Crónicas

Portada diario MARCA 11/02/2013 – Campos de Batalla

Portada diario MARCA 11/02/2013 – Campos de Batalla

Corre el siglo XIV el imperio bizantino, muy debilitado por los sucesos de la IV cruzada, apenas es capaz de resistir los embates del turco. Todo tipo de ayuda es, por tanto, bien recibida, incluida la de cualquiera de las bandas de mercenarios que ya comienzan a pulular por Europa Occidental. Paralelamente, la Compañía Catalana, formada fundamentalmente por los temibles almogávares, se ha quedado sin empleo ahora que las luchas en Sicilia parecen haber llegado a su fin.

Almogávar es, como cualquier avispado lector ha podido suponer, una palabra de origen árabe. Los almogávares son producto de la reconquista, naciendo en las zonas fronterizas entre Aragón, Cataluña y los territorios aún bajo control musulmán. Allí se vive continuamente lo que los teóricos modernos han llamado una “guerra de baja intensidad”, que básicamente consiste en que ambos bandos cruzan de vez en cuando la frontera y se dedican alegremente a saquear, violar y secuestrar al contrario. Una parte de la población, que ve cómo las aldeas son cada día menos seguras por ser fácil blanco de cualquier ataque, se retira a los bosques y la montaña, y allí decide que siempre es más rentable saquear que ser saqueado. Y es así como nacen los almogávares. A esa forma de guerrear –rápidas incursiones, seguidas de violentos saqueos y rápidas retiradas- se le llama “algara”, y al soldado que va en algara los musulmanes le llaman “mugawir”. Así que ya conocemos a los al-mugawires.

Cuando el avance reconquistador de la corona aragonesa va pacificando tierras, estos muchachos deciden que le han cogido gusto a su actual oficio y pasan a convertirse en personal técnico altamente cualificado: mercenarios.

La situación que vengo a relatarles a continuación nos hace saltar unos cuantos años después de su llegada a tierras Bizantinas, donde tras una serie de exitosas (y sangrientas) operaciones los muchachos tienen problemas con los pagos (ya vemos que esto de la insolvencia no es nada nuevo) y con la muy bizantina tradición de apuñalar por la espalda (entre otros a los líderes almogávares que una vez eliminada la amenaza turca son tan problemáticos como aquellos a quienes vinieron a eliminar) y deciden cobrarse lo suyo con intereses de demora sobre los territorios previamente liberados de los turcos.

Esta situación evidentemente no es del agrado de los lugareños y ha pasado a la historia como la “Venganza Catalana” (para que luego digan que sólo en Madrid tenemos mala prensa).

El punto culminante de ésta es la batalla de Cefis, acaecida el 13 de Marzo de 1311, donde el duque de Atenas, un tal Gualter de Brienne, intenta una “extinción unilateral del contrato” que lo vincula a tan hispano y vocinglero tropel a la sazón (y sí, sin indemnización de despido que valga.)

Recordando con qué facilidad se libró la Compañía de sus enemigos, decide recabar apoyos para acabar de una vez con toda con la presencia de estos molestos sujetos. Caballeros y soldados de toda Grecia acuden para dar la puntilla al pequeño ejército mercenario. Setecientos caballeros franceses y veinticuatro mil infantes de los distintos reinos latinos de Grecia se reúnen para la batalla. Frente a ellos, tres mil quinientos almogávares muy, pero que muy cabreados.

Los almogávares se han situado en la planicie de Queronea, dejando a sus espaldas el lago Copais. Antes de la batalla tienen lugar un par de hechos curiosos:

  • Por un lado, los mercenarios turcos que aún permanecen con la Compañía, viendo que esta vez no las tienen todas consigo, se pasan de bando sin empacho ninguno. Hecho este que se ve compensado porque los soldados catalanes que están sirviendo con el duque de Atenas hacen lo mismo y se cambian de bando para luchar junto a sus compatriotas. Así que tenemos empate técnico en lo que a chaqueteros se refiere.
  • Por otra parte los almogávares, que pueden ser brutos pero tontos no, se han pasado la noche previa a la batalla cambiando el curso de las aguas que abastecen el lago, de forma que la llanura que hay entre ambos ejércitos está totalmente encharcada.

El de Brienne, creyendo que los almogávares no tienen escapatoria por tener el lago tras ellos, busca una victoria rápida y ordena que toda su caballería cargue directamente contra el centro almogávar mientras mantiene a la infantería en reserva. Imagino que podrán ustedes suponer lo que pasa cuando metemos a cientos de pesados caballos de guerra, cada uno con un jinete acorazado montado sobre él, en algo que más que una pradera es un lodazal.

Efectivamente.

Los caballos se hunden hasta las corvas en el barro, y los jinetes que no caen se revuelven incapaces montados en sus atrapadas monturas. Y es en ese justo momento cuando los almogávares dejan de frotarse las manos y de reírse entre dientes para cargar sobre esa desorganizada masa que antes fue un cuerpo de caballería. Eficaces como una guadaña, atraviesan con sus armas a caballos y caballeros no dejando, literalmente, títere con cabeza. La matanza es brutal, pues los almogávares no hacen prisioneros. Paralelamente, al ver que el viento vuelve a cambiar, los mercenarios turcos (que ya hemos visto que son chicos volubles) chaquetean de nuevo y embisten a la infantería del ejército franco. También aquí la matanza es brutal. Para que nos hagamos una idea, de los setecientos caballeros franceses presentes, solo se salvaron dos. Y ninguno de ellos era el duque. Atenas está ahora desguarnecida, y la Compañía se dispone ahora a cobrar su recompensa. Lo siguiente que conocerá la historia será la fundación de los Ducados de Atenas y Neopatria… pero eso, es otra historia.


¡Queremos un Bernabeu caliente! Claman desde los vestuarios, haciéndose eco MARCA con ese entrecomillado tan suyo, tan sospechoso…

Estoy seguro que muchos culés añadirán a ese titular que si lo quieren caliente lo mejor es que lo quemen, pero como asumo que esa solución es harto complicada (no en su ejecución, que también) sino de cara a la celebración de partidos de máxima categoría (y ni que decir tiene que el aficionado merengue, bueno, salvo Florentino, no vería con buenos ojos la desaparición del estadio pasto de las llamas).

Complicada tarea les espera puesto que todos sabemos que aquí los dos coliseos del fútbol español tienen más de ópera que de encerrona. En su majestuosidad buscaron impresionar al rival a costa de perder la presión que ejercía la cercanía del público, otra cosa es que en estas tierras salvo los respectivos fondos aquí no anima ni el tato.

Lo que me llama la atención es esa petición de alterar la naturaleza del Bernabeu y de su gente. En Champions, como en toda confrontación (y no sólo a la que he narrado al inicio de esta crónica) toda ayuda es bienvenida y si puedes modificar el escenario a tu favor ya ni os cuento, pero siempre he asociado estadios ardientes a equipos de más gónada que cerebro, a equipo inglés para el que cada ataque es el último y decisivo, y personalmente me parece erróneo desafiar a los diablos rojos a jugar a su juego, por muchas armas que tengas para ello…

Alguno me dirá que la presión ambiental afectará a las decisiones arbitrales… gracias, pero ya se ha demostrado por activa y por pasiva que el nivel de los arbitrajes en Europa suele estar por encima de los que tenemos aquí (y digo suele porque siempre hay Benquerenças o Ovrebos sueltos).

En todo caso el partido de mañana tiene todos los alicientes de un partidazo de la máxima competición…

Y para MARCA esto es lo más importante. Fin, no hay nada más allá de octavos de final de la Champions League.

Y tan panchos que se quedan.

Qué raro, diría que hace un año más o menos por estas fechas la portada era tal que esta:

Pero entiendo que esperar igual tratamiento de una noticia en el periódico de TODAS LAS AFICIONES es ciencia ficción. Otra vez MARCA demostrando que el torneo que importa es sólo aquel que gana el Real Madrid, de qué me sorprendo…

Porque lo de este Barça en la Copa del Rey ha sido encomiable. No teniendo a la mejor plantilla del torneo (buena sí, pero considero que por una vez el Real Madrid ha hecho los deberes mejor que los de Les Corts) y con un Juan Carlos Navarro mermado ha conseguido un título que demuestra a las claras que aquellos que dábamos por muerto al equipo de Xavi Pascual nos hemos llevado un zas en toda la boca.

