Aportacion Usuarios

Honor, sentido común y Madrid 2020 (By Rulko)

Honor, sentido común y Madrid 2020 (By Rulko)

136852-600-338[1]

“En Roma no existe el honor desde Julio César ni hay sentido común desde Octavio Augusto”. Esta frase, atribuida al Emperador Vespasiano, en el momento en que un mandato del Senado le reclamó para acudir a Roma con sus legiones para acabar con la anarquía violenta en que había degenerado el reinado imperial de Vitelio y asumir él la dignidad imperial. Con esta frase, el fundador de la Dinastía Flavia, que en la persona del propio Vespasiano y sus hijos Tito y Domiciano, gobernaría Roma, daba a entender que a pesar de la opulenta fachada del Imperio Romano en el último tercio del Siglo I d.c. las bases en las que se sustentaba el Imperio estaban cada vez más alejadas de unos mínimos principios de honorabilidad en el proceder y de sentido común, por parte de sus gobernantes.

¿Desde cuándo en España no hay ni honor ni sentido común? Quizá sea la pregunta que muchos nos hemos formulado y la que más difícil sea de responder. Lo que está claro, eso sí, es que en la España de hoy, la España de Bárcenas, de la telebasura en vena, de la mutilación digna de Hannibal Lecter que sufre, en un ejercicio de canibalismo sin igual, nuestro de por sí anémico Estado de Bienestar, del paro de larga duración y la mediocridad sentada en todos los tronos y sitiales del poder, si alguna vez hubo honor, éste hace mucho que se recalificó para darle tipificación de desvergüenza y si tuvimos sentido común, éste tuvo que emigrar desesperado como muchos de los jóvenes talentos que abandonan nuestro país en busca de horizontes más edificantes.¿Y qué son exactamente el honor y el sentido común? Quizá esa mezcla justa de integridad, reflexión, sabiduría y pensamiento a largo plazo que hace que a la hora de decidir hacia dónde avanzar, te haga plantearte cada paso, asumiendo riesgos y potenciales beneficios, condición indispensable para un futuro sostenible.

Hoy, la España sin honor y huérfana de sentido común, está en el umbral de la penúltima de sus locuras, porque la próxima, la que aún no alcanzamos ni a ver ni a imaginar, está por llegar: no diga felicidad, diga Juegos Olímpicos de 2020, como en su día dijimos “no diga felicidad, diga privatizaciones” o “no diga felicidad, diga burbuja inmobiliaria”; otra esperanza con pies de barro cuya pila de facturas se pagará a medio y largo plazo, de manera lenta y cruel, como estamos haciendo ahora con aquellos otros excesos y como hicimos hace cien, doscientos años, con los excesos de entonces. Porque amigos míos, España hoy, con su tercera y obcecada intentona de concesión de la organización de los Juegos Olímpicos en la villa y corte de Madrid, sólo está protagonizando otro de sus cíclicos movimientos de escapismo, de huida hacia adelante, de pan para hoy y hambre para mañana, broma pesada que perpetran las élites dirigentes, edulcoran sus tentáculos mediáticos y acepta el pueblo con resignación: sin honor, sin sentido común y sobre todo, sin memoria.

Y si es imposible averiguar en qué momento de nuestro devenir histórico perdimos el honor y el sentido común, seguir la pista a algunas de las tropelías que hemos cometido, en las que nuestras élites al mando nos han embarcado en una perezosa búsqueda de riqueza rápida no supone un ejercicio de memoria demasiado intenso, porque si echamos la vista atrás, somos España, esa nación que un día se abandonó a la molicie y la ociosidad porque de América llegaban barcos cargados de oro, plata y riquezas y siglos después, vendió su suelo, su subsuelo, sus minerales y su patrimonio arqueológico, a británicos y alemanes. De ahí al desarrollismo, la España del pelotazo, la mayoría de edad de nuestra avaricia, hecha carne en otros Juegos, los de Barcelona y una Expo, que sólo han sido los vistosos teloneros de la burbuja inmobiliaria y el “España va bien”, en el que el manantial del crédito alimentó, mientras nos deleitábamos con cantos de sirena desde las alturas, con la creencia de que el currito español, con un apretón de manos de su director de banco o caja, se podía convertir en un potentado con segunda vivienda, tele de plasma y coche de lujo; más ejercicios de escapismo y siempre el esperar sentados que la riqueza fácil caiga del cielo, en forma, ayer de barcos repletos de lingotes de oro, hoy en forma de créditos a cuarenta años y mañana, pues de mañana nos dicen que la salvación son los Juegos. Si ellos lo dicen…

Al final, la realidad, la triste realidad es que hoy, con millones de parados sin luz al final del túnel, mientras el sistema público de sanidad, la educación y el resto de pilares de un estado de bienestar se resquebrajan por culpa de una aluminosis inducida desde el propio aparato estatal, nos veremos abocados a dos vías: que nos concedan los Juegos, lo que abrirá la caja de los truenos a siete años de lujuria y grandilocuencia, barra libre para amiguismos, rebozados en dinero público o que no nos los concedan con el consiguiente pataleo que dará paso a la búsqueda del siguiente ejercicio de huida hacia adelante. Sea como fuere, suerte a los que de corazón crean que hoy en Buenos Aires nos jugamos la felicidad y el futuro, respetable postura. Yo no puedo evitar pensar que esto no puede ser más que un regreso al pasado, a ese pasado donde nunca hubo ni honor ni sentido común y en el que al cabo sólo se amontonan historias de miradas ciegas hacia adelante, porque al final del camino no hay nada, sólo el pasado.

By Rulko 07/09/2013

¿Te gusta esta entrada?

0
Aportacion Usuarios

Administrador web, bloguero, cronista, electrónico, informático autodidacta y apasionado del fútbol

More in Aportacion Usuarios

jugger

¿Conoces el Jugger? – Crónica 08/03/17

Tato8 marzo, 2017
champions-league-imagen

Análisis Sorteo de Champions League – Crónica DAM 15/12/16

POMPEY15 diciembre, 2016
14302348982_03d5edfd05_b

Stevie, you’ll never walk alone! – Crónica DiarioAM 8/12/16

POMPEY8 diciembre, 2016
1971_champions_league_final_ajax_-_panathinaikos

La Copa de Europa del 71; el inicio de la leyenda – Crónica Diario AM 24/11/16

POMPEY24 noviembre, 2016
1738046378_extras_albumes_0_1024

La Liga de los 69 puntos. Crónica Diario AM 27/10/16

POMPEY27 octubre, 2016
3045389_99d42982

Portsmouth FC. The Sleeping Giant – Crónica Diario AM 20/10/16

POMPEY20 octubre, 2016

Copyright © 2015 DiarioAM