Crónicas

Portada Diario Marca 09/03/2013 – La mariposa de Gandalf

Portada Diario Marca 09/03/2013 – La mariposa de Gandalf
Anz

Saludos compañeros:

Quizás muchos de vosotros aun no lo sepáis pero os diré que Brasil entero se encuentra situado en la cima de una inmensa meseta cuya altitud supera por mucho cualquier montaña que existe en el resto del planeta. Para llegar hasta aquí la única forma que el hombre pudo encontrar era alcanzar sus preciosas playas y desde allí subir las rocosas y escarpadas costas que fueron mecidas desde el principio de los tiempos por las cálidas aguas del sur del Atlántico.

Otra de las singulares maravillas que presenta esta verde región no es otra que su claro y limpio cielo azul, un antiguo regalo de los dioses que nos permite a quien moramos en esta bendita tierra otear el horizonte con la capacidad de las rapaces y gracias a eso nuestra mirada alcanza incluso mas allá de los continentes. Es por eso que los españoles no tenemos melancolía de los nuestros aquí porque solo asomándonos al pétreo balcón que escalamos el día de nuestra llegada podemos saber lo que allí está sucediendo en cada momento.

Y una cosa más que hace especial y único a este lugar es un extraordinario fenómeno que todavía los científicos más prestigiosos del mundo aun no consiguieron explicar. Resulta que dentro de nuestras fronteras la física muta parte de sus infalibles leyes, el tiempo y el espacio cobran dimensiones alternativas y pareciese como si aquí todo fuese más despacio. La tierra decelera cuando Brasil despierta y acelera rápidamente para recuperar las horas perdidas cuando nos vamos a dormir. Todo dentro de esta burbuja antinatural sucede a extraordinaria lentitud y desde nuestra atalaya observamos como el resto del mundo va a una velocidad que ni entendemos ni queremos.

Y he aquí que hace dos semanas decidí viajar desde mi refugio en el interior al borde justo del continente para dejar de extrañar mi patria. Ante mis ojos se encontraba esa piel de toro castigado durante milenios por el implacable sol, cada una de sus montañas y ríos, los pocos verdes paisajes y sus áridas y marrones tierras. Puede que me equivocara al hacerlo pues lo que vi ante mi sería ya duro de olvidar.

Lo contemplaba todo en su conjunto y a la vez en cada detalle pues solo tenía que fijar aun más la vista para comenzar a vislumbrar las ciudades y sus gentes, pequeños puntos ajetreados que con cada vez mayor agitación se mueven con el transcurso de estos oscuros tiempos. La vibración de sus minúsculos cuerpos era exagerada y a punto del colapso y desde mi barrera transparente me era imposible entender el motivo de aquel principio de implosión.

Aprovechando esa diferencia de altitud los vientos que recorren a diario el Atlántico me traían raudas vuestras voces de llanto y furia, eran desgarradores gemidos de angustia solicitando un socorro que quizás ni siquiera esperabais y después aquellos gritos de rabia incontenida ya imponiendo venganza. Fue entonces cuando un escalofrió me toco hasta la punta de los pies al otro lado de mi pared cristalina.

Tuve que forzar mis ojos para ya ver vuestras caras y ante mi aparecieron esas mascaras desencajadas por la indignación y la traición asumida, saladas lagrimas de injusticia salían por doloridos y rojos ojos y bañaban a su paso esos rostros hermanos. Ese fue el instante en que a pesar de mi santuario en los cielos comencé a entristecerme.

Cerré por ultimo mis ojos para llegar a vuestras almas a través de la mía y para mi desgracia contemple lo que esperaba, ya la furia y la tristeza habían quedado atrás en la superficie y tan solo llenaba ese reducido espacio la desesperanza, ni miedos, ni cólera, ni alegría ni amargura. Era el principio de la Nada que se como a los seres desde dentro porque un día comienzan sus almas comienzan a vaciarse y ese espacio se convierte en un agujero negro que se traga todo lo que le rodea.

Y fue así ya por fin en ese preciso momento cuando entendí que el mal había vencido y la solida barrera que me protegía se hacía añicos en mil relucientes pedazos, fue así como la tierra comenzó a girar más rápidamente a mis pies y trataba sin descanso de alcanzar el borde de nuevo que cada vez se alejaba mas de mi y quedaba ya en el horizonte la última vez que lo vi, vuestros agitados cuerpos dejaron de vibrar ante mis ojos pero pronto comprendí que lo que realmente sucedía era que también mi cuerpo había alcanzado ese estado inestable.

Fue así también como los claros cielos se oscurecieron y negras borrascas empezaron a descargar la ira de los truenos a su paso, perdí la facultad de ver más allá y vuestros rostros comenzaron a desdibujarse. Y fue así como el suelo se desplomo bajo mis pies, caí hasta esa milenaria playa a la que llegue aquel lejano día y comprobé que ya era incapaz de oír vuestras voces y que tan solo quedaba el eco interior donde se suponía que debía tener un alma.

 

Es ya mucho el tiempo que llevamos juntos en este proyecto. Son muchísimos los momentos que hemos compartido y disfrutado juntos. Hemos intercambiado vivencias y añadido experiencias. Hemos asistido de la mano a la caída a los infiernos de un periodismo que jamás volverá a recuperarse por sí solo, del mismo modo que el gobierno de nuestros pueblos deberá comenzar por alguien ajeno al sistema que lo gestiona también deberá surgir un movimiento que acabe con el cuarto poder establecido y de lugar a una era en la que el dinero y el poder importen menos que las personas. Un tiempo en que la verdad y la justicia reinen por encima de los enemigos de la raza humana como muchas veces ha sucedido a lo largo de la Historia.

Durante estos años hemos sido testigos de primera fila de los actos de los poderosos para influir en las masas y de cómo para conseguir sus propósitos se han valido de las bajas pasiones de este inmaduro pueblo nuestro poniendo un ejército de sinvergüenzas, mediocres, y payasos para que el circo continúe y retrasar lo imparable e inminente que no es otra cosa que el fin de la gran hoguera de las vanidades. Se acaba la fiesta, lo saben y han decidido que al no tener escapatoria van a morir matando en su trinchera y llevarse todo cuanto puedan mientras les sea posible. Es lo que hacen los cobardes y los malvados. Pero les llegara su día como siempre ha sido así a lo largo de la Historia.

Y decir por ultimo que hemos visto durante este tiempo que llevamos juntos ganar y perder a los equipos que nos conmueven los sentimientos. Hemos visto como esos sentimientos han sido agredidos y ensuciados por aquellos payasos y mediocres capitaneados por sinvergüenzas y comandados por los poderosos. Han jugado con lo más íntimo de nosotros y por eso nos duele tanto. Y por eso es que nos sale esa rabia, por no poder disfrutar sanamente de una afición que desde niños nos ha hecho soñar. Lo han enlodazado todo, lo han transmutado en un engendro asqueroso que ha convertido aquellos sueños en una pesadilla de odio y rencores, de envidias y sin razón.

Pero nos queda algo, un pensamiento. Este viejo y humilde amante de la Historia vuestro os quiere mostrar el fino hilo que llega hasta ese pensamiento. El mañana no recordará a esos miserables, el futuro arrojara por siempre a los fuegos del olvido todos los actos con los que trataron de acabar con nuestros sueños. Estarán fuera de la memoria de los hombres porque el destino siempre reserva su espacio para los que significaron algo, la Historia es una amante dura e implacable y odia a los mediocres pues jamás deja que emborronen sus doradas páginas.

De aquí a unos años ya nadie se acordara de todos esos nombres. Nadie. ¿Cómo por un momento podéis creer que esos infelices compartirán lugar con los verdaderos protagonistas de la historia? ¿Cómo podrán esa cuadrilla de deshechos atenuar el brillo de equipos y jugadores legendarios? Es imposible. Porque por la misma razón que ahora solo recordamos a aquellos que hicieron de este deporte lo que es hoy, de lo que está sucediendo en este momento solo trascenderá lo verdaderamente relevante.

Aparcad vuestra furia e indignación. Mirad el paisaje de la Historia desde una montaña a cielo claro y a cámara lenta. Observar como ya aquellos puntos infelices ya no sois vosotros, son esos mediocres que ya no os pueden tocar y como van languideciendo uno a uno hasta desaparecer. Dejad de atormentaros y entrar en la burbuja de este pensamiento.

Nos queda algo. Algo que no nos podrán arrebatar nunca. Una idea única y brillante, una esperanza, una ilusión, una promesa de victoria, un pensamiento. Es la mariposa de Gandalf.

 

Por ultimo me gustaría pediros mis mas sinceras disculpas, llevo tres semanas en las que me esta siendo complicado cumplir con vosotros y espero que podais perdonarme.

Dicho esto os animo por ultimo a predicar con ejemplo y a construir algo mejor. Creo que empezar por los consejos de nuestra querida Ella sería un gran comienzo.

Un abrazo a todos y que tengáis un feliz y deportivo fin de semana.

Crónicas
Anz

More in Crónicas

La taberna de Mou – Crónica DiarioAM 12/11/2018

eltpm2512 noviembre, 2018

Octavos de la Champions femenina by Darroa – Crónica DiarioAM 11/11/2018

ColaboradoresDAM11 noviembre, 2018

Radiopatio – Crónica Diario AM 08/11/2018

ColaboradoresDAM8 noviembre, 2018

Las notas: octubre 2018 – Crónica Diario AM 06/11/2018

churchill6 noviembre, 2018

Funambulistas de banquillo – Crónica Diario AM 05/11/2018

ColaboradoresDAM5 noviembre, 2018

Indignidad – Crónica Diario AM 04/11/2018

Ella4 noviembre, 2018

Copyright © 2015 DiarioAM