Para aquellos que no vieron el partido decir que hubo final hasta mediados o finales del tercer cuarto donde los blaugranas decidieron rematar a un rival al que habían mantenido dolorosamente cerca.

Buen torneo de los de Perasovic que llegaron a la final siendo un bloque compacto, pero se demuestra que a la hora de la verdad el Barça aun tiene esa marcha de más que le permite sentenciar, lástima que con la gasolina tan justa veamos ese plus con cuentagotas.

Por cierto Mickeal merecidísimo MVP.

Por cierto Nadal ha vuelto y MARCA, le dedica… vamos, le dedica una mierda, señores, ¡QUE ES EL MEJOR TENISTA ESPAÑOL DE LA HISTORIA, UN RESPETO! No sé, digo yo que Rafa merecía un espacio acorde, que volver a las pistas y llegar a la final no se hace cada día, aunque esa final la pierdas.

En otro orden de cosas y ya a nivel internacional tengo a muchos de vosotros como gente bien informada y supongo que muchos sabrán que se estaba desarrollando la Copa de África con un sorpresón de aquí te espero, y es que un país sin tradición futbolística como Burkina Faso llegó a la final contra Nigeria (sí, este país ya lo situamos un poco mejor en el mapa futbolístico).

Creo que esto es comparable a cuando el Alavés se jugó aquella memorable final contra el Liverpool… como los vascos nuestros esforzados burkineses perdieron pero hay que reconocerles el mérito.

Para acabar con el fútbol, y volviendo a nuestra Liga, quiero hacerme eco de la lamentable situación que vive el Athletic de Bilbao.

Visto desde fuera, sin saber qué se cuece por dentro del club de la gabarra… ¡qué pinta más jodida tiene! Creo que un cambio de entrenador es más que necesario a fecha de hoy, pero ojo, a final de temporada debería haber una limpieza de vestuario nivel “Vacaciones en Siberia  by Josef Stalin”, supongo que Dj Dolly podrá echar más luz al asunto.

Por último y para no alargarme más (que para ser mi primera crónica menudo pedazo de ladrillo me ha salido) quiero hablaros de otra cosa que considero que es importante.

Y es hay vida más allá del fútbol, el baloncesto y el Real Madrid queridos míos, no os vayáis a pensar.

Si ayer hablaba del récord de 60 metros lisos hoy os voy a hablar de otro récord.

Ayer en el Trial Indoor de Barcelona, Toni Bou, ganador del evento, igualó los míticos siete entorchados mundiales que consiguiera el mítico Jordi Tarrés.

Señores, esto es serio, tenemos a un tipo que es campeón mundial de algo SIETE VECES, SIETE… y todavía los octavos de final de champions son más importantes…

Evidentemente para MARCA la repercusión de tan magno evento es nula, así que ¿para qué dedicarle espacio? (Exijo a estas alturas el título de periodismo a todos los redactores de MARCA encima de sus puestos de trabajo porque me niego a creer que muchos lo sean y si lo son el título fue más que regalado).

En fin, no quiero despedirme de vosotros sin desearos un feliz inicio de semana.

¡Salud y Cervezas!

Pd. Me parece que a partir de ahora las lecciones de historia vienen en ración doble ;)

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas

"Omnia Mutantur, nihil interit" que diría Ovidio.

More in Crónicas

Actualización NBA – Crónica DiarioAM 15/02/2019

gjdeleven15 febrero, 2019

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Convocatoria Suprema – Crónica Diario AM 11/02/2019

errante11 febrero, 2019

Nuevamente es domingo – Crónica Diario AM 10/02/2019

errante10 febrero, 2019

Etiología futbolera – Crónica Diario AM 07/02/2019

errante7 febrero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM