Crónicas

Portada Diaro Marca 15/12/12 – El azote de Dios

Portada Diaro Marca 15/12/12 – El azote de Dios
Anz

Saludos compañeros:

Su verdadero nombre era Etil y durante mucho tiempo se convirtió en la pesadilla del mayor imperio que el mundo vio jamás. Un solo hombre pleno de ambición y decisión que tras unificar a su disperso pueblo dedicó todos sus esfuerzos en la conquista de un sueño impensable, derrotar el orden establecido y convertirse en el señor de todo territorio conocido. Esta es la historia de uno de los más influyentes hombres de nuestra vieja Europa, esta es la historia de Atila, rey de los hunos, el azote de Dios.

No hay mejor material para forjar un héroe que el duro metal del alma templada a golpe de martillo en el yunque de la infancia. Así fue como comenzó la leyenda de Etil, cuyo destino fue marcado a fuego por su estancia en Roma a edad temprana.

En calidad de rehén para seguridad del Imperio, nuestro protagonista sufrió un periodo lleno de vejaciones y desprecios durante los años que residió en la capital, la mayoría motivados por la enorme diferencia cultural existente y que le llevaba a Etil a aislarse de aquellos a los que consideraba seres debiles de caracter. A su vuelta a las lejanas regiones de su Panonia natal se llevo dos cosas consigo. Una formación solo al alcance de muy pocos y un profundo resentimiento y odio a todo lo que oliese a romano. Años después utilizaría ambas para castigar duramente al pueblo latino.

Durante mucho tiempo su nombre fue llevado por el viento de las llanuras centroeuropeas y olvidado por un mundo que no estaba preparado ante lo que se avecinaba, pero eso siempre acontece en los periodos de calma antes de las grandes tempestades. Fueron esos años los que necesito Etil para hacerse con el poder y unificar una a una cada una de las diseminadas tribus hunas.

Lo que antaño era un pueblo nómada sin futuro fue convertido en una autentica maquina guerrera que sembraba la muerte a su paso y todo gracias a esta furia de la naturaleza que la historia raras veces tiene a bien presentarnos.

Ejercito especialista en aprovechar las carencias del rival, no dudaba en apuntar a los puntos flacos de enemigo y explotarlos al máximo. Tácticas innovadoras para la época surgieron de la mente concentrada de este gran caudillo y una de sus favoritas sin duda fue la del amago de retirada para justo después lanzar la contraofensiva a lomos de resistentes monturas.

Parecía que nada podría detener su imparable avance, la tierra quemada se extendía a su alrededor y donde su caballo pisaba jamás volvía a crecer la hierba. Causaba tanta destrucción material como pavor en los corazones de los hombres y en cada rincón del continente era precedido por su devastadora leyenda. Un ser sin piedad que asoló un continente entero. Un diablo que ya pronto tocaba a las puertas de la mayor referencia que la época antigua concibió y amenazaba con su destrucción final.

Pero he aquí que uno de esos guiños traviesos del destino se cruzó en su implacable sino. Un amigo de la infancia, que coincidió con él en su periplo por Roma, comandaba las huestes que habían de hacer frente al enemigo invasor. Su nombre Flavio Aecio, brillante general y conocido como “el último de los romanos”. Durante casi dos décadas fue el más influyente de sus semejantes y mantuvo a raya las invasiones que incesantemente caían una y otra vez sobre el Imperio.

Y llego el día de la confrontación final, dos experimentados ejércitos, la precisa maquina romana contra la devastadora horda, el glorioso comandante Aecio contra el mayor castigo jamás creado, su viejo amigo Atila. El lugar elegido era una llanura cerca del rio Marne en cuyo flanco izquierdo se alzaba una colina y fue ahí donde se situó el único obstáculo que separaba la desgastada y ajada Roma de su extinción total. Aquel lugar tenía un nombre en adelante siempre recordado, los campos Cataláunicos.

Aecio resistió cada una de las embestidas furiosas de los hunos y con exquisita paciencia fue minando poco a poco a la hasta entonces invencible turba bárbara. Lo que a principio del día parecía una derrota segura de las reducidas legiones se convirtió finalmente en una incontestable victoria de los hijos de Marte pero en un último y titánico esfuerzo Atila consiguió zafarse de la presión romana y llegando a su campamento mando construir una pira ardiente en el caso de que no quedase más remedio que una muerte digna y purificadora por el fuego. Y es que este enemigo de los hombres siempre prefirió la inmolación antes de ser apresado y mostrado en toda su debilidad por su siempre odiada Roma.

Sin embargo ocurrió un hecho atípico. Flavio no mandó perseguir y destruir a Atila. Algunos historiadores coinciden al pensar que se debía al pasado común que les unía pero más son las voces que hablan de un movimiento estratégico del siempre genial Aecio. La maniobra consistió en dejar libre a su enemigo para que una vez herido y desgastado sufriera los tormentos de cuantos enemigos rodeaban sus fronteras y que entre todos acabasen matándose mientras él, Flavio, se retiraba a su legitimo descanso, el cual, finalmente nunca llegó por mandato de un caprichoso emperador, quien mandó asesinar a la única persona que fue capaz de detener al más letal oponente que nunca tuvo el Imperio de los 1.000 años.

Poco tiempo tras su derrota, falleció Atila víctima de una hemorragia mientras planeaba un nuevo y definitivo asalto a aquella nación de la que siempre renegó y cuyo odio fue mayor incluso que su indómito carácter. Miles de campanas cristianas fueron tañidas aquel día y seguramente la totalidad de ellas con gran regocijo.

Así fue la historia de un grande entre los grandes, Atila, el azote de Dios, un castigo divino para aquellos que tuvieron la desdicha de coincidir en el tiempo con él pero que ha marcado nuestra Historia a hierro y fuego.

Nada más, que tengáis un feliz y deportivo fin de semana.

Pd.- ¿Ya participaron?

Pregúntale al / a la Admin

El plazo para enviar sus preguntas acaba dentro de una semana, y la iniciativa no está teniendo el éxito esperado… O sea que vamos a modificar las reglas, a ver (separado, con v y sin h) si así se motivan más:

-Pueden hacer todas las preguntas que quieran, y no sólo tres

-Pueden hacer preguntas a todos los admins, y no sólo a tres

-Pueden enviar sus preguntas a la dirección viernesantimarquistas@gmail.com (parece que les gusta más hacer las preguntas en privado, o sea que no sean tímid@s)

 Y finalmente, y sobre todo, no olviden hacer preguntas para todos los admins voluntarios, porque se están concentrando en un pelotón de admins, y otros no tienen tantas preguntas:

 – Anz

– Davids

– DjDolly

– Ella

– Fernando Mendoza

– Jack Shepard (fundador y jefe supremo de Anti-Marca)

– Muramasa

– Nini

– Sete Rosales

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas
Anz

More in Crónicas

Actualización NBA – Crónica DiarioAM 15/02/2019

gjdeleven15 febrero, 2019

UEFA Champions League: Ajax 1 – 2 Real Madrid – Crónica Diario AM 14/02/2019

churchill14 febrero, 2019

Vuelve la Champions League – Crónica Diario AM 12/02/2019

DjDolly12 febrero, 2019

Convocatoria Suprema – Crónica Diario AM 11/02/2019

errante11 febrero, 2019

Nuevamente es domingo – Crónica Diario AM 10/02/2019

errante10 febrero, 2019

Etiología futbolera – Crónica Diario AM 07/02/2019

errante7 febrero, 2019

Copyright © 2015 DiarioAM