarlo, ha dicho que estos dos periódicos eran terroristas porque robo es igual a ladrón y si llaman ladrón a Muñiz se lo están llamando a él. Y como le produce terror que hablen así de los árbitros, ha calificado a los dos diarios catalanes de terroristas. ¡Con dos cojones! Y eso lo dice un vasco, que sabe del peligro de asociar según qué términos. A ver, pringado, que eso es lo que eres, además de un lameculos y un listillo que quiere ganarse con la jeta lo que su mediocridad no le permitió mientras arbitraba, ¿qué tienen que ver dos diarios deportivos haciendo un poco de victimismo de la casa con gente que asesina? Y encima la bancada merengue le ha aplaudido. He estado a punto de mandar un SMS (y mira que no está mi economía para dejarme 1’45 que cuesta la broma) de la mala leche que me ha entrado. Aparte de cagarme en sus muelas, quería recordarle cierta portada con una diana apuntando al árbitro Turienzo, mucho más cercana a la analogía propuesta por el ex árbitro de pacotilla. Me he contenido porque sé que es así como ganan dinero estos programas, generando polémica a cualquier precio. 

El otro día Iturralde ya tildó a MD de terrorista. Lo mejor del caso, es que su indignación no era tanto por defensa gremial como por defensa de su propia persona. Monica Planas, como ya comenté ayer, le había criticado en una de sus columnas a raíz de su patética pantomima frente a un polígrafo. 
Encima es tan cobarde que para atacar al medio se escuda en la defensa de su colectivo. ¡Menudo capullo! 

El Gobierno compara la PAH con terrorismo, la Caverna compara los medios deportivos catalanes que se hacen eco del enésimo atraco del Madrid con terroristas. ¡Mierda de políticos y de medios al dictado del pensamiento único!”

 

¡Feliz fin de semana, antimarquistas!

The Black Keys – Psychotic Girl

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas
Gimme

"When the seagulls follow the trawler, it is because they think that sardines will be thrown into the sea"

More in Crónicas

UEFA Champions League: O.Lyon 0 – 0 Barça – Crónica Diario AM 19/02/2019

churchill19 febrero, 2019

Actualización NBA – Crónica DiarioAM 15/02/2019

gjdeleven15 febrero, 2019

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Convocatoria Suprema – Crónica Diario AM 11/02/2019

errante11 febrero, 2019

Nuevamente es domingo – Crónica Diario AM 10/02/2019

errante10 febrero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM