Crónicas

Portada Diario Marca 28/05/2013 – ¡Bunga Bunga!

Portada Diario Marca 28/05/2013 – ¡Bunga Bunga!

Cojamos el DeLorean y saltemos hasta el 7 de febrero de 1910.

Los oficiales del HMS Dreadnought, el orgullo de la Home Fleet, la todopoderosa armada inglesa, reciben un sorprendente telegrama informando de la inminente llegada de un grupo de príncipes del recién creado reino de Abisinia que tienen la muy sana intención de visitar el barco.

A toda prisa se monta una recepción digna, aunque por falta de tiempo se tiene que improvisar con una bandera de Zanzíbar, tocando la banda de música dispuesta en la base el himno de ese país…

Durante la visita los miembros de la real comitiva expresaron su admiración por diversos aspectos del buque con el muy primitivo grito de “¡bunga, bunga!”

Tras una visita de 40 minutos el real grupo dio por concluida la visita al buque. Volviendo a sus reales aposentos en… ninguna parte.

Y es que lo que os acabo de narrar es conocido como El Timo del Dreadnought (en inglés Dreadnought Hoax).

Esta acción llevada a cabo por seis miembros del conocido Círculo de Bloomsbury (un grupo de intelectuales británicos de principios del XX) no tuvo consecuencias graves para las carreras de ninguno de los oficiales de la marina. Aunque existen sólidos indicios de que los oficiales no se “tragaron” el engaño y, ante la duda, se limitaron a no decir nada, la prensa, como es de esperar, hizo eco inmediato de los acontecimientos como si el engaño hubiese sido total, cosa que, aún hoy en día, no queda claro, siendo enorme la humillación de la marina inglesa.

La Royal Navy se convirtió en el hazmerreír del país, en el parlamento se formularon preguntas referentes al incidente y los oficiales de la marina se lo tomaron de diferentes formas, desde con el mejor sentido del humor hasta la más completa indignación. Más tarde, la Royal Navy solicitó el arresto del principal responsable de la acción Horace Cole de Vere, sin embargo, ni Cole ni el resto de la “comitiva real” habían quebrantado ninguna ley, la única infracción cometida en el engaño fue el telegrama con firma falsa, que no fue obra de ninguno de los seis miembros del grupo.

Tras el engaño, durante las visitas al acorazado, algunos visitantes mostraban su admiración por el buque con las palabras “Bunga Bunga” y cuando, cierto tiempo después, el auténtico emperador de Etiopía, visitó Inglaterra, era perseguido por niños que gritaban “¡Bunga! ¡Bunga!”. Irónicamente, el emperador solicitó visitar las instalaciones de la marina de guerra, pero el representante del almirantazgo rechazó la posibilidad de visita, probablemente para evitar situaciones embarazosas.

El almirante implicado también tuvo que soportar que la gente le dijese “Bunga Bunga” por la calle, las palabras “bunga bunga” adquirieron tal relevancia que incluso se incluyeron en canciones. 

En 1915, durante la Primera Guerra Mundial, el HMS Dreadnought embistió y hundió al submarino alemán SM U-29, entre los telegramas de felicitación había uno que decía “BUNGA BUNGA”.


Comienzan los grandes timos de verano, y MARCA no puede hacerse otra cosa más que eco de todos los dimes, diretes, historias varias, rumores, bulos y mentiras que circulan, y circularán de aquí a septiembre, tras una portada que podría definir de “casi digna” volvemos a lo de siempre, pero recordemos que como con el Dreadnought, los engaños se acaban sabiendo, primero fue el interminable caso Neymar, como antes lo habían sido Villa, Cazorla, Agüero y tantos otros “fichados” “como había adelantado MARCA…”

El caso es que MARCA es como esa Royal Navy a la que destaparon las vergüenzas seis intrépidos, la única diferencia es que aquí quien se pone en evidencia es el propio MARCA (y quien dice MARCA dice el resto de prensa cavernaria, tanto la catalana como la mesetaria).

Aquí no son una comitiva de Abisinia, aquí son las cifras de ventas las que empujan al engaño por parte de los Campillo Boys, su búsqueda de la exclusiva les hace intentar colarnos bulos como noticias contrastadas, rumores como certezas y fantasías conspiranoicas como hechos reales fácilmente comprobables… tan fácilmente comprobables que no aguantan ni la más mínima brisa de sentido común…

La realidad destapa las vergüenzas de MARCA, los hechos, los de verdad, arrasan con su arsenal de fantasías dispuestas para el lector hooligan con cero autocrítica, al final se destapa MARCA como lo que es, humo, mentiras y conversaciones de Whatsapp…

“¡Fantástico! ¡Increíble!” creen que gritan maravillados sus lectores cuando ven las portadas que tan torpemente dibujan, qué gritos de exclamación, de sorpresa, cuando realmente lo que muchos piensan cuando leen pesadamente el periódico con el café es “otra vez la misma historia” (por no decir la misma mierda)

“¡Fantástico! ¡Increíble!” creen que gritan maravillados sus lectores cuando vuelven a hacer de voceros de un tipo que ha secuestrado el club ante la total pasividad de sus socios para, sin oposición alguna que le haga frente, convertirlo en un cortijo para su propio beneficio personal. Ahí no les tengo sino que dar la razón, porque se escapa de toda lógica que nadie le esté pidiendo cuentas a Florentino por sus actos… No olvidemos que aquí, en ese juego de cartas y cromos Florentino no ha puesto ni un duro de su bolsillo… y lo que es más grave, ha conseguido generosos créditos de una entidad intervenida y rescatada con dinero público, MI dinero, el dinero de TODOS…

Otra vez MARCA haciendo la misma mierda, recordando a uno de los más inexplicables balones de oro de la historia del fútbol moderno (que ni siquiera ganó vestido de blanco), otra vez MARCA poniendo en el disparadero a alguien diferente a Don Florentino para luego hacerle volar por los aires cuando el proyecto no funcione (¿Alguien me puede explicar exactamente qué puesto tiene Zinedine Zidane para liderar el proyecto deportivo? Porque director deportivo no es…), otra vez MARCA dedicándole un mínimo espacio a quien hoy se merecía un hueco mayor del que tiene en el cielo… voy a gritar BUNGA BUNGA “maravillándome ante el ejercicio periodístico de los de recoletos” como otrora hizo la real comitiva en su visita al Dreadnought, con un poco de suerte el destino de MARCA será igual que el de la home Fleet, el ridículo más espantoso, una vez más…

¡Salud y cervezas!

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Crónicas

POWER RANKING EUROPA DICIEMBRE 2018

ercanadiense15 diciembre, 2018

Del dicho al hecho… – Crónica DiarioAM 14/12/2018

gjdeleven14 diciembre, 2018

Recordando los olvidos de la memoria – Crónica Diario AM 13/12/2018

errante13 diciembre, 2018

Libertadores y Conspiranoias – Crónica Diario AM 12/12/2018

Mikel12 diciembre, 2018

Honrando a los caídos – Crónica Diario AM 11/12/2018

DjDolly11 diciembre, 2018

¡Cuidado, tiene un micrófono! – Crónica Diario AM 10/12/2018

eltpm2510 diciembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM