Crónicas

Portada Diario Marca 05/01/2013 – Asesinos

Portada Diario Marca 05/01/2013 – Asesinos
Anz

Saludos compañeros:

Relájense por unos instantes y de mi vieja pero aún experta mano viajemos juntos al lejano oriente, a una época en la que las eternas arenas del desierto guardaban con recelo las más increíbles y secretas historias. Son los tiempos de las mil y una noches, la Edad Media sarracena, los días de la yihad y la cruzada, es la época de Hasan ibn Sabbah, para la mayoría conocido como “el viejo de la montaña”.

De una escisión nació un día cualquiera el momento mediante el cual un simple peón en el juego del poder se convirtió en rey omnipotente. De un golpe de fortuna fue como un sistema establecido vio sus ancestrales pilares tambalearse ante el posterior empuje de un astuto sabio. Así fue como nuestro protagonista encontró sentido a sus días y de la noche a la mañana tomo la plaza fuerte del Alamut, el nido del águila (¿les suena?), una fortaleza enclavada en lo alto de una montaña inexpugnable a los mortales y que confería a su poseedor una localización estratégicamente perfecta.

No hay rey sin reino ni poder para ejercer sin ejército por lo que la Historia esta vez nos dejó uno de los mayores exponentes del ingenio jamás visto. Ante la carencia de efectivos para la ofensiva, pues pocos fueron inicialmente sus seguidores, nada mejor que el refino hasta límites absolutos de las fuerzas con las que cuentas. De este embrionario concepto nacieron posteriormente los soldados infalibles, segadores de almas a la espera de una orden fatal. De esta forma llegaron al mundo los hashashin.

Hablar de los asesinos del Alamut implica hablar de precisas maquinas de muerte entrenadas desde la infancia tanto en técnica como en ideología para contar con la herramienta más letal que los tiempos jamás contemplaron.

Imaginen por un instante tan solo un cazador adiestrado en mil formas de quitar la vida y que no solo no teme a la muerte sino que la busca de forma fanática y desesperada mientras cumple con su macabra misión (¿les suena?). Simplemente aterrador.

Y eso fue exactamente lo que sintieron todos los reinos cercanos al Alamut, puro terror. El pensamiento frio y perturbador de que cualquier oposición sería castigada por un ángel vengativo venido desde los cielos y que este no caería hasta completar su misión sin nada que perder en el intento y mucho que ganar en la vida próxima.

Nutriéndose de seres abandonados o marginados, Hasan tan solo tuvo que orientarlos con la precisión adecuada hasta conseguir una voluntad inquebrantable de sujetos pertenecientes a la raza aria (¿les suena ya?). De la misma forma que el herrero forja espadas a golpe de yunque y martillo, Hasan esculpió las almas de niños y jóvenes a base de duras prueba y peores castigos.

En su última noche de iniciación y ante los efluvios de sustancias prohibidas, estos fieles paladines gozaban de una noche sin parangón haciéndoles creer que aquello que habían disfrutado les aguardaría tras la valerosa muerte.

¿Cómo competir con eso? Los resultantes de todos estos filtros aguardaban el instante último, la prueba final. El momento en que su jefe supremo dictase sentencia contra el enemigo de la nación y en sumisa liberación dar toda una vida de sacrificio en pos de un ideal.

Fueron odiados, fueron vejados y apartados, jamás en su tiempo fueron aceptados pero por encima de todo jamás fueron ignorados, siempre fueron temidos y su momentánea presencia sembró el temor y el dolor allá por donde pasaron. Fueron los hashashin, brazos ejecutores de un régimen pequeño y totalitario.

Y llegamos a nuestros días, y tejemos traviesamente paralelismos intencionados, para que con mayor o menor disimulo encuadre esta vieja leyenda del Alamut con aquellos que atentan ahora contra la verdad, la profesionalidad y la honestidad. Y sobre todo con ese viejo sabio que a todos dirige desde un pequeño e inaccesible peñasco.

Son ya infinitas las noches prometidas a los sicarios del papel sin encontrar recompensa a nuestra esquilmada confianza, son ya suficientemente reconocidos sus rostros como para permitirles entrar en los recovecos de nuestra razón, son ya demasiados los efluvios que tomaron como para considerarlos enemigos respetables.

Engarcemos finalmente ideas y conceptos de una secta que atemorizaba antiguamente cuanto divisaba desde su reducido bastión medieval con estos actuales criminales de la palabra que atentan día tras día con acabar con el libre pensamiento, acuchillando con estudiado acero cualquier opositor a la simple idea de que mas allá de la niebla y el humo se encuentra la verdad, rígida y fría como un castillo, amenazada por un loco solitario y su ejército de escribas.

Os debía una, espero que esto haya compensado.

Que tengáis un feliz y deportivo fin de semana.

Pd.- Dedicado al compañero de la mariposa y la calavera.

Pd II.- Lectura recomendada, Alamut de Vladimir Bartol

 

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas
Anz

More in Crónicas

Actualización NBA – Crónica DiarioAM 15/02/2019

gjdeleven15 febrero, 2019

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Convocatoria Suprema – Crónica Diario AM 11/02/2019

errante11 febrero, 2019

Nuevamente es domingo – Crónica Diario AM 10/02/2019

errante10 febrero, 2019

Etiología futbolera – Crónica Diario AM 07/02/2019

errante7 febrero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM