Crónicas

Portada Diario Marca 28/04/2012 – Quo vadis Pep?

Portada Diario Marca 28/04/2012 – Quo vadis Pep?
Anz

Es la primera vez desde que escribo en Anti Marca que he tenido claro de lo que iba a hablar aún antes de conocer cúal sería la portada con la que nos ilustraría nuestro querido diario. Pero debo decir que el devenir de los acelerados acontecimientos redujeron todas mis ideas a cenizas y que de repente me empequeñece la empresa de expresar las muchas cosas que ahora siento, que me invade una terrible humildad compartiendo lineas con dos enormes mensajes como son la entrevista de JOS y el artículo de nuestro compañero NINI. Una entrevista que pudiera marcar una linea de inflexión en la naturaleza de nuestro proyecto y un articulo insuperable en fondo pues plasma el sentir de toda nuestra comunidad y ante el cual solo puedo callar, aprender y disfrutar.

Disculpen mi atrevimiento al hecho de crearme un hueco en el tiempo y dejar sellada mi firma, con mi estilo para lo bueno y para lo malo pero todo lo que he sido, soy y seré me está pidiendo a gritos un homenaje a un genio de nuestro tiempo. Como gran amante de la Historia y como fiel creyente de la idea de que las grandes figuras tienen lazos inequivocamente similares, permítanme la osadía de comparar dos vidas distintas, llamas distantes en el tiempo pero que con su luz iluminaron cuanto les rodeó. Permítanme comparar al mejor entrenador que mis ojos vieron con la leyenda mas grande que mi mente estudió. Valgan estas tristes lágrimas de tinta como acompañamiento al llanto universal de un hasta pronto.

Dicen algunos que el futuro está establecido para los mortales desde el mismo momento en que nacen. Cayo Julio Cesar nació con sangre patricia pero con futuro plebeyo. De una antaño enriquecida familia venida muy a menos, su único destino hubiera sido aspirar a un pequeño y acomodado escaño en una sociedad despiadada con el débil. Esos no eran los planes para el pequeño Julio, no para una mente distinta, no para alguien destinado a grandes cosas.

El pequeño Julio siempre tuvo una cosa clara, que el destino de las personas depende de la voluntad que nace desde dentro del alma humana y que su sino se lo forja uno a hierro y fuego. Nadie en su día pudo sospechar siquiera que aquel niño de mirada profunda y desmedida ambición pudiera albergar tamaña idea, empezar desde lo mas bajo y subir peldaño a peldaño el camino que lleva a la cima eterna, era el mos maiorum, la carrera ancestral del ideal romano hacia la eternidad.

Siempre se avino a esa regla, sin regatear atajos, escalón tras escalón fue sorteando obstáculos hasta que un día no tuvo mas remedio que marchar pues crueles fueron los acontecimientos que le impulsaron a tal elección. Tras años de gran esfuerzo y servicio al pueblo, las circunstancias del momento le invitaron al destierro.

Fue largo el periodo que Cayo pasó en tierras inóspitas y extranjeras para forjarse un nombre y mas de una vez lloró por su suerte pero el destino siempre les brinda una oportunidad a quien lo merece. Aquel día no fueron pocos los que criticaron su designación como el futuro de Roma. No fueron pocos los que desconfiaron de su inexperiencia o su incapacidad de asumir el mando y por supuesto no fueron pocos los recelosos y astutos enemigos que sin embargo sí vieron una seria amenaza en su enclenque persona.

Quizás no fuesen muchos los que pudieron imaginar las consecuencias de nombrar Cónsul a alguien de su temprana persona. ¿Quien pudo por un solo instante atisbar que aquella designación cambiaría por siempre el destino del mundo?

No maquinó mucho sus relojes Cronos para que todos se dieran cuenta que estaban ante algo sin precedentes, en tan solo unos meses la floreciente nación latina pasó de presa a depredador y aquellos que se atrevieron a arañar el suelo itálico sufrieron las duras dentelladas del cachorro juliano.

Pasó el tiempo y victoria tras victoria fue forjándose la leyenda, la leyenda del invencible Cayo Julio César, terror de los pueblos bárbaros, dominador de la Galia indomable, azote de los insurgentes egipcios, hostigador de piratas y pacificador de la Hispania. Ningún pueblo pudo resistírsele, las naciones cayeron ante el empuje de su ambición y la de sus tropas.

Y aquí debemos hacer un aparte, pues nunca se vio en el transcurso de los tiempos guerreros más devotos hacia un general que aquellas veteranas legiones hacia su comandante. Cuenta la historia que cierto día Cesar les pidió lo imposible, dar la vuelta y encarar a su propio pueblo, aquel ingrato Senado que por envidia y traición quería despojar a su general de su bien mas preciado, su dignitas. Cayo podía soportar cualquier cosa, perdonar cualquier falta pero nunca permitiría que nadie despojase del honor ni a él ni a sus amadas legiones.

Así se cruzó el Rubicón y con el quedaron atrás costumbres arcaicas que únicamente servían a intereses políticos. Julio las confrontó y las aniquiló de un plumazo, les enseño que allí solo servía una cosa, Roma para los romanos.

La vuelta fue un desfile triunfal y el pueblo aclamó a su héroe. Roma ya no fue la misma después de eso, dotó a un pueblo de orgullo y estima y a partir de ahí un imperio nacería para pavor de sus adversarios.

Sin embargo un oscura y sucia tela se tejía alrededor suyo, esperando el momento indicado para cernirse sobre él y asestar un golpe definitivo. Fueron 23 puñaladas las que acabaron con el mito, cada una por cada enemigo. No hay peor adversario que el que más cercano tienes.

Hoy se nos ha ido otro mito, uno de nuestro tiempo y de nuestro amado deporte. Fue Pep Guardiola uno que empezó desde abajo, recogiendo pelotas para sus ídolos y con los que compartió momentos de gloria.

Fue Pep aquel que siguió su propio mos maiorum, desde cadete a capitán y que, aún teniendo una de las mas frías e injustas despedidas que se recuerdan, nunca albergó odio en su corazón.

Fue el de Sanpedor el desterrado en tierras extranjeras y el silencioso retornado que trabajó con infatigable esfuerzo hasta que por fin el destino quiso darle esa oportunidad que solo se cede a los que lo intentan.

Fue Josep quien en un principio apareció criticado para después ser glorificado. Fue el que enseñó otro camino, el que barrió fronteras, el que nos enseñó a amar un estilo, otra forma de entender esto no ya en una aspecto deportivo sino como una filosofía, un concepto distinto a los encorsetados estándares establecidos. Amar un deporte desde la base arrasando con esquemas desfasados para gritar alto y con fuerza que la pelota es el principio y el fin, la búsqueda y la idea.

Predicó con el ejemplo y mostró con pasión y trabajo que hay algo más, que las murallas caen ante el genio y que el miedo se combate con valentía. Iluminó los oscuros senderos de lo desconocido y reunió bajo su espíritu una legión invencible, fieles a una causa, siguiendo con el corazón a su general se convirtieron en el azote de naciones, ejemplo de generaciones venideras.

El mundo del futbol cambió tras su estela y solo una negra y enrevesada tela tejida por mezquinos pudo por fin mitigar el resplandor de su estrella. Necios bastardos carentes de visión. Desalmados y envidiosos compañeros de profesión. Sucios mercenarios de la palabra, vendidos al mejor postor. Mientras el plantea le rendía pleitesía, fue en su propia tierra donde el enemigo se escondía.

No fueron 23 puñaladas las que derribaron al gigante, fueron millares de cuchilladas, infringidas a diario por tristes espantajos las que debilitaron su infatigable ilusión y que con sorna hoy se felicitan y sonríen ante su atrevimiento sin saber que estúpidos ellos, un juez implacable en lo alto les vigila.

Ese juez no es otro que el tiempo y que cuando llegue su momento dictará su final sentencia, elevará por siempre la figura del caballero catalán y para los restos malditos han de quedar aquellos despojos envidiosos que en su momento la gloria le quisieron arrebatar.

Mi mas eterno agradecimiento ante un grande y mi mas sincera lastima por todos aquellos que ciegos ante lo evidente no supieron superar su propia y enorme mediocridad.

Hasta siempre Pep…hasta pronto.

La portada es toda vuestra compañeros.

Que tengáis un feliz y deportivo fin de semana y que los historiadores perdonen mi herejía.

 

¿Te gusta esta entrada?

0
Crónicas
Anz

More in Crónicas

IMG-20150325-WA0000

Habemus Sede de Copa – Crónica Diario AM 26/03/2015

DjDolly27 marzo, 2015
Hijo del Perro Aguayo

Diseccionando una noticia

Darroa25 marzo, 2015
enero-cine-silencio

Silencio, se rueda – Crónica Diario AM 24/03/2015

Kiasyd24 marzo, 2015
Clasico

Puntos y Líneas – Crónica Diario AM 23/03/2015

Anz23 marzo, 2015
photo_2015-03-22_16-50-12

“El clásico” by DJDOLLY – Crónica Diario AM 22/03/2015

DjDolly22 marzo, 2015
Sorteo UCL 2015 - Cuartos de Final

Un Camino Largo – Crónica 21/03/2015

Muramasa21 marzo, 2015